La suerte de la fea, a la bonita le importa madres

COMPARTIR 
Anna Bolena Meléndez 06/03/2014 00:00
La suerte de la fea, a la bonita le importa madres

Lo peor de todo es que así funciona el fregado mundo: no vaya uno a no gustarle a la gente de la calle y no logra nada, pero donde una sea de las suertudotas ojiazules (sin ayuda de pupilente, obvio) o güerotas gigantes apantalla-pend..., tiene el mundo a sus pies.

Y no, no es que yo sea una superficial estúpida que así crea que es justo, por el contrario, pienso que es completamente idiota que la vida de la mujer atractiva sea más fácil (en algunos aspectos) que la de la  mujer no atractiva según los estándares sociales. Lo bueno es que el atractivo está más en la actitud que en el físico.

Navegando por internet encontré un experimento que una chica inglesa hizo con el fin de demostrar que la suerte de la bonita, la fea sí la desea. ¡OMG! Les juro que tienen que verlo, es más ahí les dejo la liga para que lo vean y entonces sigan leyendo mi columna:

http://www.elespectador.com/noticias/actualidad/una-mujer-demuestra-vida...

Ahora sí… platiquemos al respecto. ¿Están de acuerdo con que ésta es la triste realidad? Para los que no han visto el video, les actualizo: una mujer decide crearse dos imágenes: una de una chica normal, vestida simple y sin mucho sex appeal y la segunda con vestido pegadito, minifalda, tacones, maquillaje, pelo alborotado y actitud sensual. ¿Adivinen qué? La versión atractiva de ella logra viajes en autobús gratuitos —hasta en taxi—, pasteles gratis, tragos gratis y demás. La versión sencilla de ella, con las mismas personas, logra cero gratis.

Recuerdo cuando alguna vez, una personaja de mi vida pasada me dio el consejo de ponerme una buena minifalda y escote cuando fuera a una entrevista de trabajo. Por supuesto jamás lo hice, no por mochilona sino porque siempre he pensado que es la misma culpa de las mujeres que hacen eso, la que nos obliga a las otras a andar mostrando carne para poder lograr lo que deseamos.

Siempre hay una de esas en el trabajo, la que mejor se lleva con el jefe, la que falta y no hay rollo, la que consigue una promoción rapidito, aquella de tacones altos, vestido corto y escote hasta el ombligo ¿Tonta o lista? ¡Pues lista! Los hombres pensarán que las mujeres no saben lo que hacen, pero les actualizo, una mujer con ese atuendo en su oficina, sabe mucho más de lo que ustedes, Cirilos incautos, piensan.

El sexo es poder, y con sexo no me refiero a que una mujer ande de coscolina. Con sexo me refiero a que una mujer que sabe la tremenda herramienta que tiene con su belleza, sepa cómo utilizarla sin denigrarse, aunque sí, hay muchas que se siguen derecho y terminan dejando pura mala impresión.

Una mujer que conoce su potencial sexual es capaz de conquistar al mundo, y qué pena para los que se escandalizan leyendo lo que digo, pero ésa es una de las grandes verdades universales.

Así que no se trata de ser bonita o ser fea, sino de creérselo. La misma mujer, como lo pueden ver en el video que les comparto, puede ser simplona o supersexy, todo es cuestión de maquillaje, la vestimenta correcta y la actitud, sobre todo la actitud.

Pruébenlo, créanse el maravilloso cuerpo que tienen, sin importar si piensan que es imperfecto —porque no lo es—, y salgan a la calle sabiéndose la hembra más bella de la Tierra; entonces, y sólo entonces, podrán constatar lo que son capaces de lograr.

                www.twitter.com/AlasdeOrquidea

                Annie@TaconesyCorbatas.com

                www.taconesycorbatas.com

                www.alasdeorquidea.com

                www.facebook.com/AlasdeOrquidea

Comparte esta entrada

Comentarios