Favor de no rogar

Él tronó con ella. Le aplicó un sonoro “no eres tú soy yo” y salió por la puerta de emergencia.

COMPARTIR 
Anna Bolena Meléndez 06/06/2014 00:00
Favor de no rogar

¿Habrá algo más patético en la vida que una mujer que le ruega a un hombre? Porque, la verdad sea dicha, no es machismo ni feminismo ni ningún ismo, un hombre rogándole a una mujer es romántico —a veces—, pero al revés… hmm ¿será que sigo en las cavernas en cuanto a rogar se refiere?

Sea lo que sea, nada que signifique arrastrarse como cucaracha panteonera está bonito, incluso hasta en el caso de los hombres: ni tanto que queme al santo ni tanto que no lo alumbre.

Y uno se entera de tantas Cirilas rogonas de closet. Por lo regular se entera más por ellos, porque en una de esas a quien le ruegan es tu amigo y entonces decide, no por patán sino por colaborador con la información, contarte pelos y señales de las locuras que Cirila ha hecho por él y ¡yiac! De veras que me dan ganas de ir a cachetear a más de un par por arrastradas.

Pongamos el ejemplo. Tengo un amiguillo por ahí con bastantes seguidores en Twitter. Resulta que salió con chica A que terminó no siendo tan divertida como las primeras citas, más bien un tanto loquita, por eso él tronó con ella. Le aplicó un sonoro “no eres tú soy yo” y salió por la puerta de emergencia.

Luego, Cirilo conoció a chica B y ahora sale serio con ella. Resulta que chica A le escribió públicamente en Twitter a chica B una sarta de cosas absurdas en contra de Cirilo. Luego, Cirilo desesperado buscó a chica A quien se disculpó de infinitas maneras y no conforme, intentó regresar con él, ¿cómo? ¡Pues rogando! ¿Cómo más va a ser?

Y así caminan sueltas varias Cirilas tipo chica A que son capaces de cometer las más locas locuras con tal de hacer volver a Cirilo. Y lo peor es que creen que les va a funcionar.

Cirila loca: primero, inhala, exhala, inhala, exhala y por el amor al osito Bimbo culpable de la obesidad infantil Latinoamérica, ¡gobiérnate!

Entiende una vez por todas, Ciriloca, que ningún Cirilo va a querer estar, por propia voluntad, con una mujer que anda convenciéndolo de quererla. Tú, mi estimada, eres la pobre de la que se ríen Cirilo y Chica B, y, además, sólo sirves para enaltecer a la nueva Cirila haciéndola ver como una santa.

No vivimos en una película de Hollywood en la que las locuras tienen justificación. En esta vida real, las locuras son locuras y están mal vistas: arrodillarse a suplicarle porque regrese no es romántico, es patético.

Llamarlo 150 veces no es romántico es desesperado. Dejar mensajes violentos en redes sociales no es romántico es merecedor de una orden de restricción.

Irlo a buscar a su oficina con ojeras de agarrar con bra no es romántico es lastimero. Llamar a su mamá o familiares a llorarles y hablarles mal de Chica A no es romántico es miserable. Inventarte enfermedades para obligarlo a estar pendiente, no es romántico ¡es triplemente patético! Amenazar con suicidarte no es romántico es bajo, vil, como una sanguijuela aplastada.

Así que ya sabes, Ciriloca, por favor, agarra tus cabras y llévatelas a un corral cercano en donde las puedas tener a la vista, porque lo que tú piensas que nadie se entera, termina sabiéndolo todo el mundo.

Para tapetes, los persas. Digo y repito para que no se les olvide. 

                www.twitter.com/AlasdeOrquidea

                Annie@TaconesyCorbatas.com

                www.taconesycorbatas.com

                www.alasdeorquidea.com

                www.facebook.com/AlasdeOrquidea

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red