Entre la legalidad y la ilegalidad

COMPARTIR 
Ana Paula Ordorica 04/07/2014 01:34
Entre la legalidad y la ilegalidad

¿Quién es José Manuel Mireles? Esta es la pregunta que al parecer no se ha sabido responder.

Y a falta de respuesta, hemos visto que el gobierno ha dado bandazos en la relación con Mireles.

Arrancó siendo un hombre desconocido a nivel nacional, pero con un historial detrás importante.

Mireles fue ingresado a prisión en 1988 en el Centro de Readaptación Social de Uruapan, Michoacán. Las autoridades dicen que fue por producción de mariguana; Mireles dice que fue por practicar medicina sin tener licencia de médico.

Excélsior ha dado a conocer, en nota de Miguel García Tinoco y Andrés Becerril, que el expediente 209/988, que se convirtió después en el II-233/988 en contra de Mireles, fue por delitos contra la salud en su modalidad de siembra, cultivo, cosecha, posesión y venta de mariguana.

Por estos hechos, Mireles recibió una sentencia de siete años y tres meses, pero por buen comportamiento salió de prisión a los tres años ocho meses, tras los cuales se fue a vivir a Modesto, California.

Ahí realizó trabajo comunitario, principalmente en defensa de los hispanos, llevando a cabo un programa de alfabetización y trabajando en una clínica contra el alcoholismo y la drogadicción, según dan cuenta García Tinoco y Becerril.

Mireles parece ser un hombre que linda entre la legalidad y la ilegalidad. Entre ese trabajo comunitario que lo hace descalificar a las autoridades por las carencias económicas y de seguridad de su comunidad, Tepalcatepec, pero también rechaza a la delincuencia que, a manos de Los Caballeros Templarios y su escisión en La Familia Michoacana, han arremetido en contra de él, de su familia y de su comunidad.

Porque además de trabajo comunitario, Mireles ha podido vivir de su trabajo en la política. Fracasó en sus intentos por ser diputado local y senador con el PRD y después lo mismo le ocurrió con Alternativa Socialdemócrata.

Finalmente pudo ser asesor de asuntos internacionales en la Secretaría de Salud de Michoacán, cuando Leonel Godoy era gobernante.

El tema es que de ser un líder en Tepalcatepec harto de la inseguridad fuera de control para el gobierno estatal y federal, Mireles aparece cobijado cuando el pasado mes de enero tiene un accidente en una avioneta en la que viajaba.

¿Por qué se le cobijó entonces? ¿Por qué después se habló de que Mireles estaba de acuerdo en los planes y plazos que exigían el desarme a más tardar para el 10 de mayo? ¿Por qué se le detiene el pasado viernes acusado de portación de ilegal de armas? ¿Por qué hoy está Mireles en prisión acusando al gobierno de maltrato?

Me parece que todo esto se responde de sencilla manera: no saben quién es Mireles. A ratos creen que pueden confiar en él para contener la situación en el área de Tepalcatepec y luego se dan cuenta de que El Loco Mireles es eso, un loco impredecible que no puede quedarse al margen de la ley.

Mientras no quede clara la estrategia hacia un hombre como Mireles, es evidente que la estrategia en Michoacán estará tambaleando también.

                Twitter:@AnaPOrdorica

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red