Las pulgas se le cargan a Marcelo

Ebrard tomó el mando de la Policía del DF y decidió atacar.

COMPARTIR 
Adrián Rueda 14/04/2014 01:26
Las pulgas se le cargan a Marcelo

Dicen que al perro más flaco se le cargan las pulgas y eso le pasa a Marcelo Ebrard, que luego de los calificativos de corrupto e inepto por las anomalías en la Línea 12, ahora los capitalinos lo podrán culpar de la indemnización que con recursos públicos tendrá que hacer el GDF a los detenidos por los desmanes del 1 de diciembre de 2012.

Ese día, luego de que Enrique Peña Nieto rindiera protesta ante el Congreso como Presidente de México, grupos de anarquistas vandalizaron el centro de la Ciudad de México atacando comercios, edificios públicos y a ciudadanos ante la pasividad de la policía.

Casi al final, y ya cuando los vándalos habían huido, Ebrard tomó el mando de la Policía del DF y decidió atacar. Por radio dio instrucciones a los encargados de los operativos para “encapsular y detener” a manifestantes. Al verse presionados por su jefe, los policías detuvieron a todo el que se moviera, sin importar si fuera vándalo o no, y los presentaron ante el Ministerio Público; la mayoría terminó en un reclusorio. Si bien es cierto que algunos de los detenidos eran pillos, la mayoría sólo fueron espectadores, lo cual quedó demostrado en los audios y videos entregados a la Comisión de Derechos Humanos del DF, en ese tiempo a cargo de Luis González Placencia.

El año pasado, la Comisión dio un informe en el que criticó la actuación policiaca, aunque se guardó la parte que inculpaba directamente a Ebrard, con el que González Placencia había tenido serias diferencias, pero prefirió ser prudente ante sus intenciones de reelegirse como ombudsman, cosa que al final no logró.

En los audios y videos en poder de la CDHDF, y que nunca se dieron a conocer, se escucha a Marcelo dar órdenes directas a los policías, a quienes presionó para arrestar a los manifestantes en la Avenida Juárez y calles aledañas. Desde el centro de mando policial y a través de cámaras de seguridad, el entonces jefe de Gobierno alertaba a los mandos policiales de que no dejaran que los anarquistas se juntaran con una marcha de maestros que se aproximaba, y regañaba a todo mundo por no hacer detenciones.

En los audios se escucha con claridad la orden de actuar y entonces la Policía, que no necesita que le den mucha cuerda para atizar toletazos, realizó violentas detenciones, la mayoría a gente que nada tuvo que ver con los ataques a propiedades públicas y privadas.

Casi todos ellos fueron liberados días después y apenas el 11 de abril pasado la presidenta de la CDHDF preguntó al gobierno capitalino qué había pasado con esa recomendación y además pidió que indemnizaran a 104 personas que a raíz de su ilegal detención sufren “problemas sicológicos” por el trauma.

Cierto que esta vez no fue un señalamiento directo de Miguel Ángel Mancera contra las torpezas de Ebrard, pero para efectos prácticos es lo mismo: el Gobierno del DF tendrá que gastar recursos públicos para reparar las tropelías que Marcelo hizo cuando estaba al frente de la ciudad.

Parece que lo policiaco no se le da al exjefe de Gobierno, pues incluso Vicente Fox lo tuvo que cesar como secretario de Seguridad Pública del DF luego de que en Tláhuac policías federales fueron quemados vivos sin que la Policía interviniera, a pesar de que todo México estaba viendo los hechos por TV en tiempo real; Ebrard tomaba café en un hotel.

Quizá lo de la indemnización no tendría mayor importancia si no fuera porque el asunto se presenta en el marco de los escandalosos señalamientos de presunta corrupción en la construcción de la Línea 12 de Metro, obra estrella de Marcelo.

Por eso bien dicen que al perro más flaco —aunque en este caso esté pachón— se le cargan las pulgas.

CENTAVITOS… Abusadillos salieron los de Consorcio Constructor de la Línea 12 del Metro, que se comprometieron a echar a andar en dos meses el servicio y que de eso ellos se harían cargo… lo que no dijeron es que se referían solamente a darle mantenimiento y no a hacer las costosas reparaciones; el GDF les dijo que muchas gracias por su bondad, pero no.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red