¿Por qué sólo derechos, nunca obligaciones? ¿Por oportunistas, y perezosos mentales?

Hoy, el repentino interés en la Reforma Energética es muestra clara de nuestro exhibicionismo...

COMPARTIR 
Ángel Verdugo 09/05/2014 00:42
¿Por qué sólo derechos, nunca obligaciones? ¿Por oportunistas, y perezosos mentales?

Los desplegados de Alfonso Cuarón y los apoyos acríticos recibidos de los políticamente correctos, exhibieron las peores cualidades adquiridas desde los años del dorado autoritarismo que llevamos, con una dedicación digna de mejor causa, a alturas impensadas. 

Es tal nuestra propensión a hablar de lo que ignoramos, que no prestamos atención al ridículo que hacemos al decir tonterías y ocurrencias sin soporte alguno. Nos importa un comino quedar como ignorantes y perezosos mentales; se trata de insultar y echar fuera fobias y frustraciones amparados, por supuesto, en la valentía que da la turba y el anonimato.

Hoy es la Reforma Energética, ayer pudo ser el Bosón de Higgs y mañana serán “Los Hoyos Negros” y las aportaciones de Stephen Hawking y más adelante, sin duda, el desempeño de la Selección en Brasil los temas acerca de los cuales pontificaremos; de esos y miles temas más, nada sabemos pero opinamos sin orden y lógica.

Temas que han sido discutidos por años en la arena pública, los ignoramos por nuestra renuencia a investigar para conocer pero eso sí, al tener “derecho a preguntar lo que ignoramos”, cualquier tontería o posición exhibicionista está justificada y será, además, aplaudida en “las redes sociales”. También, se nos da bien el insulto cobarde en el montón, entre la turba abusiva que no da la cara, y jamás enfrenta la responsabilidad de sus dichos y hechos.  

Hoy, el repentino interés en la Reforma Energética es muestra clara de nuestro exhibicionismo usando cualquier tema que se populariza en “las redes sociales”; en ellas, donde reina la cobardía del que se oculta y el insulto sin dar la cara, afloran nuestras frustraciones y limitaciones intelectuales. 

Los asuntos públicos de trascendencia para el futuro del país —como la Reforma Energética—, obligan a involucrarse; esto debe traducirse en leer y analizar para adquirir conocimiento con miras a demandar una mejor o más clara explicación en éste o aquel aspecto. Lo otro, lanzar catorce que no diez preguntas (¡por favor, cuéntenlas!), y pedir debates cuando el tema ha sido debatido y discutido hasta la saciedad, sólo deja ver el protagonismo de quien no ha procesado con madurez la fama adquirida.

De tener interés en esto de la fama de las celebridades y cómo la procesan arropando causas de diversa índole, le pido vea por favor el video cuya liga doy a continuación: http://noticieros.televisa.com/foro-tv-es-la-hora-de-opinar/1405/activis.... Aquí, Javier Tello hace una disección brillante que deben estudiar los que hoy, acríticamente endiosan al que hace unos días no hacían en el universo.

En los países donde la vida democrática y la participación ciudadana en lo público es parte de su cultura, ¿se dan casos como el de Cuarón y sus desplegados donde, además de exhibir su ignorancia se muestra tal cual, frívolo (“ligero, veleidoso, insustancial”) a más no poder?

Por lo demás, los que se toman la molestia de insultar pero ignoran todo acerca del procedimiento legislativo, deberían saber que eso es lo que manda la ley; les guste o no. Sus insultos e ignorancia al respecto, son resultado de decenios de caer en el lugar común, de opinar sin conocimiento del tema, y de la pereza intelectual que nos impide investigar, buscar el dato e información relevante, y pensar.

Ellos son, al final del día, el microcosmos donde aparece el país que hemos construido. Duele, pero es la verdad.

Comparte esta entrada

Comentarios