La IDN, flojita y cooperando

A Bejarano no le cabe duda de que será planchado por las grandes tribus.

COMPARTIR 
Adrián Rueda 04/09/2014 00:00
La IDN, flojita y cooperando

Consciente de que en las elecciones internas del próximo domingo corre el riesgo de que su tribu sea borrada del mapa, René Bejarano prepara la carta que siempre usa cuando está en peligro: quiere hacer un pacto de no agresión con las corrientes para que cada quien se quede con lo que tiene.

El de las ligas busca un acuerdo “extralegal” para que nadie se meta con él, a cambio de respetar los demás territorios, solamente que este viejo truco ya se lo sabe todo el mundo y hay consenso para no pactar esta vez.

El domingo se llevarán a cabo las elecciones internas del PRD, de donde saldrán los nuevos consejeros y congresistas del partido, que serán quienes definan al próximo presidente nacional y a los órganos partidistas que decidirán las candidaturas para los procesos de 2015 y 2018.

A estas alturas del partido, a Bejarano no le cabe la menor duda de que será planchado por las grandes tribus que se irán con todo en su contra, a fin de bajarlo de una vez por todas y ponerlo en su real nivel, que es el tercer o cuarto lugar.

Todo el mundo prevé que iniciará su jueguito de siempre, que es tratar de que no le arrebaten todo, pues una de sus máximas es ganar perdiendo o perder para ganar, que en términos llanos significa “de lo perdido, lo que aparezca”.

El alguna vez poderoso líder sabe bien que ni yendo a bailar a Chalma podrá juntar el número de consejeros necesario para medir fuerzas y tratar de conservar al menos las carteras que actualmente tiene; las cuentas no le dan.

De cualquier forma fintará —como siempre— con que trae más canicas de las que en verdad juntó y propondrá que el pastel se reparta mediante un acuerdo, para no pelear.

Cuando alguien le exija que muestre sus cartas, el de las ligas se negará, llamará reventador a quien pida eso, e incluso será capaz de ceder algunos espacios, “en aras de conservar la unidad del partido”, pero en realidad no traerá nada, siempre finta y algunos tragan el anzuelo.

Pero si las internas del domingo son tan importantes, y a la vez definitorias para el futuro político de muchos que se dicen de izquierda, ¿por qué el de las ligas estaría dispuesto a ceder espacios a cambio de no llegar a un conteo de canicas, si de todos modos va a perder?

Porque para él es menos costoso decir que se quedó con menos puestos porque fue a través de un acuerdo político “para preservar la unidad”, que reconocer que en la lucha lo apachurraron y perdió terreno en manos enemigas.

No es lo mismo perder y salir a decir “soy un negociador que busca el bien del partido”, que salir a decir que lo derrotaron y que ya no es el mismo operador eficaz de hace algunos años. Este último discurso lo haría morder el polvo no sólo ante la opinión pública, sino ante sus propios seguidores.

Eso lo saben bien los líderes de las otras tribus y hasta el momento hay el consenso de no pactar con él y no ser rehén de sus bravuconadas de que si no hay “acuerdo político” reventará el proceso y saldrán muy divididos de esta elección.

Más de uno trae ganas para cobrarle viejas afrentas y, de paso, quitarle ese lastre al PRD, pues la imagen de Bejarano le arrastra muchos puntos negativos al partido y sus militantes; la vergüenza es tal que ni sus candidatos se atreven a hacer campaña con una foto a su lado.

Lo único que le quedará será amenazar con llevarse a su rebaño a Morena, y trabajar bajo el agua a favor de los candidatos de El Peje, sin importar dañar al PRD… pero habría que ver quiénes jalarían con él, porque el control de sus huestes ya no lo trae.

CENTAVITOS… Parece que ahora sí ya hay resultados de las investigaciones por lo de la Línea 12 del Metro, aunque los nombres de quienes deberán defenderse ante un juez por tan tremendo robo a la ciudad se darán a conocer hasta que pasen las elecciones perredistas e incluso se podrían reservar para el 2º Informe de Miguel Ángel Mancera, para que tenga más fuerza.

Comparte esta entrada

Comentarios