¡Lástima Ciriliiitoooo!

Cuando el amor se va en picada, el proceso femenino es sencillo: se tarda en acabarse.

COMPARTIR 
Anna Bolena Meléndez 07/03/2014 00:06
¡Lástima Ciriliiitoooo!

¡Cashin! ¡Cashin!, (métanle imaginación y hagan un efecto de sonido) ¡tienes correo!

Así abrí mi mail que anunciaba un desesperado correo de Cirilo:

“Desde hace más de un año, mi relación ha venido rompiéndose. Al principio yo pensaba que era ella que se había convertido en la mujer insoportable que uno escucha que se vuelven las mujeres después de algún tiempo de relación. Cada que teníamos una discusión, ella me repetía que yo estaba distante, que antes era con ella de tal forma, que había dejado los detalles, los buenos momentos. Yo, obvio, no le hice caso. Pasamos varios meses en los que no me di cuenta que las cosas estaban empeorando, de hecho, pensé que iban mejorando porque ella ya no me decía nada. De pronto, un día me dijo que el amor se le había acabado, que había conocido a alguien más y que me había advertido que ella ya no se sentía apreciada. No lo vi venir, ahora me duele demasiado. Hace tres meses que se fue de casa y ahora, por redes sociales, me entero que sigue con ese tipo por el que me dejó. Sin embargo, yo sé que lo que teníamos era especial y quiero recuperarla y reponer todo el daño que le hice. ¡Auxilio! ¿Qué hago?”

Santísimo niño del pesebre de mi tía… lo que tengo que decir no te va a gustar nada, nadita, nada. Las mujeres tenemos procesos y aunque todas las personas somos diferentes, cuando se trata de que el amor se va en picada, el proceso femenino es sencillo: se tarda mucho en acabarse, probablemente meses o años, pero cuando se acaba, mi estimado Cirilo, se acaba.

Alguna vez hablé sobre la importancia de fomentar el amor, de no dejar de lado los detalles, de nunca, por nada del mundo, cesar la conquista sólo porque ya piensas que Cirila es tuya. Ahí van las noticias: una mujer es tuya mientras tú la sepas mantener enamorada, cuando dejas de trabajar en el amor, deja de serlo.

Las mujeres necesitamos sentirnos amadas, deseadas y valoradas por el hombre que tenemos al lado, sino, eventualmente, nos sentiremos frustradas y aburridas. Esa frustración y aburrimiento nos llevará a dejar de luchar. Una mujer puede pelear por abrirle los ojos a su pareja, de todas las formas posibles, pero si Cirilo no escucha y la tilda de loca, sensible, de “estar en sus días” o de “haber cambiado”, entonces llegará un punto en el que ella desista.

Así que no sé qué decirte, Cirilo, si ella está con alguien es porque ese alguien encontró la forma de llenar esos vacíos que causaste y que te resististe a llenar. No te queda más que tener paciencia y darle tiempo al tiempo. Se dice que la relación que viene exactamente después de un descalabro emocional, rara vez es una relación permanente, aunque esto no es una condición infalible.

Tú ya tuviste tu chance Cirilo, e imagino que si estás recurriendo a mis apreciaciones de lo que te sucede, es porque ya intentaste hablar con ella, le dijiste lo que sientes y no obtuviste la respuesta que deseabas.

Lo primero es: no la atosigues. Si ella necesita vivir lo que está viviendo ahora ¡déjala! Tú ya tuviste tu chance y lo mejor que puedes sacar de esto es la experiencia y el conocimiento.

Muchos, muchos, muchos hombres, pierden maravillosas mujeres por pereza de fomentar el amor, ése es el cáncer del amor, la muerte de la conquista, de los detalles, pensar que el amor estará ahí porque ahí tiene que estar, porque ya es una garantía.

La sorpresa es que no hay nada con garantía ni siquiera el matrimonio. Te aconsejo, querido Cirilo, que aceptes que, probablemente, esta vez perdiste a una mujer. Quien quita y el destino te da una segunda oportunidad, pero si no es así, aplica este aprendizaje con la siguiente mujer, porque el error más imperdonable, es el que se repite.

                www.twitter.com/AlasdeOrquidea

                Annie@TaconesyCorbatas.com

                www.taconesycorbatas.com

                www.alasdeorquidea.com

                www.facebook.com/AlasdeOrquidea

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red