¿Es Mauricio la solución del PRI?

Se sacó la lotería sin comprar boleto y ahora no sabe qué hacer con la silla.

COMPARTIR 
Adrián Rueda 09/07/2014 00:00
¿Es Mauricio la solución del PRI?

Sin la experiencia de haber ganado una sola elección para llegar a los puestos que ha tenido en el partido, Mauricio López Velázquez fue habilitado como la solución del PRI-DF para recuperar la ciudad a partir de 2015.

En una de sus primeras declaraciones dijo que su antecesor no hizo lo suficiente por el PRI en los meses que estuvo al frente, pero Mauricio olvida que él estuvo en el equipo que dominó el partido 17 años y que no tan sólo “no hicieron lo suficiente”, sino que incluso llegaron a caer hasta el cuarto lugar en la ciudad.

También olvida que asesoró a Beatriz Paredes Rangel las dos veces que contendió por la jefatura de Gobierno del Distrito Federal y en ambas fracasó estrepitosamente; la exgobernadora tlaxcalteca lo rescató en la Fundación Colosio.

Cierto que López Velázquez ha tenido algunos cargos directivos en el partido e incluso fue diputado local a la Asamblea Legislativa, pero en todos los casos llegó por dedazo, jamás a través de los votos.

El nuevo presidente del PRI-DF no sabe de elecciones, nunca ha sido candidato ni siquiera en las de su colonia y, lo más importante, no tiene equipo territorial para operar en las calles de la ciudad.

En todo caso tendrá que pedir favores al grupo de su odiado rival Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, dueño de los consejos delegacionales y el consejo político.

Ya va para un mes en el cargo y, fuera de recitar un decálogo inicial, no ha hecho nada, al grado que ni siquiera se ha atrevido a armar un equipo propio que lo acompañe en el comité directivo, por el miedo de molestar a sus adversarios internos.

En lugar de recorrer el DF, como lo tendría que hacer un líder, Mauricio ha organizado  unos cuantos eventos en lugares cerrados y ha recorrido las redacciones ofreciendo entrevistas, pero la militancia no sabe qué esperar de él ni hacia dónde quiere ir… si es que quiere ir a algún lado.

¿Pero con qué credenciales va a organizar al PRI en el terreno de juego si la presidencia en el DF le cayó del cielo? Se sacó la lotería sin comprar boleto y ahora no sabe qué hacer con la silla.

En privado reniega de su mentora María de los Ángeles Moreno, por el hecho de que no es bien vista por el presidente Enrique Peña  ni sus colaboradores, pero no lo dice en público para no bronquear con ella, le tiene miedo.

El nuevo dirigente priista se ve como paralizado y eso no es bueno, pues llegó como solución y hasta el momento se ve más como un lastre, sobre todo que en las bases siguen esperando que dé color.

No les parece muy confiable, sobre todo porque participó en el hundimiento del partido en la ciudad y porque el único mérito que le ven para llegar a la dirigencia local es ser protegido de alguien poderoso, que lo impuso por encima del voto de la militancia.

Incluso muchos dicen que si uno de los argumentos del PRI para quitar a Cuauhtémoc Gutiérrez de la presidencia del partido fue por feo y negro, lo que afectaba la imagen tricolor, con Mauricio no es muy diferente la cosa.

Que es tan negro, tan feo y con historias tan negras, como todo político, con dos grandes diferencias. La primera que no es chaparro —rebasa el 1.90—; y la segunda es que no conoce la calle.

Y aquí cabe hacer la pregunta si el excoordinador de asesores de Miguel Ángel Osorio Chong será en verdad la solución del PRI para recuperar la ciudad.

CENTAVITOS… Antes de llegar al Movimiento Ciudadano, Rafael Ochoa Guzmán, exlíder del SNTE, estuvo a punto de engrosar las filas del PRD, pero la indecisión de las tribus como la de René Bejarano y de Los Chuchos canceló su ingreso. A ver si los amarillos no se arrepienten después de haber dejado ir una importante canastita de votos, pues el exbrazo derecho de Elba Esther Gordillo aún tiene ascendencia sobre un buen  número de votos de maestros, que entre otras cosas saben operar elecciones. Y conste que lo tuvieron a la mano por la intermediación de Daniel Langrave, un experimentado operador político de las izquierdas.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red