Sexo sobre ruedas

El soldadito de plomo no es lo que hace a los hombres satisfactorios en la cama.

COMPARTIR 
Anna Bolena Meléndez 02/04/2014 00:00
Sexo sobre ruedas

Cirila escribe:

“Cuando yo tenía 18 años conocí a un Cirilo encantador, guapo, simpático, de buen nivel económico, culto, en fin, una lindura, pero (ahí viene el pero) estaba confinado a una silla de ruedas por una lesión medular debida a un accidente automovilístico hacía diez años. Él tenía 28 años y nos hicimos novios. 

“Ese lapso fue fantástico, pero yo siempre pensé que era pasajero, pues en realidad yo era virgen y quería a un hombre que me hiciera ‘realmente’ el amor y que me diera hijos a futuro, así que después de un año terminé con él aunque continuamos siendo amigos por cuatro años más hasta que me casé y mi celoso marido me prohibió tener amigos.

“Veinte años después, con una viudez, un divorcio y dos hijos encima, volví a encontrar a este antiguo novio. Soltero e igual de guapo y encantador. Nos hicimos amantes y no tienes idea de qué experiencias sexuales tan increíbles y satisfactorias he tenido con él. Ahora comprendo a las mujeres lesbianas cuando dicen que su intimidad es mucho más intensa y te voy a decir el secreto: A las mujeres nos encantan las caricias interminables, los besos intensísimos, la intimidad y complicidad entre ambos y sobre todo no tener prisa en que ya se le bajó la erección, en que ésta no puede ocurrir, o que la eyaculación es precoz, etc.

“Además de que cuando la eyaculación sucede, a la mayoría de los Cirilos ya no les importa seguir siendo cariñosos, cosa muy frecuente sobre todo después de varios años de intimidad. Ellos no parecen entender que las manos, los labios, y el resto de la piel son inmensas comparadas con el volumen de los “soldaditos de plomo”, al que le dan una importancia del 100% en la intimidad.

“En fin, mil gracias por leerme y ojalá que a través de tu columna ayudes a aquellos que creen que con el soldado muerto ya no valen nada.”

Como ven, mis queridos lectores, ésta difiere de las demás historias que les expongo, en algo, y es que ella no pide un consejo, sino que nos comparte su linda historia con el solo fin de que los hombres lean entre líneas.

Si bien el punto más importante a tomar de este relato es que se necesita un alma de lo más hermosa para aceptar esta situación y verle lo más bello al asunto, también nos deja una enseñanza en cuanto al sexo se refiere.

Y ya que esta Cirila habla con los puntos sobre las íes y sin pelos en la lengua, hoy lo voy a hacer igual: señores, no importa de qué tamaño tengan lo que más grande quieren tener, lo que importa es cómo se comporten en la cama con una mujer (verso sin esfuerzo).

Una mujer que conoce lo que verdaderamente significa un orgasmo no se fija en las medidas del hombre con el que está. De hecho, para su conocimiento, hay hombres que tienen medidas tan exuberantes que llegan a intimidar y a lastimar a su pareja, lo cual inhibe el orgasmo de inmediato.

Los orgasmos se pueden alcanzar de diferentes maneras, pero Cirila tiene razón y es que los orgasmos memorables son los que se alcanzan a punta de caricias y sin prisas, con juegos, con besos, con suavidad. Este hombre que Cirila ama no tiene la opción de utilizar esa parte del cuerpo que, según muchos hombres, es lo que los hace más hombres; sin embargo, ella acepta sensatamente que su sexualidad es maravillosa.

Así que tomen lo que les sirva, Cirilos. Entiendan de una vez por todas que su soldadito de plomo no es lo que los hace satisfactorios en la cama. Lo que los hace hombres de verdad es conocer el cuerpo femenino y, sin necesidad de su soldadito, lograr que una mujer se contorsione de placer. Así, cuando su soldadito entre al juego, será un plus maravilloso y no la única herramienta que muchas veces puede resultarles insuficiente.

Bravo por Cirilo tan hombre, tan hombre, que no necesita a un soldadito de plomo para tener a su mujer tan satisfecha, que se atreve a contarlo.

                www.twitter.com/AlasdeOrquidea

                Annie@TaconesyCorbatas.com

                www.taconesycorbatas.com

                www.alasdeorquidea.com

                www.facebook.com/AlasdeOrquidea

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red