Anna Bolena Meléndez Pasión
Hace poco enfrenté a mi propia oscuridad. El año comenzó con la partida de mi abuela de regreso a casa, a la fuente. Eso significa que por más feliz que ella esté en este momento en otra dimensión, yo ya no puedo abrazarla ni escucharla ni olerla. Fue un duro golpe que creo que aún no termino de asimilar.Poco después, la vida se llevó a mi tío. Ese tío al que me le hice pipí sobre la panza cuando tenía meses de nacida. Ese tío que me adoptó casi como su nieta. Al que cada diciembre visitaba y con ...