¡Boonito!

COMPARTIR 
Anna Bolena Meléndez 14/02/2014 00:29
¡Boonito!

Si alguien me quiere ver con el demonio aflorarme, asústeme. Odio, odio con odio jarocho, cómo me descompongo cuando me asusto.

No hablo de sustos tipo ver una película de terror en viernes 13, sino los sustos tipo ¡boo! Esos que te agarran desprevenida y pierdes el poco glamour que tienes cuando tu cuerpo y tus gritos reaccionan ante un evento sorpresa. Los odio, no puedo hacer más.

No sé si tengo un trauma, probablemente sí. Cuando era pequeña recuerdo fantasear catastróficamente con que un payaso saldría por debajo de mi cama y me jalaría las patas por la noche. Hasta ahí duró un cuadro que mi madre, muy linda ella, tejió con la cara de un payaso y me hizo el favor de colgarlo a la entrada de mi cuarto.

Pocos recuerdos tan claros tengo de mi niñez como pasar por ese pequeño (que para mí era eterno) pasillo en donde ese payaso de fondo azul índigo, me miraba sonriente pero en verdad yo estaba segura de que escondía dientes afilados y oscuras intenciones y que planeaba, en cualquier momento, pegarme un gran susto.

¿Y el cuadro? ¡Hummm! ¡Ni idea! Ese cuadro solamente sobrevivió en mi memoria para recordarme que odio y odiaré para siempre a los payasos y a los sustos.

Cualquier tipo de payaso, desde el más sonriente, hasta el de la lagrimita a medio caer; cualquier tipo de susto desde el bienintencionado hasta el “sin querer”.

¿Y esta loca por qué shingados anda hablando de sustos? Pues porque me supieron pegar un susto en un restaurante de la Condesa al cual no pienso volver. No porque no se coma rico; de hecho se come delicioso, pero lo que tiene de bonito (si cacharon lo que quiero decir) lo tiene de detestable.

Fuimos al cumpleaños de una amiga. Si hubiera sido mi cumpleaños, esto no habría pasado, pues Mr. JC sabe que si me quieren ver encabritada en la vida sólo con dos simples cosas basta: que me asusten y que me canten Las Mañanitas los meseros en un restaurante (nada personal con los meseros, simplemente no me gusta). Sí, también lo odio, no me juzguen, cada quien sus rayes mentales.

Bueno, pero como no era mi cumpleaños, el esposo de mi amiga pidió a los meseros la tradicional cantada de mañanitas frente al postre de la casa. Mientras el postre llegaba, yo les relataba una historia que ya olvidé, no solamente olvidé momentáneamente, sino que la borré de mi cabeza ante el maldito shock.

De la nada, cuando más desprevenidos estábamos, se acercó un grupo de cuatro o cinco o seis meseros (no lo sé, también lo borré) y pegaron un grito detrás de mí con el que comenzaron su ritual de Las Mañanitas. Un grito que estaba con toda la intención de asustarnos y que me hizo hacer implosión (sin mencionar que después me enteré de que se está poniendo de moda eso de asustar al cumpleañero).

Al estar con personas con quienes no me siento aún con la confianza total de dejar ver mis verdaderos colores, tuve que quedarme callada y no mentarle la madre a los meseros a viva voz. Mejor, zarandeé a mi Cirila interna para despertarla del desmayo y me quedé calladita.

Me parece atroz, vergonzoso y del peor gusto que un gerente esté dispuesto a convertir la experiencia de un grupo de personas que estamos cenando a gusto, en un momento en el que todos nos pusimos pálidos y no pudimos ni disfrutar las mañanitas de mi amiga.

Me parece terrible que les parezca chistoso asustar a la gente. Mi experiencia se fue al carajo, la comida me cayó mal, me tuve que tomar un trago fuerte para volver en mí y para no gritarles a esos desgraciados hasta por dónde les saldría el sol los próximos 20 días. Me fui con dolor de estómago, ganas de vomitar y malestar en el cuerpo a mi casa, me desperté a media noche con la bilis derramada (literal) y les escribo esta columna con dolor en las articulaciones por lo que le sucede a mi cuerpo cuando me meten semejantes sustos.

¿Pensarán que estoy exagerando? Probablemente, pero a ese lugar no vuelvo. Por si no les quedó claro, el nombre es Bonito.

                www.twitter.com/AlasdeOrquidea

                Annie@TaconesyCorbatas.com

                www.taconesycorbatas.com

                www.alasdeorquidea.com

                www.facebook.com/AlasdeOrquidea

Comparte esta entrada

Comentarios