Marcelo se pinta de naranja

Insistió en ser presidente nacional del PRD; Los Chuchos le dijeron que no.

COMPARTIR 
Adrián Rueda 07/07/2014 00:00
Marcelo se pinta de naranja

El enésimo cambio de camiseta de Marcelo Ebrard se sabía desde hace meses, cuando se atrevió a rechazar la oferta de Los Chuchos para ser diputado federal en 2015 y coordinador de la fracción del PRD en San Lázaro.

Esta jugada le permitiría no sólo sobrevivir políticamente, sino proyectarse a la candidatura presidencial de la izquierda en 2018; el ex jefe de Gobierno del DF rechazó el ofrecimiento.

Le pareció muy poco y, a pesar de que no tener fuerza al interior, insistió en ser presidente nacional del PRD, a lo que Los Chuchos le dijeron que no.

Amenazó con irse del partido si no cedían a su caprichito y le hicieron una contra-oferta: además de su posición como líder de los diputados amarillos, le abrirían algunos espacios para sus cercanos en la ALDF, San Lázaro y hasta una que otra delegación.

Volvió a decir que la propuesta no estaba a su altura y que Dante Delgado le ofrecía eso y más en el Movimiento Ciudadano; Los Chuchos le dieron la bendición y ahí acabó el romance.

A pesar de nunca reconoció públicamente su interés de vestirse de naranja, la operación para pasarse al MC se puso en marcha, pero antes buscaría un pretexto para irse del PRD y, de paso, golpear a ese partido, especialmente a la tribu Nueva Izquierda.

Quiso copiar el esquema de Andrés Manuel López Obrador, de hacerse la víctima y buscar otra opción, evitando que lo calificaran de traidor y alegando que le cerraron los espacios y por eso se tuvo que ir.

Para ello intentaría primero que la elección para la presidencia del PRD fuera abierta, se anotaría como candidato y esperaría a que lo plancharan para alegar marranadas y renunciar a su enésimo partido.

Claro que la red del Movimiento Ciudadano ya lo estaría esperando para cacharlo, pero Marcelo no contaba con que uno de los tantos flancos abiertos, el gran fraude de la Línea 12 del Metro, sería el primer obús que lo bajaría de su nube.

Ya sin amarras en el PRD, a Ebrad no le quedó más remedio que abrir su juego y en una de sus últimas misas ante sus escasos seguidores, en su edificio de la colonia Nativitas, les  dijo que una vez que pasaran las elecciones perredistas se iría con Dante.

Las señales de este cambio son cada vez más claras y, por ejemplo, el fin de semana Ricardo Mejía, vicecoordinador del MC en San Lázaro, pidió la renuncia de Joel Ortega como director del Metro por la parálisis de la Línea 12.

Este diputado, integrante de una de las tantas comisiones que investigan el fraude de la llamada Línea Dorada, es el único que no ve irregularidades de Marcelo y que le echa la culpa a Ortega, cuando todos los estudios apuntan al ex jefe de Gobierno.

Claro, se trata del Movimiento Ciudadano al que Ebrard y los suyos se irán, pero en peores condiciones de las que le ofrecían Los Chuchos en el PRD.

CENTAVITOS… Y hablando de la Línea 12, el que anduvo de visita en el DF fue el ex ombusdman capitalino Emilio Álvarez Icaza, quien además de grillar para ver si puede empujar a uno de los suyos a la CNDH, le echó un ojo al tema de la Línea Dorada por si puede ayudar a su amigo Ebrard y colaboradores implicados… Por cierto, luego de que hace siete meses buscó y perdió la presidencia de la Comisión de Derechos Humanos del DF, el consejero de esa institución Manuel Fuentes insiste en tumbar el proceso que llevó al cargo a Perla Gómez. Con el pretexto de que el amparo que ya le fue negado en primera instancia será revisado, quiere volver a hacer ruido a pesar de que sabe que será rebotado por improcedente. Lo interesante es que esta vez la CDHDF podrá declarar como tercera interesada y evidenciará el conflicto de intereses que tiene Fuentes por su doble calidad de impugnador y consejero… Tras la versión de que el empresario Mateo Codinas, supuesto proveedor de la delegación, pagó el viaje a Brasil a los panistas Sergio Eguren y Rafa Medina, presos por ataque criminal, el delegado Jorge Romero ordenó cerrar en el portal de la Benito Juárez el acceso a la lista de proveedores. ¿Le saca a algo el bueno de  Jorgito?

Comparte esta entrada

Comentarios