Frena lío conyugal cambio en PT

Llegó la orden de Beto Anaya para que todo quedara igual hasta septiembre.

COMPARTIR 
Adrián Rueda 29/04/2014 02:35
Frena lío conyugal cambio en PT

Una contraorden firmada de última hora por Alberto Anaya Gutiérrez, líder nacional del Partido del Trabajo, desconoció la orden de su esposa para destituir a la diputada Miriam Saldaña como coordinadora de la fracción petista en la Asamblea Legislativa.

El escrito de remoción, firmado originalmente por la profesora Lupita Rodríguez, esposa de Anaya e integrante de la Coordinadora Nacional del PT, máximo órgano de gobierno del partido, fue desechado por indicaciones superiores.

En el documento que destituía a la diputada Saldaña, se estipulaba que a partir del próximo jueves el nuevo coordinador de la fracción petista en la ALDF sería el diputado Genaro Cervantes Vega, y de eso ya tenía conocimiento la Comisión de Gobierno.

Pero el fin de semana llegó la orden de Beto Anaya para que todo quedara igual hasta septiembre próximo, cuando entraría en vigor la remoción de Saldaña, a quien le darán como consolación la Comisión de Vivienda que actualmente tiene Cervantes.

En la cúpula del PT se dice que el argumento que le dieron a Cervantes para que se aguantara cinco meses más es que el único que le sabe al asunto de la vivienda es él, y que este tiempo le permitiría sacar todos los pendientes de su comisión.

Por supuesto que se trató de un pretexto, pues en el fondo existe una disputa muy particular entre Anaya y su esposa Lupita, viejos camaradas de luchas sociales, que se han distanciado precisamente por sus desacuerdos para decidir quién coordina el partido en Donceles.

La manzana de la discordia entre ellos ha sido, casualmente, la diputada Saldaña, al grado de que en un tiempo los fundadores del movimiento Tierra y Libertad en Nuevo León estuvieron cada uno por su lado mientras pasaba el temporal.

Aunque nació en Aguascalientes en 1946, Anaya fincó sus reales en tierras neoleonesas y en 1990 fue uno de los fundadores del PT. En esa zona fincó el negocio que durante tantos años ha manejado muy bien la profesora Lupita, como todo mundo conoce a su esposa, y que es el manejo de Centros de Desarrollo Infantil (Cendis).

Nadie duda de que este desencuentro por la coordinación del Partido del Trabajo en la ALDF vaya a cimbrar de nuevo la relación entre ellos, que además de pareja son camaradas de lucha.

Y es que la orden hacia el diputado Cervantes fue que rompiera el nombramiento firmado por la maestra Lupita, que lo hacía coordinador de la fracción en Donceles.

Algunos quisieron ver detrás de esta jugada la mano de Adolfo Orive, el líder petista en el DF, pero en realidad el diputado federal no hace el menor intento por meterse, toda vez que por propia voz de Saldaña sabe que en el GDF no quieren saber nada de él.

Y cómo no, si cuando el PRD definía al interior entre Alejandra Barrales y Miguel Ángel Mancera para la candidatura al gobierno capitalino, Orive no se guardó ningún calificativo en contra del entonces procurador del DF, que a la postre ganó la Jefatura de Gobierno.

Por cierto, es chistoso que, aunque es un asunto interno del PT —y Anaya ahí sí es muy vertical—, sean las tribus perredistas quienes se precien de decidir los cambios al interior del grupo petista, apadrinando cada quien a sus gallos.

 

CENTAVITOS… De hoy en adelante quien quiera ser político no debe llamarse  Cuauhtémoc, pues en las últimas semanas ese nombre no ha visto la suya. En el PRD, Cuauhtémoc Cárdenas ha arrastrado los blasones y a sus 80 años fue despreciado como candidato de unidad a la dirigencia nacional; en el PRI ya todo el mundo sabe la historia de Cuauhtémoc Gutiérrez, quien tuvo que dejar la presidencia del partido en el DF ante acusaciones no comprobadas, y ahora es a Cuauhtémoc Velasco, coordinador del Movimiento Ciudadano en la ALDF, a quien le rebotaron su idea de una nueva Ley de Candidaturas Independientes, por la sencilla razón de que su planteamiento, además de loco, es ilegal… Eso es en la política, porque si nos vamos a los deportes, Cuauhtémoc Blanco sufrió el desprecio de su América para que se despida en ese club. Como que anda saladito el nombre, ¿no?

Comparte esta entrada

Comentarios