Son mis fantasías y con ellas hago lo que yo quiera

Perder la intensidad en la vida sexual no es más que echar la flojera.

COMPARTIR 
Anna Bolena Meléndez 27/05/2014 00:00
Son mis fantasías y con ellas hago lo que yo quiera

Cirila pregunta:

“¿Está mal que esté casada desde hace varios años y fantasee con otros hombres?”

¡Por amor al osito Bimbo! ¿Pero qué tonterías son ésas? ¿De cuándo acá nuestra imaginación se ve aprisionada por cualquier tipo de compromiso?

No, Cirilas y Cirilitas, las fantasías no sólo no son pecados de ningún tipo sino que son sanas. Alimentan nuestra imaginación, nos mantienen con la libido activa y, de hecho, enriquecen las relaciones.

Las fantasías no solamente son individuales, si tienen la bendición de tener un Cirilo sin complejos ni inseguridades, pueden compartirlas con él y sacar provecho de ellas.

Jugar en pareja es importantísimo, pretender ser alguien que no sé es, permitir a tu Cirilo que fantasee con alguien más, resulta beneficioso para la salud del amor.

Es muy fácil caer en la monotonía sexual. Ésa en la que ya ninguno tiene tantas ganas de hacer el amor o simplemente lo hacen por compromiso, por agenda, porque si no lo hacen se posa ese gigante elefante blanco sobre la mesa del comedor y ambos tienen que hacer como que no lo ven.

Cuando tenemos una pareja por mucho tiempo, el sexo pierde toda esa intensidad de los primeros meses, por lo menos eso dicen, pero yo me atrevo a desmentirlo.

Perder la intensidad en la vida sexual no es más que echar la flojera y ya tirarse a no hacer nada al respecto. Ahí tienen, luego no pregunten que por qué les ponen los cuernos o por qué se les antoja cuanta novedad se encuentran en la calle.

El sexo no tiene por qué deteriorarse, de hecho, lo verdaderamente normal sería que mejorara. Tu pareja ya sabe qué te gusta y qué no, sabe cómo, dónde y a qué velocidad, tienen confianza y ya se perdieron la pena. Eso se puede capitalizar hacia tener una vida sexual maravillosa, eso sí, no esperen que sea con la misma frecuencia que cuando llevaban poco tiempo saliendo, pero lo que sí les aseguro es que, cuando sea, será maravilloso, delicioso y con un orgasmo garantizado.

Las fantasías tienen mucho que ver en esto. No porque te imagines que estás teniendo sexo con tu actor favorito mientras haces el amor con tu pareja, estás pecando mortalmente. No señora, uno lleva su cuerpo y su imaginación hasta donde quiera y si, mejor aún, haces parte a tu pareja de eso te garantizo un “hasta el infinito y más allá”.

Sin embargo, si tu pareja no tiene la seguridad que se  requiere para compartirle que te estás cachondeando mientras piensas que Brad Pitt es el que comparte contigo la cama, pues no importa, tu imaginación es tuya y es la intimidad más honda con la que cuentas.

Nuestras fantasías son eso, un gran diván en nuestra imaginación en donde solamente nos sentamos nosotras y a quien invitemos. Tenemos la posibilidad de crear todos los ambientes que queramos, no hay restricciones de nada, sólo entra quien uno quiere y lo mejor es que puede ser completamente libre de remordimientos.

Eso lo decides tú. Tú decides si sentirte mal, porque personas cerradas de la cabeza te quieren hacer creer eso, o si te liberas de tantas tonterías y aprovechas esa maravillosa intimidad que te dará, a ti y a tu pareja, mucha sanidad sexual.

                www.twitter.com/AlasdeOrquidea

                Annie@TaconesyCorbatas.com

                www.taconesycorbatas.com

                www.alasdeorquidea.com

                www.facebook.com/AlasdeOrquidea

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red