Mientras tanto, en 1980…

José María Martínez, ¿ha oído hablar sobre los países más evolucionados?

COMPARTIR 
Anna Bolena Meléndez 18/06/2014 00:18
Mientras tanto,  en 1980…

Este título tiene propiedad intelectual de un gran amigo mío que compartió esta noticia en sus redes sociales y la cual leí mientras los ojos lentamente se me convertían en los del lobo de Caperucita: “Para veeeeerte mejoooor”.

Un personaje panista, José María Martínez, habló del matrimonio homosexual como una moda o tendencia, asimismo declaró que en el DF son muchos los que piensan diferente y van en pro de la familia convencional; este sujeto dice que los conservadores no tienen por qué pensar igual que todos y que por eso tienen que defender los valores de la familia.

¡Vaya! Me encanta la gente que dice “tengo derecho a pensar diferente”, pero a los que piensan diferente a ellos los tachan de pervertidos, desviados, locos. Las incongruencias de quienes tienen un pie cuadrado en su antesala del cerebro.

Mire, señor José María Martínez, yo soy una mujer casada que cree en los valores de la familia, no soy ni cristiana ni católica ni judía ni practico ninguna religión, pero le aseguro que soy mucho más espiritual que muchos que nada más se dan golpes de pecho frente al altar y luego salen a robar al país.

No soy homosexual, pero soy ser humano y la igualdad para todos no se trata de discursos cristianos ni conservadores que sigan, en el siglo XXI, hablando sobre la propagación de la especie en un planeta en el que ya no cabemos más seres humanos. ¿Ha oído hablar acerca de la sobrepoblación?

Mucho mejor, ¿ha oído hablar sobre los países más evolucionados del mundo? Mírelos, eche una profunda mirada hacia ellos y entonces aprenda, porque la tolerancia entre seres humanos no es una tendencia, como usted la llama, es EVOLUCIÓN.

Por muy cristiano que sea cualquiera, discriminar a alguien por sus preferencias sexuales no lo hace una buena persona. Cuando Jesús dijo “amaos los unos a los otros”, le aseguro que iba a mucha profundidad, no nada más a la superficialidad y acomodo con que muchos practicantes de diversas religiones lo toman.

Es inaudito que existan dinosaurios en nuestro sistema de gobierno que intenten echar para atrás legislaciones que nos colocan como una ciudad a la vanguardia. Con “vanguardia” no me refiero a la moda de que los homosexuales se casen, sino a la moda de la igualdad, en la que no soy una preferencia sexual, soy un ser humano.

No podemos permitir que estos personajes de pensamiento anquilosado sigan teniendo voz dentro de un sistema que con tanto trabajo hemos hecho avanzar.

La igualdad de cualquier individuo, su derecho a los derechos fundamentales, sus garantías y el respeto a sus decisiones es lo que nos va a hacer avanzar como sociedad.

No los pensamientos pacatos de personas con doble moral que hablan de la religión como si se les olvidara que el Estado debe de ser laico, que en las mismas cavernas en donde residen sus pensamientos era cuando se gobernaba de la mano de la Iglesia y de los preceptos establecidos por un grupo de personas con mentalidad recortada.

Mexicanos somos muchos y seguiremos exigiendo que haya igualdad y respeto para los homosexuales y para todas las minorías que son acosadas por personas con conceptos que huelen a naftalina.

                www.twitter.com/AlasdeOrquidea

                Annie@TaconesyCorbatas.com

                www.taconesycorbatas.com

                www.alasdeorquidea.com

                www.facebook.com/AlasdeOrquidea

Comparte esta entrada

Comentarios