Egresados y desempleados

COMPARTIR 
América Luna Martínez 18/05/2014 00:33
Egresados y desempleados

José Mujica, presidente de Uruguay, en reiteradas ocasiones ha manifestado que la única forma en la que se puede desarrollar un país es por medio de la educación. El planteamiento de Mujica desde luego es acertado y se debe aplicar en todo el orbe, no obstante adecuar esta idea a México representa un cúmulo de interrogantes que deben responder los involucrados en la educación en todos los niveles, en lo particular el superior.

Con la promulgación de la Reforma Educativa nuestros legisladores, así como integrantes del gabinete presidencial han manifestado que esta acción traerá una mejora a nuestra educación en las próximas décadas partiendo de la transformación del nivel básico. A pesar de ello nuestros gobernantes han perdido de vista que es necesario reforzar la educación superior para detonar verdaderamente el desarrollo de México, pues ésta es la antesala de la vida laboral de todo profesionista.

Apostar a que el país será desarrollado a partir de la funcionalidad de la Reforma Educativa, es condenarnos a una catástrofe que nos conducirá al Estado fallido. Por ello es necesario que el titular de la SEP y los rectores de las universidades, así como los directores de todas las instituciones de nivel superior trabajen de la mano para que este sector educativo contribuya en el corto plazo a detonar la transformación de México a partir de la formación de egresados calificados para el mundo laboral.

Más allá de encontrar culpables del porqué los estudiantes al egresar están desempleados, no debemos perder de vista que algunas universidades no han renovado sus planes de estudio de varias de las carreras que ofertan, pues no se adecuan a la realidad laboral que requieren los estados del país y es ahí donde se puede explicar el porqué del desempleo. Es necesario replantear la funcionalidad del nivel superior con base en las circunstancias sociales, tecnológicas, culturales y económicas del país.

La oferta educativa de escuelas públicas y privadas debe ser revisada escrupulosamente, ya que todos los académicos y administrativos, sin importar la institución a la que pertenecen, requieren de una visión en la que se pondere que el egresado de la carrera —sea de ciencias, administrativas, humanidades o ciencias sociales—, se integre al mercado laboral.

Todos los académicos tenemos la obligación de trabajar para mejorar la calidad de vida de los estudiantes partiendo de la realidad en la que vive el país, con ello podremos adecuar los planes de estudio de todas las carreras y tener la certidumbre de que nuestros egresados están calificados para la vida laboral.

La función de un académico universitario debe estar enfocado a la mejora continua de nuestra sociedad y no únicamente en tener la visión del prestigio personal a partir de los grados académicos obtenidos, pues de nada sirve tener un doctorado por una universidad extranjera de prestigio si no partimos del hecho de que nuestro principal objetivo es formar mexicanos que puedan ser capaces de detonar el desarrollo de nuestra nación.

Ningún joven merece padecer el desempleo que impera en nuestra nación y más si se tiene una preparación académica de calidad, por ello así como los profesores e investigadores de las instituciones superiores tenemos el compromiso y la obligación de generar los mecanismos necesarios para que nuestro estudiantado pueda tener las herramientas para ser competitivos siendo egresados, nuestras autoridades educativas, así como legisladores, gobernadores y el Presidente de la República deben dar el apoyo total a la educación superior.

En la medida en la que el personal académico y administrativo de las universidades hagamos un trabajo de calidad que traiga consigo egresados preparados y listos para enfrentarse la realidad del país, podremos exigir con todos los argumentos necesarios que nuestros gobernantes apoyen económicamente todos los proyectos educativos y de investigación que se generen en las instituciones de educación superior.

Las palabras del presidente Mujica deben ser tomadas en cuenta en México, pues invertir en la educación es lo que nos llevará al desarrollo en el corto plazo. Esto no lo debe perder de vista la estructura política que nos gobierna, pues es su obligación.

            *Académica e investigadora de la UAEMex

            americalunamtz@hotmail.com

            Twitter: @AmericaLunaMtz

 

 

Comparte esta entrada

Comentarios