De Cirila a ex Cirila en un pestañear

Ellos no pueden hacer su duelo como nosotras, frente a un bote de helado.

COMPARTIR 
Anna Bolena Meléndez 03/12/2013 00:00
De Cirila a ex Cirila en un pestañear

Hace unos días me escribió Cirila, un tanto congestionada con la idea de que su reciente ex novio ¡ya estaba en una relación! Confieso que yo misma me desmayé un poquito. Me hizo recordar cuando, en repetidas ocasiones, fui yo la que me encontré en esa situación en la que el difunto todavía ni se enfría y ya anda humpeándose (TM a nueva palabra para el diccionario de spanglish) a otra.

¡Ah, pero si será c@brón este bicho paleolítico!, pensaría una, pero lo que pasa no es raro, así que, estimada Cirila, agárrate porque esto apenas comienza.

Lo bueno es que el 90% (encuesta realizada en Cirilandia) de las relaciones post truene, no funcionan. Programa tu reloj y dale un máximo de seis meses para que esté aburrido de la susodicha y su estado de FB vuelva a ser “soltero”.

Así son los Cirilos, qué le vamos a hacer, ellos no pueden hacer su duelo como nosotras, solas frente a un bote de helado de chocolate… hum… un momento… ¡nosotras también nos agarramos de relación bastón! ¿Ven cómo somos bien mustias? No queremos que nos lo hagan, pero ¡ah qué buenas somos aplicándola!

No es por nada, y aceptémoslo aquí en corto, una buena relación bastón es un aliviane. Es más, debería de quedar institucionalizada como estado civil del FB: ¿En qué andas? Respirando por la boca de alguien más para no cortarme las venas con galletas de animalitos. ¿Suena chido, no?

Y para qué sufrir, si bien sabemos que nadie está lo suficientemente estable como para tener una relación seria después de otra. Incluso, uno debería de saber que si anda en una relación con un Cirilo recién cortado, es equivalente a andar navegando en aguas turbias, a ser el monigotito que sirve para dar celos, oxígeno al moribundo para que luego le den una patada en las nachas (sentido figurativo, señores, por favor) y salir de la vida de aquel personaje para atestiguar su siguiente sana relación.

Por eso, una de dos: si es que de pura casualidad uno cae, por karma o mala suerte, en el camino de uno de estos Cirilos recién tronados, hay que tener bien en mente la posibilidad de salir corriendo o de hacer voluntariado para revivir al muerto.

Una especie de obra de caridad que más adelante sería pagada kármicamente con creces, pero eso sí, no se vale clavarse, porque quien se clava siendo bastón de otro, sale a bastonazos.

Yo estuve de un lado y del otro, tuve relación bastón, fui bastón y hasta presencié a dos que tres ex tener su relación bastón después de mí. Si en ese momento supiera lo que hoy sé, no habría sufrido tanto, habría sabido ponerle la óptica correcta a las tres Sandungüeritas bastoneras y no habría perdido tanto tiempo esculcando, cual raterilla de quinta, en redes sociales a las que no era bienvenida.  Me habría ahorrado el ardor de llorar tequila por los lagrimales y el de llamar durante la madrugada a ex Cirilo para corroborar que, en efecto, la sandungüera estaba compartiendo la cama con él en ese mismito instante.

Si tan sólo nos tomáramos más deportivamente las cosas nos ahorraríamos un sin fin de osos y angustias que se acaban cuando nosotras mismas conseguimos un bastón en el que tengamos ocupadas las manitas en la madrugada para no hacerla de fantasma en la casa de otro.

Así sin más, uno deja de ser Cirila y se convierte en la ex Cirila intensa del nuevo novio de la sandungüera que no sospecha que eso no es amor sino la necesidad de un bastón.

¡Hasta la vista, baby!

                www.twitter.com/AlasdeOrquidea

                TaconesyCorbatas@gmail.com

                www.taconesycorbatas.com

                www.alasdeorquidea.com

                www.facebook.com/AlasdeOrquidea

                www.youtube.com/AlasdeOrquidea

Comparte esta entrada

Comentarios