Las mujeres queremos todo

El machismo cada vez se deprime y el feminismo ya no es el mayor problema.

COMPARTIR 
Anna Bolena Meléndez 17/03/2014 00:00
Las mujeres queremos todo

Después de un largo correo que recibí por parte de un Cirilo lector, quedé pensativa ¿tendrá razón este hombre en quien pude percibir cierta desesperación y frustración entre sus letras? La frase que más me quedó sonando:

“Las mujeres quieren un mundo con equidad absoluta de género, pero quieren seguir siendo las princesas del cuento”.

Hum… es verdad, pero creo que hay dos formas de ver esta sentencia. La primera es que la equidad nos quita, automáticamente la corona y por ello no se puede estar seco y mojado a la vez; y la segunda que es que la equidad de género no va en contra del romanticismo ni la galantería.

El meollo se encuentra en que algunos hombres no han comprendido por completo nuestra lucha por la igualdad. Antes que nada, creo que esa lucha ya pasó un poco de moda, estoy segura que las mujeres, por lo menos las de nuestra cultura latinoamericana ya nos encontramos, si no en el lugar, muy cerca del lugar al que buscamos llegar. Así que esa batalla ya está, ya se ganó, ahora sólo se termina de ajustar.

El machismo cada vez se deprime más y el feminismo ya no es el mayor de los problemas de género. Las mujeres tenemos todos nuestros derechos en igualdad, así como las garantías sociales que se pedían cuando el mundo de las hembras comenzó a exigir igualdad.

Pero lo que pasa es que muchos Cirilos piensan que lo que nosotras queríamos al buscar la igualdad era convertirnos en hombres y eso nunca fue así. ¿Queremos ser las princesas del cuento? ¡Claro! Lo que cambió fue la forma de ser princesa, pero el enamorarnos de un galante caballero sigue estando en boga.

A las princesas de hoy en día nos siguen gustando los detalles y las muestras de amor. Y hablando de muestras de amor, el Cirilo que me envió el correo asegura que los hombres no son seres que sean muy demostradores del amor o del cariño de hecho clasifica a los hombres como no detallistas, no cariñosos y no imaginativos.

Temo diferir con este Cirilo, pues no sólo me casé con uno increíblemente detallista, dulce y amoroso en demasía e imaginativo hasta las estrellas. Puede que muchos Cirilos no sean muy expresivos, pero eso no quiere decir que todos los demás no lo sean tampoco. Si la mujer exige cariño al hombre que no es cariñoso, entonces la que tiene un problema es ella por pedir algo a quien no lo puede dar. Pero no me cuadra el cuento de que los todos los hombres sean de una u otra forma.

Este correo de Cirilo llegó a propósito de una columna que escribí en la que otro Cirilo confesaba sentirse un idiota por haber perdido a Cirila por su falta de detalles y afecto. Entonces, como respuesta, Cirilo de hoy, contestó asegurando que las mujeres pedimos demasiado y que muchas veces son los hombres los que terminan frustrados porque les exigimos cosas demasiado complejas.

Y me pregunto ¿qué tan complejo es mantener funcionando una relación? ¡Muy complejo!, pero se puede. Se puede si ambos lo fomentan, si ambos lo ocasionan y si ambos lo buscan.

Pero la forma de encontrarlo, les aseguro, estimados Cirilos, que sí es haciendo sentir a su Cirila como una princesa. No importa si su princesa es la alta ejecutiva de una multinacional y pasa la mitad de la manutención de los hijos, no importa cuán independiente y autosuficiente sea, siempre, siempre será labor del hombre recordarle que sigue siendo su princesa.

                www.twitter.com/AlasdeOrquidea

                Annie@TaconesyCorbatas.com

                www.taconesycorbatas.com

                www.alasdeorquidea.com

                www.facebook.com/AlasdeOrquidea

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red