Invade la “encuestitis” a perredistas

Los contendientes sacan sus artimañas al grado de actuar como puercos en el lodo.

COMPARTIR 
Adrián Rueda 08/05/2014 00:00
Invade la “encuestitis” a perredistas

Aunque aún falta más de un año para las elecciones intermedias, en el PRD ya se agita el tablero político de los que aspiran a prorrogar el hueso, lo que por supuesto alimenta la manipulación que de todos los procesos hacen sus dirigentes.

Como en ese partido le temen a las elecciones internas, pues invariablemente los contendientes sacan a la luz toda clase de artimañas al grado de actuar como puercos en el lodo, desde hace tiempo han optado por la elección a través de encuestas.

Y es que los pleitos internos del PRD han sido históricos, comportándose como verdaderos cochinos y haciendo cosas mucho más sucias que las que, afirman, les hacen a ellos en las elecciones constitucionales.

De entrada, todo el que quiera anotarse para un cargo debe entrarle con una lana por delante para que el líder mande a hacer encuestas, y medirlo con el resto de los aspirantes. Al menos así se estila en la corriente de René Bejarano.

Ahí el esposo de la senadora Lola Padierna pide dinero a los candidatos para mandar a hacer las respectivas mediciones y sólo él se entera de los verdaderos resultados, los cuales administra.

Si un candidato tiene posibilidades, el dirigente le dice que en la encuesta le fue muy mal, pero que él lo puede ayudar. Claro… a cambio de estructura y de los puestos más apetecibles tanto en delegaciones como en la ALDF o San Lázaro.

Él manda a hacer las encuestas con su empresa de cabecera —por cierto ya muy quemada— y enseña a los interesados solamente los números que le interesa que vean, no los reales. Y como las tendencias son acordadas previamente con su encuestadora, que por cierto es franquicia de una empresa gringa…

Aunque todo mundo conoce el gastado truco de Bejarano, los perredistas son primarios. Se dejan engañar y aceptan con la cabeza baja el veredicto; no se atreven a levantar la voz, salvo en contadísimas ocasiones.

Una de esas excepciones ocurrió en 2012 en Azcapotzalco, donde, según las encuestas de René, el favorito era su cuñado Toño Padierna, consentido de Lola y sus dos hermanas, pero Sergio Palacios, también aspirante, no se la compró.

Palacios desafió al oscuro profesor y exigió realizar otras encuestas con tres empresas diferentes, pues no le cabía que la encuestadora de Bejarano reportara que lo conocía menos de 3% de la población, cuando llevaba dos administraciones haciendo campaña.

Se realizaron las nuevas encuestas y Palacios exhibió la trampa que el líder (in)moral de la IDN le quería hacer. Fue candidato y luego delegado, aunque algunos dicen que en realidad lo dejaron pasar porque Toño Padierna no es bien visto por su cuñado.

Como quiera, cada tres años se repite el numerito y los aspirantes son timados, primero con dinero, y luego con la negociación de sus candidaturas. Sus nombres son intercambiados en el draft perredista, y si salen premiados les cobran con dinero y estructura.

En el PRD están conscientes de todo ello y aun así dejan que sean unos cuantos los que impongan los tiempos políticos, los que detonen la agenda a su conveniencia, por la sencilla razón de que carecen de otros líderes que los cohesionen.

Y ni modo, aunque juran que esta vez sí habrá cambios, de momento no se ve quién se anime a hacerlos.

CENTAVITOS… Nelson Toledo, el hermano de El Tomate, fue implicado en un tema de moches y quizá sea cierta la información. Lo extraño es que se divulga justo después de que había sido entrevistado como aspirante a contralor General del IEDF, donde el que controla el jugoso presupuesto es Bejarano… Tras aprobarse el canal de TV en la ALDF, los diputados buscan director, pero, a como se las gastan, no vaya a ser que en Donceles pase lo mismo que en el GDF, donde llegó Marcela Gómez Zalce a Capital 21 y nadie la controla. Los secretarios se quejan de que les sigue pasando la charola y que ejerce vetos de los que ni el propio Héctor Serrano, secretario de Gobierno, se escapa a pesar de que la apoyó a que llegara... y todo porque lo acusan de haberle volteado bandera a Marcelo Ebrard, jefe de Marcela.

Comparte esta entrada

Comentarios