Robben y la indignación

COMPARTIR 
Ana Paula Ordorica 11/07/2014 01:53
Robben y la indignación

¡No fue penal! La frase fue repetida una y otra vez tras la derrota de México frente a Holanda en el Mundial. La indignación que se reflejó en memes, videos, fotos y redes sociales fue apabullante.

Las tendencias de Google sobre el Mundial muestran que mientras que en Holanda una de las tres preguntas que más se hicieron sus ciudadanos sobre el partido fue ¿dónde puedo ver el gol de Wesley Sneijder? en México estábamos buscando ¿dónde puedo ver memes de México contra Holanda?

La furia en contra del futbolista convertido en clavadista ha estado a flor de piel.

Ojalá y esa indignación, ese enojo en contra de una trampa, de un fraude de un acto de corrupción la viéramos en tantas otras cosas que pasan en México, frente a nuestras narices y ante las cuales poco o nada decimos; poco o nada hacemos.

En lugar de indignarnos en contra de los hermanos Moreira, que han hecho y deshecho en Coahuila, en donde Humberto dejó endeudado al estado hasta la coronilla y para que las futuras generaciones paguen sus malos manejos financieros mientras goza de un año sabático en Barcelona, los premiamos.

Eso fue lo que mostraron las elecciones del domingo pasado en donde el PRI se llevó carro completo. De 16 distritos disputados el PRI barrió en...16!!! Carro completo.

Y en Nayarit, Hilario Ramírez Layín, el político que declaró haber robado, pero sólo poquito, fue reelecto en el municipio de San Blas. Layín dice que su declaración sobre haber robado fue una broma. En un país con el historial de corrupción como el nuestro, hasta un chiste sobre robo a las arcas del gobierno debiera ser causa suficiente para mandar a otro lado al que quiere llegar a despachar a cualquier oficina gubernamental.

Pero a Layín lo reeligieron y un día después hubo cola de personas formadas para recibir los billetes de 50 y 100 pesos que estuvo regalando este político que, en el mejor de los casos es un mal cómico; en el peor, un buen ra... ladrón.

¿Por qué no hay la misma indignación hacia Layín que la que vimos hacia Robben?

Vivimos en una sociedad en la cual la trampa, el cochupo y la corrupción son no sólo aceptadas socialmente en cualquier ámbito —desde el político, el empresarial y el social—. Son en ocasiones hasta aplaudidas. Ser un tramposo, brincarse las trancas, fallar a la ley no tiene repercusiones.

Apostillas

Tamaños: esta semana, tras el anuncio de la desincorporación de activos que hizo América Movil (AMX), las acciones de la empresa subieron en un día 9.35%. Dado que Carlos Slim tiene cerca de 50% de AMX, ese día el valor de la cartera del ingeniero aumentó en 40 mil millones de pesos aproximadamente. Esta sola cifra, las ganancias de un día, es mayor a los 33 mil 800 millones de pesos (dos mil 600 mdd) que Forbes estima vale toda la fortuna de Emilio Azcárraga Jean.

Tarde: México llega una vez más tarde a las citas con el desarrollo, la competencia y el crecimiento. Mientras que en EU el Departamento de Justicia empezó a controlar a los monopolios desde principios del siglo XX (Standard Oil de John D. Rockefeller fue dividida en 34 compañías en 1911 al considerarla monopolio) en México es hasta ahora cuando comenzamos a atacar estas preponderancias, por usar la palabra que está de moda.

Servicios: en la reforma en telecomunicaciones se nos ha dicho que bajarán las tarifas telefónicas entre otras razones porque no se cobrarán las largas distancias. Ojalá que la reducción en las tarifas no vaya a significar una baja también en la calidad de los servicios. Veremos.

                Twitter: @AnaPOrdorica

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red