El futuro de la izquierda está en Jalisco

COMPARTIR 
América Luna Martínez 17/04/2014 02:42
El futuro de la izquierda está en Jalisco

Luego de los comicios presidenciales de 2012, la izquierda mexicana entró en una gran crisis debido, entre otros factores, a sus múltiples diferencias, en particular las expresadas entre el ala socialdemócrata del PRD representada por Jesús Ortega, Carlos Navarrete y Jesús Zambrano, con la izquierda social de Andrés Manuel López Obrador.

Estas diferencias políticas no sólo fracturaron al partido de izquierda más importante de la historia reciente de México, sino también a su militancia. El que los liderazgos más conocidos de la oposición al PRI y al PAN se encuentren en una constante lucha es el síntoma de que la clase política vive una enorme crisis.

No obstante, esto se puede leer como que en la izquierda no hay líderes con una visión transformadora de la clase y vida política. En Jalisco, una entidad históricamente conservadora dominada en su momento por los cristeros, ha surgido un movimiento que busca democratizar la vida del estado por medio de una lucha integral y conjunta de clases sociales.

Enrique Alfaro Ramírez, expresidente municipal de Tlajomulco, es el líder de este movimiento, el cual a diferencia de las propuestas de López Obrador y de Los Chuchos, ha buscado la inclusión de todos los ciudadanos pertenecientes a segmentos de la sociedad que van desde el estudiantado, el empresariado, y también al pepenador, el barrendero, las amas de casa, así como los mal llamados grupos vulnerables para conjuntar una oposición fuerte, haciéndole sombra al poder.

La propuesta política de Alfaro no está en tomar las calles tal y como lo hace Andrés Manuel, como tampoco negociar en lo oscuro como Los Chuchos, la idea es que las personas tengan la capacidad de ser críticos ante el poder y exigir que el gobernador, los ediles, así como que los legisladores en verdad trabajen en favor de la población.

El trabajo político que ha efectuado Alfaro con los ciudadanos lo tiene arriba en las encuestas por la alcaldía de Guadalajara, sin que éste pertenezca al PRD, que se disputa en 2015, dejando en claro que la oposición al partido gobernante (PRI) va más allá de pertenecer a una tribu, llámese IDN, ADN, Foro Nuevo Sol o Nueva izquierda.

El futuro de la izquierda está en Jalisco porque es un estado donde esta ideología no está contaminada por personajes como Bejarano, por las clientelas pestilentes del PRD que han fracturado al partido o por porros como Fernández Noroña, quien desde un puesto parlamentario sólo causaba problemas, pero también por traidores como René Arce y Víctor Hugo Círigo que se terminaron vendiendo al PRI.

Enrique Alfaro es el líder, pero en realidad lo valioso es su capacidad para concertar a la ciudadanía en Guadalajara y su zona conurbada están comenzando a tener la cultura de cuestionar y exigir al poder sin importar color partidista, con el fin de tener una sociedad más justa y plural.

El historiador Enrique Krauze en múltiples ensayos y artículos ha manifestado que en nuestro país se ha perdido la tradición liberal, en lo particular por cómo se ha dado la dinámica social de México, sin embargo, el trabajo político y ciudadano que ha desplegado Alfaro en Jalisco hace ver que éste no sólo es un liberal, sino también un verdadero demócrata.

Enrique Alfaro puede ser el futuro líder de la izquierda de nuestro país, siempre y cuando no se contamine de personajes nocivos, así como tampoco cometa los errores de Cárdenas, López Obrador y Los Chuchos.

Este joven político de 40 años debe tener como aliados a los ciudadanos, esto no lo debe perder de vista, ya que es a partir de lo cual México volverá a tener una izquierda renovada y con credibilidad.

                *Académica investigadora de la UAEMex

                americalunamtz@hotmail.com

                Twitter: @AmericaLunaMtz

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red