¿Preparado para el 2014? Si no lo está, ¿por qué no empieza ya?

El crecimiento del PIB en 2014, sólo con un milagro alcanzaría 3.9% que planteó Hacienda en los Criterios Generales de Política Económica.

COMPARTIR 
Ángel Verdugo 27/12/2013 00:45
¿Preparado para el 2014? Si no lo está, ¿por qué no empieza ya?

Las noticias más recientes de la economía de Estados Unidos, nos hablan de una recuperación que parece cada vez más haber retomado la senda del crecimiento. Los datos revisados hace unos días para el tercer trimestre —4.1%— nos dirían, de mantenerse durante los próximos trimestres, que la recuperación será permanente.

¿Mientras tanto, qué pasa en el resto del mundo? Las cosas en Europa, si bien no están  tan negras como hace un año, tampoco son de color de rosa; todo indica que a los países de la región, les falta todavía un trecho largo por recorrer para estar, otra vez y de manera permanente, en la senda del crecimiento.

La República Popular China, lejos de haber salido de las dificultades por una reducción en su ritmo de crecimiento, parece haber entrado en un período donde aquéllas, lejos de la solución, se han agravado.

La necesidad de voltear al mercado interno, enfrentar el problema de la deuda pública de sus provincias y tomar más en serio la amenaza que representan las empresas propiedad del Estado en cuanto al volumen de pérdidas y subsidios se refiere, la ha llevado a poner en práctica una vieja táctica —que a su vecino y otrora fuerte aliado le ha redituado pingües beneficios—: la amenaza militar a sus vecinos en ciertas disputas territoriales.

La lucha en contra de la corrupción de sus altos cuadros, es otra de las medidas puestas en práctica para fortalecerse en el frente político interno. Sin embargo, todo indica que la República Popular China, lejos está de volver a jugar el papel que jugó en los años noventa y el primer decenio de este siglo.

Sin duda alguna, lo que suceda en aquella región donde confluyen Rusia y Estados Unidos, Japón y las dos Coreas junto con China Popular y la India, influirá al resto del mundo en este nuevo acomodo geopolítico el cual, hace unos años era impensable.

Europa, parece haber perdido influencia y sumida en graves dificultades por sus profundos problemas estructurales, parece que se quedará mirando jugar a los nuevos grandes del mundo. Ni modo, son las vueltas que da la vida, diría la canción.

¿Qué mensaje nos envía esa apretada síntesis de la situación mundial? ¿Qué va a pasar con nosotros, que demasiado tarde estamos haciendo demasiado poco en materia de modernización y actualización de nuestro caduco marco jurídico? ¿Qué haremos y diremos, una vez que Estados Unidos recupere su crecimiento el cual será aprovechado —esa será una nueva tragedia—, por los que en estos años de crisis tomaron las medidas que los prepararían para cuando llegare la recuperación?

El 2014, lo aceptemos o no, en modo alguno será fácil; ni para las personas y las empresas, menos para las finanzas públicas. Además, los beneficios de la reformas Energética y Telecomunicaciones, lejos están de concretarse el 2014.

En consecuencia, hay que prepararse pues el crecimiento del PIB en el 2014, solo con un milagro alcanzaría el 3.9% que planteó Hacienda en los Criterios Generales de Política Económica en septiembre del 2013. De ahí que las preguntas del título deban ser resueltas a la brevedad; de no hacerlo, podríamos llevarnos algunas sorpresas desagradables.

Tome en cuenta que en este año que termina, el pronóstico de Hacienda de 3.5% de crecimiento quedó, después de cuatro ajustes (3.1; 1.8; 1.7 y 1.3%) en un magro 1.3% el cual, esperamos alcanzar si la economía creciere el IV Trimestre 1.7%.

 ¿Cuántos ajustes haremos el 2014, al 3.9% de Hacienda?

Comparte esta entrada

Comentarios