Cirila sin nada más qué esperar

Lo que más me sorprende de nosotras es que siempre tenemos la respuesta.

COMPARTIR 
Anna Bolena Meléndez 04/04/2014 00:07
Cirila sin nada más qué esperar

Cirila escribe:

“Me iba a casar, hace un año, con mi novio de cinco años siete meses. Era el novio perfecto: lindo, detallista, divertido y que sabe bailar, pero también lleno de detalles que hacían que mientras más se acercara la fecha, más miedo me daba tomar el paso, hasta que un día entre demasiado alcohol y palabras guardadas, todo salió a flote y terminé el compromiso. Esa vez me quedó un sentimiento de culpa espantoso, porque en mi estado etílico dije cosas que no eran ciertas, eran palabras de frustración.

“Por ocho meses no supe nada de él, hasta que uno de sus amigos me escribió y me dijo que él no estaba bien, que me quería y que por favor lo buscara. Sí lo busqué, pero no para regresar sino para decirle que dejara de decirle a los demás que me quería.

“Cuando lo vi no sabía qué esperar. Fuimos a tomar café y hablamos por más de siete horas. Hablamos de todo. Lloramos juntos, nos pedimos disculpas por lo que nos habíamos hecho y terminamos caminando juntos por el Zócalo.

“De ahí nos vimos con frecuencia y cada vez que nos veíamos era genial. Hasta que un día me comentó que tenía un problema familiar. Su primera reacción me sorprendió, pues vi que lo tomaba con mucha filosofía, pero al pasar de las semanas, algo había cambiado y la distancia se volvió hacer presente.

Después de no saber nada de él, le mandé un mensaje que decía: “Sólo quiero saber si estás bien”, y él respondió: “Estoy bien, bueno eso creo, cuídate”. Fue lo último que supe de él.

“Ahora es diferente que la primera vez, porque no tengo sentimiento de culpa ni nada, me he dedicado a salir, a leer, a meditar. ¿Verdad que ya no hay nada qué esperar? Lo cierto es que lo quiero y mucho, pero esto me duele. ¡Por favor, una ayudadita!”

Lo que más me sorprende de nosotras las mujeres es que siempre tenemos la respuesta. Nuestra Cirila interna es sabia y, por lo regular, nos aconseja muy bien. El problema es que somos nosotras mismas las que, o no la escuchamos o tergiversamos sus sabias palabras.

Es verdad, querida Cirila, no tienes nada más qué esperar. Yo no me atrevería a juzgar si el problema familiar de Cirilo es o no es verdad, lo que sí te puedo decir con certeza es que un patrón que se repite en ellos cuando ya quieren salirse de una relación es mencionar que tienen un problema familiar. Es irrebatible, irrefutable y quien está del otro lado no tiene de otra más que darle espacio a esa persona con su problema familiar.

Un hombre que verdaderamente te ama y quiere estar contigo, no tiene un problema familiar lo suficientemente grave que logre separarlo de ti, de hecho, se apoya en ti, se refugia en ti, te busca para que lo confortes. Piensa que fuera al revés ¿si tú tuvieras un problema familiar, no desearías que esa persona que amas se quedara a tu lado el mayor tiempo posible?

Qué bueno que estés tranquila y que no tengas sentimiento de culpa, no tienes por qué tenerlo. Piensa que la vida nos pone en determinadas situaciones para llevarnos hacia donde debemos de ir. Si cuando estabas borrachina dijiste todo lo que dijiste, fue porque lo tenías guardado. Ya ofreciste disculpas, ya intentaste resanar las heridas, ahora tenían que salir adelante. Te levantas, aprendes, capitalizas y sigues adelante. ¿El dolor? Ése se pasa, sólo dale tiempo y ten paciencia.

Si Cirilo se dio cuenta que siempre no te amaba tanto y utilizó a su favor su problema familiar (o se lo inventó), entonces es porque no es “el indicado”. Muchas veces con los hombres que más duramos de novias son los que “no son” y de repente, cuando menos lo vemos venir, llega un gran amor que no necesita ni un minuto para saber que quiere estar contigo el resto de su vida.

Sigue meditando, sigue disfrutando tu vida, mientras ese gran amor entra por la puerta principal.

                www.twitter.com/AlasdeOrquidea

                Annie@TaconesyCorbatas.com

                www.taconesycorbatas.com

                www.alasdeorquidea.com

                www.facebook.com/AlasdeOrquidea

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red