Quiero morir

Debo confesar que lo suicida le brota a mi Cirila interna.

COMPARTIR 
Anna Bolena Meléndez 03/03/2014 00:00
Quiero morir

¡Ay vienen todos de morbosos nada más por el título! ¡No señores, cálmense que esta columna es pura buena onda y cero actos suicidas! Aunque debo confesar que lo suicida le brota a mi Cirila interna (para los nuevos, Cirila interna es mi diosa interna), cuando pienso en mis padres como seres sexuales.

Y no, no soy pervertida, no es que me los imagine a menudo, de hecho, intento borrar esos espantosos pensamientos de mi mente y trato de pensar que ni mi mamá ni mi papá tienen sexualidad, que son seres asexuados, sin fantasías, deseos ni nada por el estilo, porque cuando pienso lo contrario sí que me quiero morir.

Qué será de nosotros loquitos seres humanos que esos pensamientos de nuestros padres nos perturban tanto. Lo peor, es que no sé quién tiene más obligación de ir a un siquiatra, si los que tenemos problemas aceptando que nuestros padres son seres sexuales, o los que lo aceptan sin rollo. ¡OMG! ¡Pero cómo pueden estar tranquilos los tranquilos.

Lo que sí estoy segura es que los papás tiene tantita culpa de esto (a alguien tenemos que echársela), y es que se empeñan tanto en que de chiquito no los vayas cachar en pleno dime–vaquero, que desde ahí lo espantan a uno. Lo peor es que casi todos, sino todos, algunas vez cachamos a nuestros papás en pleno acto de “abejitas fecundando la semillita para que el hermanito naciera...” Yo sí los caché una vez y ¡Dios mío! Ese día quise morir y cuando me acuerdo de eso quiero morir otra vez.
¿Por qué? ¡Por queeeé santísima palomita de la mala suerte! ¡Por qué no existe el borrador de memoria temporal de los Men in Black!

Y lo más pinchi del asunto no es eso, sino que la generación de mamás que nos tocó a los de mi generación, son mamás más abiertas que no tienen rollo, como las abuelas por ejemplo, en andarle a uno contando sobre su sexualidad, o a las amigas de una, lo cual no se sabe qué es peor. ¡Esas mamás modernas!

Ahí les va lo que me pasó hace un tiempo: una amiga Cirila me invitó a comer a su casa. Nada organizado, sólo la tarde nos agarró por ahí y su madre, que es un bombón de azúcar, no tuvo reparo en poner un puesto más en la mesa.

Ya saben, los diálogos de rigor y tal: ¿sopita de tomate? ¡Sí, gracias, qué linda! ¿Tequilita? Mmmm… bueeeeno… ¿qué día es? Miércoles. Okay, okay, falta un día pal jueves… ¿otro tequilita? Pues ya con uno, qué tanto son dos. ¿Otro quetilita? Y así… un jueves cualquiera terminamos mi amiga, su “amá” y yo echando tequila y platicando de la vida, sin sospechar el cauce de tan particular potencial charla. En una de esas, la señora se soltó el chongo (en sentido figurado) y se echó a reír. Mi amiga y yo esperamos a que acabara con su ataque de risa y pudiera compartir el chiste. Entonces, diez segundos antes de casi ver salir sangre por las orejas de mi amiga, la señora dijo “Ay, mijita, yo tengo mucha pena contigo, pero… ¿anoche nos oíste?”, mi amiga como que no entendió de primerazo y le puso cara de whaaat a su mamá que no demoró en seguir con su oración “es que a tu papá le dio por ponerse de intrépido y…” sonrisita maliciosa. Mi amiga comprendió todo y tras casi un desmayo, la mamá agregó: “Ay, ya, te las vas a dar de santa, bien que tú tienes sexo con tu novio, entonces qué, ¿tú papá y yo no tenemos derecho a una canita al aire?”.

Pobre de mi amiga… si ella hubiera sido yo, me cae que pierdo el conocimiento nada más como para resetear mi cerebro y no tener que vivir con ese recuerdo el resto de mi vida. Para mi no había nada de malo en que la señora tuviera sexo con el señor, pero claramente, para mi amiga eso era la receta perfecta para una embolia.

Y ya. Esa es mi historia. Espero dejarles en la mente la bella imagen de sus papás teniendo sexo entre ellos o con su pareja (pa´esos que son más modernos aún). Es igual de perturbador.

Bromita de lunes ¡ahí se ven!

                www.twitter.com/AlasdeOrquidea

                Annie@TaconesyCorbatas.com

                www.taconesycorbatas.com

                www.alasdeorquidea.com

                www.facebook.com/AlasdeOrquidea

Comparte esta entrada

Comentarios