¿Qué abordar en la valoración de la salud?

México tiene rezago en la atención de las personas con trastornos mentales...

COMPARTIR 
Alfonso Aguilar 06/07/2014 00:02
¿Qué abordar  en la valoración  de la salud?

SALUD. Un enfoque completo de la salud personal y de la salud pública debe ser normado por indicadores, entre los que sobresalen: 1) la mortalidad, en la que debe incluirse: la esperanza de vida, la tasa bruta de la misma, sus tasas específicas y los años de vida potencialmente perdidos. 2) La morbilidad con sus respectivas tasas de incidencia y prevalencia. 3) El resumen combinado de mortalidad y resultados no fatales que abarca: a) Años de vida potencialmente perdidos (AVPP). b) Años de vida ajustados por calidad (QUALy). c) Años de vida saludables (HEALy) y d) Esperanza de vida libre de discapacidad (DFLE). Igualmente hay que considerar el DALYs o AVAD, concebido como indicador para valorar la carga de enfermedad y orientar la provisión de servicios; orientar la generación de información; identificar grupos vulnerables; contar con medida comparable para valorar intervenciones. En resumen, el AVAD expresa: el tiempo vivido con una discapacidad y los años de vida perdida debido a muerte prematura; estos se calculan mediante tablas de vida de forma estándar.

Os añado que la OMS ha introducido un indicador en el World Health Report de 2000, como medida de resumen complementaria. En el reporte de 2002 se modificó a Hale Health Adjusted Life Expectancy o Esperanza de vida ajustada por salud, la cual es más fácilmente interpretada; que centra una connotación positiva y junto con el indicador AVAD permite identificar poblaciones o grupos prioritarios que resulta de gran utilidad para los responsables de la toma de decisiones y junto con la frecuencia del evento/enfermedad permite valorar la potencialidad de intervenciones.

Os comento que dos de los problemas de salud individual y de salud pública que ahora están afectando más a nuestro país son los trastornos mentales y las adicciones. En la Academia Nacional de Medicina recién se realizó el Simposio sobre Salud Mental en el que participaron, entre otros académicos, la doctora María Elena Medina-Mora Icaza, quien en su ponencia titulada “Trastornos mentales en la salud pública” hizo un resumen de los mismos comentando sobre los últimos estudios de la carga global de estos trastornos, indicando como están los homicidios, los accidentes de tráfico, el suicidio, así como los cambios que han existido de 1990 a 2010 y como pasaron a ser parte de las primeras diez causas de muerte asociadas a las enfermedades mentales. Si se desglosan los indicadores de AVAD 2010 se observa que para las mujeres la depresión está en el primer lugar y segundo para los hombres y con relación al consumo de drogas en las mujeres está en el lugar 16 y en los hombres en el quinto lugar. Señaló que la estimación global indica que 7.5% de la carga son de 15 millones de DALYs. Por su parte, el doctor Carlos Campillo, con el tema “Hospital General y Hospital Psiquiátrico” comentó que México tiene rezago en la atención de las personas con trastornos mentales de más de 40 años. Esto es principalmente porque los servicios asistenciales no son accesibles, la cobertura de atención es menos de 20%. Añadió que hay un número significativo de enfermos siquiátricos de estancias de tiempo prolongado que sufren inequidad y discriminación en su atención y no se atiende sus problemas relacionados con alcohol y droga. Que aun cuando este es un fenómeno universal es ocasionado por falta de voluntad política del Estado y de la sociedad; los interesados carecen de voz propia y la estructura del sistema asistencial de salud es ineficiente.

TRES APOSTILLAS. El doctor Fernando Cano Valle habló de “La atención de las adicciones a los enfermos con trastornos mentales” comentando algunas estadísticas de los problemas de salud mental. Señaló que es el 7.4% de la carga de la enfermedad mundial. Enfatizó que hay una división entre la salud mental y la física, que los factores causales son múltiples: biológicos, sociales, sicológicos y que los pacientes migran de un diagnóstico a otro y se sobreponen las manifestaciones clínicas. Comenta sobre la adicción como una enfermedad mental. Asocia estas adicciones con la comorbildad donde se ha estimado que 50% de los pacientes con trastornos mentales consumen sustancias adictivas y viceversa, y que menos de 5% recibe atención siquiátrica. Puntualizó que el trastorno mental menos severo con consumo de sustancias adictivas implica servicios de salud mental de atención primaria. Cuando aumenta la severidad de la enfermedad tiene que ser atendida en un centro especializado de adicciones. SALUD Y SALUDOS.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red