La mayor morbilidad, causada por iniquidades y pobreza

La OMS muy pragmáticamente define a la desigualdad social como la enfermedad más mortal en el orbe.

COMPARTIR 
Alfonso Aguilar 27/04/2014 00:00
La mayor morbilidad, causada por iniquidades y pobreza

SALUD. La morbimortalidad es un concepto fundamentalmente médico que combina dos términos: morbilidad y mortalidad. El primero implica la presencia de determinados tipos de enfermedades que suelen derivar en defunción. El segundo (mortalidad) infiere a aquellas que directa o irremediablemente provocan fallecimiento. Se emplea el vocablo morbimortalidad particularmente para referirse a aquellas enfermedades causantes de muertes en poblaciones, espacios y tiempos. De hecho, no necesariamente se muere a causa de una enfermedad. De siempre, pero sobre todo actualmente, muchos seres humanos mueren a causa de la violencia en sus múltiples manifestaciones, ya sea causada por otros o autoinflingida —suicidios— en pleno usufructo de la salud, en cuyo caso no está presente morbilidad alguna. Por desfortuna las principales generadoras de morbilidad, y por ende de mortalidad, son las iniquidades y la pobreza. A) Las determinantes sociales de las iniquidades son: desigualdad socioeconómica (acceso desigual a la educación, al empleo y a la renta, entre otras). B) Desigualdad de las condiciones de vida y del trabajo desde la niñez hasta la vejez. C) Desigualdad en el acceso a los recursos. D) Desigualdad en el estilo de vida (tabaco, dieta, actividad física y otras). Los elementos clave de desigualdades en salud son enormes, progresivas, adaptativas y modificables (lo que constituye la “ley inversa” de la atención sanitaria), también son históricas y cambiantes.

Os recuerdo que los mecanismos o guías que originan las iniquidades sanitarias son: 1) Distintos niveles de poder y de recursos. Habitualmente a mejor posición más poder con mayor opción de no perder la salud. 2) Distintos niveles de exposición al riesgo para la salud. 3) Efectos diferentes con el mismo nivel de exposición (igual exposición con efectos más perjudiciales). 4) La acumulación de la desigualdad. 5) Las diferencias en los efectos sociales y económicos de la enfermedad. En lo referente a que la pobreza propicia la morbilidad, esto, facilita la irrupción de enfermedades que suelen provocar la muerte, no existe duda alguna de que enfermarse acentúa la pobreza de quienes ya transitan por la precariedad económica.

Os comento que la OMS muy pragmáticamente define a la pobreza como la enfermedad más mortal en el orbe. Tal situación socioeconómica afecta a más de mil millones de personas de todas las edades en todo el mundo, de las cuales 70% son mujeres, según tiene documentado el Fondo de las Naciones Unidas Para las Mujeres. En los países de bajos ingresos menos de una cuarta parte de la población llega a los 70 años, y más de una tercera parte de todos los fallecimientos se producen en menores de 14 años de acuerdo con lo que señala la OMS. Las enfermedades infecciosas, como las pulmonares, las diarreicas, el VIH/SIDA, la tuberculosis y el paludismo son las que cobran más vidas en esas naciones. Además, las complicaciones del embarazo y el parto juntas son aún una de las principales causas de defunción, ya que acaba con la vida de madres y lactantes.

TRES APOSTILLAS. En los países de bajos ingresos las enfermedades que cobran más muertes, de acuerdo con datos de la OMS de 2010, son: 1) Infecciones de las vías respiratorias inferiores: 2.94 millones de defunciones. 2) Enfermedades diarreicas: 1.81 millones de defunciones. 3) VIH/SIDA: 1.51 millones de defunciones. 4) Tuberculosis: 0.91 millones de defunciones. 5) Malaria (paludismo): 0.86 millones de defunciones.----- En los países más pobres 36% de las defunciones son de menores de 15 años. Para los países de medianos ingresos ese índice baja 10% y el de altos ingresos es de solo 1%.----- A decir de la agrupación Médicos Sin Fronteras cada año mueren más de 14 millones de personas a causa de males infecciosos o parasitarios. Los más comunes son: el cólera y otras afecciones diarreicas epidémicas, dengue hemorrágico, enfermedad de Chagas, esquistosomiasis, filariasis linfáticas y helmintiasis. Muchos de estos males están relacionados por la desnutrición, la falta de acceso a la atención médica y la falta de salubridad. Mil millones de personas padecen enfermedades tropicales desatendidas (ETD) pese a que éstas han sido erradicadas en muchas partes. Otro mal que afecta a los menores es la desnutrición (inseparable acompañante de la pobreza). Al presente, en el mundo 115 millones de menores de 15 años presentan insuficiencia ponderal o desnutrición. Lo dicho, inequidad y pobreza, que siguen campeando en el mundo, son los mayores productores de morbilidad y mortalidad. SALUD Y SALUDOS.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red