La abdicación

La utilidad de la monarquía y la conveniencia de mantener a la familia real ha sido fuertemente cuestionada.

COMPARTIR 
Ana Paula Ordorica 03/06/2014 00:00
La abdicación

El rey Juan Carlos de España sorprendió a su país y al mundo anunciando su abdicación. No es el primer monarca en hacerlo, pero hay que remontarse hasta 1873 para encontrar al último monarca que ha abdicado su corona.

Amadeo de Saboya asumió la corona del rey de España en 1870. Sin embargo, abdicó tres años después, en 1873, a causa de la inestabilidad política reinante.

¿Por qué abdicó ahora el rey Juan Carlos? Su explicación es que quiere inyectarle sangre fresca a la jefatura de Estado. Por ello ha abdicado a favor de su hijo Felipe de Borbón.

El rey Juan Carlos es reconocido por su papel durante la transición española tras la muerte de Francisco Franco, que permitió la transición de dictadura a democracia de manera pacífica. También por su intervención para frenar el intento de golpe de Estado en 1981, el 23-F.

Ello le ha otorgado una legitimidad a la corona que va más allá de la que le da la propia Constitución española. Para los ciudadanos de España, que son quienes pagan y mantienen a la monarquía, estas acciones del rey Juan Carlos bien han valido el dinero que contribuyen vía impuestos.

Sin embargo, con el paso de los años, hoy la mayoría de la población española —nacida después de la transición— ha dejado de reconocer la importancia de la monarquía. Las voces que piden el regreso de una República se encienden aun más por los escándalos que han envuelto en años recientes a la familia real.

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de España lleva realizando un sondeo sobre el grado de confianza que genera la monarquía desde hace dos décadas. No sorprende que actualmente este grado se encuentre en el nivel más bajo, 3.72 en una escala del cero al diez.

Su punto de mayor aceptación se dio en 1995, cuando la confianza fue de 7.48. Pero de ahí ha ido en picada y es a partir del año 2011 cuando la calificación sale reprobada con 4.89. Desde entonces, la utilidad de la monarquía y la conveniencia de mantener a la familia real ha sido fuertemente cuestionada.

La monarquía es una institución que antes era la mejor evaluada por los españoles. Pero es a partir de la serie de escándalos en la Casa del Rey —desde sus amoríos, hasta su gusto por hobbies extravagantes como la cacería— y de la familia real —el más reciente, el escándalo de corrupción del esposo de la infanta Cristina— que los españoles se han empezado a cuestionar la viabilidad de mantener tan cara institución.

Felipe de Borbón asumirá la corona para convertirse en Felipe VI. Su reto es enorme: ganar de nuevo la confianza en la monarquía en momentos difíciles en materia económica y social para los españoles.

                @AnaPOrdorica

Comparte esta entrada

Comentarios