Los “datos duros” vs. la atención humanística

Es inapropiado prescindir de escuchar al enfermo sobre sus malestares, sobre su entorno familiar y social.

COMPARTIR 
Alfonso Aguilar 11/05/2014 00:39
Los “datos duros” vs. la atención humanística

SALUD. En la actual práctica de la medicina se tiende a aceptar como verdadera información científica sólo a los “datos duros” (hard data) que están conformados por la cifras numéricas de las varias decenas de componentes químicos de la sangre, así como la información, objetiva, y reproducible que proporcionan los estudios imagenológicos, gammagráficos, y otros, a los cuales ahora se tiene acceso en el estudio cotidiano de una enfermedad. Por desfortuna en la referida práctica médica muchos médicos tienen un desdén total al papel que desarrolla el interrogatorio y el examen físico minucioso y completo del paciente y le dejan sólo a la tecnología el dictamen del diagnóstico en el que sustentarán el tratamiento. Lamentable es inapropiado prescindir de escuchar al enfermo sobre sus malestares, sobre su entorno familiar y social, así como que se le prive de la confianza que da el que se le ausculte y palpe su cuerpo que es eso: un organismo humano y no un simple objeto en el que se buscan cifras de laboratorio e imágenes. No se está negando el indudable valor de este par de informaciones. Se trata, sí, de recordar y poner énfasis sobre algunos errores e inconvenientes en el uso de los llamados “estudios complementarios” en el establecimiento de un diagnóstico correcto alrededor de las manifestaciones clínicas presentadas por el enfermo.

Os recuerdo que dentro de estos estudios complementarios están los que utilizan las radiaciones ionizantes que son un tipo de energía liberada por los átomos en formas de ondas electromagnéticas (rayos gamma o rayos X) o partículas (alfa y beta, y neutrones). Con  base en que la exposición prolongada o repetitiva a los rayos puede afectar al organismo humano existe la “norma oficial mexicana 146-SSA 1996” que debe ser acatada en el empleo de los rayos X. De los otros estudios de imagenología con los que hoy se cuentan están la Resonancia Magnética que no emplea radiaciones ionizantes, sino que utiliza campos magnéticos para inducir corrientes eléctricas y emplea ondas de radiofrecuencia, un tipo de radiación electromagnética que no es radiación ionizada. En cambio la Tomografía Axial Computarizada (TAC) utiliza rayos X para detectar y para registrar la radiación absorbida por diversos tejidos y órganos, enviando posteriormente los datos a una computadora u ordenador que los transforma en imágenes. En un TAC se utiliza a veces un agente de contraste, sustancia líquida inyectada o ingerida por el paciente para realzar las estructuras. Uno de los efectos primarios de una TC es la exposición a la radiación ionizante de los rayos X que se utilizan y que exponen a quienes se les realiza a una dosis entre cinco y 25 mil sievert (mSv) que puede llegar por encima de 40 mSv que ya pueden causar problemas importantes desde caries hasta elevación considerable de desarrollar cáncer.

Os comento que algo debe hacerse dentro del sector salud tanto para menguar el hecho de la duplicidad o triplicidad de servicios médicos en los que están afiliados (Seguro Social, ISSSTE, Secretaría de Salud) pertenecientes al gobierno federal como también establecer normas o indicaciones que impidan o abatan el absurdo de que a pacientes que se les acaban de realizar estudios de imagenología —que no suelen variar de un día para otro—, por haber sido efectuados en otra instancia de dicho sector distinto a la que ahora consultan se les rechacen éstos y soliciten su repetición con lo que además de retardar su tratamiento se incrementan los gastos extras para los servicios de salud federales.

TRES APOSTILLAS. En 1922 se institucionalizó el El Día de la Madre por iniciativa de Rafael Alducin Bedoya (RAB) fundador en 1917 de este diario Excélsior. RAB nació en 1899 y falleció el 30 de abril de 1924: dos años después de haber institucionalizado el Día de la Madre. Falleció al sufrir una caída de un caballo, y fue atendido infructuosamente, por la intensidad de las lesiones en el Hospital Francés de la Ciudad de México.----- Preocupante resulta conocer que está creciendo la muerte materna por enfermedad. Las causas indirectas que provocaron el mayor número de muertes maternas en México en 2013 muestran, por primera vez que murieron más embarazadas por la complicación de una enfermedad como cáncer, diabetes, cardiopatías, VIH/sida o lupus que por hemorragias transparto o por enfermedades intempestivas del embarazo.----- Datos de la Dirección de Epidemiología de la Secretaría de Salud comentan que de las 925 mexicanas que murieron el año pasado 337 ya estaban enfermas de alguno de los padecimientos citados. SALUD Y SALUDOS.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red