La Volpe y Cuauhtémoc, monstruos

Ambos personajes fueron víctimas de sus propios jefes.

COMPARTIR 
Adrián Rueda 05/05/2014 00:00
La Volpe y Cuauhtémoc, monstruos

Los dos fueron acusados de abuso contra mujeres y en ambos casos sus respectivos patrones los separaron de sus cargos, los crucificaron ante los medios y los obligaron a responder ante la ley, aunque en circunstancias muy distintas.

Ricardo Antonio La Volpe, exentrenador nacional, fue acusado de “conductas inapropiadas” por la podóloga del Guadalajara, y por tal motivo exhibido como depredador sexual ante la prensa y obligado a dejar la dirección técnica de Las Chivas.

El dueño de ese equipo, Jorge Vergara, dijo ante los micrófonos que en su equipo no iba a permitir que se le faltara el respeto a las mujeres, por lo que decidió cesar al argentino, que enfrenta una denuncia penal.

No le constan los hechos, pero dio por buena la versión de la podóloga del equipo y por eso tomó la decisión de echar al entrenador.

Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, presidente del PRI-DF con licencia, fue acusado de tejer una red de prostitución al interior del partido, y por ese motivo fue exhibido como depredador sexual ante la prensa y obligado a dejar la dirección del partido.

El presidente nacional del PRI, César Camacho Quiroz, dijo ante los micrófonos que en su partido no se iba a permitir que se le faltara el respeto a las mujeres, por lo que pidió a Cuauhtémoc alejarse del cargo y enfrentar la denuncia penal.

No le constan los hechos, pero dio por buena una versión anónima y por eso tomó la decisión de solicitar la licencia de su dirigente del DF.

En el caso de La Volpe hay una denuncia penal de la supuesta afectada y la autoridad ya investiga el caso. Es una sola versión contra el entrenador, quien ha negado todo y dice que tendrán que probarle la acusación, pues ya le hicieron un daño moral.

En el caso de Gutiérrez de la Torre no hay ni una víctima que lo señale, sólo una denuncia por parte de Raúl Flores, líder del PRD-DF al que no le consta nada. La autoridad ya investiga y ha declarado a 35 personas, sin encontrar nada, pero el daño moral ya está hecho.

El entrenador argentino denunció en conferencia irregularidades en Las Chivas; aceptó haber visitado a la podóloga, pero negó cualquier falta en su contra. El dirigente priista también negó haber contratado a edecanes para prostituirlas y rechazó cualquier falta.

En las redes sociales y en la opinión pública La Volpe es considerado víctima de Vergara y de su esposa; opinan que la joven podóloga es una arribista y 90% piensa que el argentino es inocente, aunque haya estado en el lugar, en paños menores, y enfrente una acusación directa. En los mismos medios, Gutiérrez de la Torre es considerado por 99.9%  como cerdo asqueroso, depredador sexual, aunque no esté en ningún video ni audio, y luego de un mes no haya un solo señalamiento directo en su contra.

Ambos personajes fueron víctimas de sus propios jefes —La Volpe de Vergara y Cuauhtémoc de César Camacho—; los exhibieron en público y los corrieron por medio de la prensa sin pruebas sólidas de lo que se les acusa.

¿Por qué entonces el argentino es una víctima y 90% repudia a Vergara y el mexicano es un monstruo y todo mundo le da la razón a Camacho?

CENTAVITOS… Más de un perredista levantó la ceja cuando Leonel Luna tomó el micrófono como orador oficial del evento de fin de semana de la IDN en el Auditorio Nacional, pues no se trató de un evento vecinal, sino de la reunión de la corriente más beligerante del perredismo a la que le urgen nuevos liderazgos. Fue raro escuchar a Leonel llamando a manifestaciones callejeras para protestar contra las leyes secundarias de la Reforma en Telecomunicaciones, pero más raro fue verlo hablar a nombre de IDN ante distinguidos invitantos de otras corrientes. ¿Por qué fue Luna el elegido?, se preguntaban los más cercanos a René Bejarano y Lola Padierna. Por lo que sea, pero al que le cedieron la participación estelar fue al delegado en Álvaro Obregón y ya medio mundo anda queriendo descifrar el mensaje.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red