La salud no es privilegio, es un derecho

En muchos casos la pérdida de salud se debe a predisposiciones genéticas o a que las personas se la van deteriorando de motu proprio.

COMPARTIR 
Alfonso Aguilar 23/02/2014 00:52
La salud no es privilegio, es un derecho

SALUD. El goce del grado máximo de salud que se puede lograr, es uno de los derechos fundamentales de todo ser humano. El derecho a la salud significa que los Estados, o sea los gobiernos, deben incrementar las condiciones en las que todas las personas puedan vivir lo más saludablemente posible. El derecho a la salud no debe entenderse como el derecho inalienable a estar sano, ya que en muchos casos la pérdida de ella, se debe a predisposiciones genéticas o a que las personas se la van deteriorando de motu proprio al optar por determinados estilos de vida —independientemente de su posición económica— que de antemano saben que pueden enfermarlas; acción y advertencia que es lo que se conoce como “la prevención” que básicamente promueve la Medicina Preventiva, pero a la que no le hace caso un amplio sector de los seres humanos. Desde luego que se sabe y reconoce que cuando se vive en la pobreza, sobre todo en la pobreza extrema, ésta se vuelve cultivo de múltiples factores desencadenantes de enfermedades. Igualmente se conoce que cuando las personas pobres se enferman tratan de curarse, careciendo de servicios médicos asistenciales por carecer de trabajo, les resulta catastrófico.

Os recuerdo que contar con salud no es un
privilegio que deban usufructuar sólo una parte no muy grande de la humanidad: es un derecho. Derecho a contar con agua, saneamiento, alimentos de calidad y en cantidad suficiente, vivienda adecuada y atención a la salud, la cual lleva como sigla o acrónimo: DAAC. Disponibilidad; se deberá contar con números suficientes de establecimientos, bienes y servicios públicos de salud (ebysps) así como de programas de salud bien delineados y en operación. Accesibilidad. Los (ebysps) deberán ser accesibles a todos. La accesibilidad presenta cuatro dimensiones: No discriminación. Accesibilidad física. Accesibilidad económica (asequibilidad); Acceso a la información. Aceptabilidad. Todos los ebysps deben ser respetuosos de la ética y culturalmente apropiados, al igual que sensibles a los requerimientos de género y del ciclo de vida. Calidad, los (ebysps) deben ser apropiados desde el punto de vista científico y médico y ser de la mejor calidad posible.

Os añado, que al igual que todos los derechos humanos, el derecho a la salud impone a los estados tres tipos de obligaciones: Respetar. Significa simplemente no tener ingerencia, no perjudicar, el disfrute del derecho a la salud. Proteger. Significa adoptar medidas para impedir que terceros (actores no estatales) interfieran en el disfrute de ese derecho. Cumplir. Significa adoptar medidas positivas para dar plena efectividad al derecho a la salud (por ejemplo adoptando leyes, políticas o medidas presupuestales apropiadas).

TRES APOSTILLAS. Todo lo anterior sobre el derecho a la salud tiene o debería de tener validez en todo el mundo, México incluido. Con la finalidad de contar con mayor información para conocer en el México actual la brecha entre el reconocimiento del derecho a la salud que debe de gozar la ciudadanía y el ejercicio efectivo de los servicios de salud, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) acaba de realizar, por una solicitud de la Cámara de Diputados, el estudio Indicadores del acceso y uso efectivo de los servicios de salud afiliados al Seguro Popular a nivel nacional.-----Entre 2008 y 2012 la carencia por acceso a los servicios de salud disminuyó considerablemente al pasar de 42.8 millones de personas (38.4%) en 2008 a 25.3 millones de personas (21.5%) en 2012 de acuerdo con la medición de la pobreza realizada por el Coneval quien precisó que esta importante disminución se debió, principalmente, al incremento a la afiliación al Seguro Popular.-----Entre los indicadores que Coneval analizó fueron la disponibilidad, la accesibilidad y la utilización de calidad. El diagnóstico que hizo permite corroborar que la afiliación a los servicios de salud como condición mínima para garantizar el derecho a la salud no es suficiente para asegurar que se ejerza plenamente este derecho. Por ello el análisis del acceso y uso efectivo cobra relevancia, toda vez que aporta información que identifica importantes áreas de oportunidad sobre el deber del Estado para garantizar plenamente el derecho a la protección a la salud de la población. SALUD Y SALUDOS.

Comparte esta entrada

Comentarios