Desnuda Joel a Marcelo

Las estaciones aéreas de la Línea 12 no son seguras...

COMPARTIR 
Adrián Rueda 12/03/2014 06:27
Desnuda Joel a Marcelo

Quienes supieron de la reciente reunión entre Miguel Ángel Mancera y Marcelo Ebrard afirmaban que fue para hacer las paces e incluso ir juntos en la renovación de la presidencia nacional del PRD; en realidad Mancera sólo le corrió la cortesía de avisarle a su exjefe que cerraría parcialmente la Línea 12 del Metro, por malhecha e insegura.

El asunto debió dolerle en el ego a Ebrard, pues la llamada Línea Dorada fue la obra estandarte de su administración y la presumió como bandera de buen gobierno, sin importar que antes de inaugurarla —en octubre de 2012— le advirtieron que tenía muchos defectos, él quería ser quien se llevara la foto de la inauguración y se aferró.

Paradojas de la vida, esa foto que tanto peleó el exjefe de Gobierno puede ser su tumba política, pues en ella aparece avalando un auténtico polvorín sobre ruedas que, por lo dicho ayer, puso en peligro a cientos de miles de usuarios.

Cómo estarán las cosas de mal en la Línea 12 que Mancera y el director del Metro, Joel Ortega, tomaron la difícil decisión de parar parte de su operación y cerrar 11 estaciones, a fin de garantizar la seguridad de los pasajeros.

Sin importar los costos políticos, ambos funcionarios admitieron que las estaciones aéreas de esa línea no son seguras y que tendrían que llevarse a cabo varios peritajes y reparaciones para reabrirlas.

Prefirieron llevarse las críticas y hasta la rechifla, a cambio de preservar lo fundamental: la seguridad de los pasajeros. Se necesita tener bien puestos los pantalones para tomar una decisión de ese tamaño, hay que reconocer.

Ahora viene lo bueno: el asunto legal y político que deberán enfrentar al poner en el banquillo de los acusados a Ebrard, principal promotor y responsable del cuestionado proyecto, por mucho que Enrique Horcasitas haya sido el director  general de la Línea 12.

Hasta ahora la condena será sólo mediática y ante la opinión pública, pero aún falta mucho, pues si algo dejó en los cajones Marcelo fueron documentos de la construcción de la Línea 12; en ellos está claro cómo ignoró advertencias y avaló anomalías.

Así que por mucho que el exjefe de Gobierno haya declarado ayer desde Culiacán que está tranquilo y orgulloso de su principal obra, la noticia de que será auditada debió caerle como bomba, pues obviamente saldrá mucha pus en las investigaciones.

El punto es que esos expedientes pueden ser un excelente bozal para que Ebrard deje de estar incomodando a medio mundo con su loca idea de presidir el PRD o de presionar al inquilino del Antiguo Ayuntamiento.

Por lo pronto, ya se le fueron encima los diputados panistas de la Asamblea Legislativa, que quieren sangre y están afinando los respectivos citatorios para que las autoridades les expliquen por qué está saliendo tanta mugre de la megaobra.

Y es que para los panistas, además de “descarrilada”, la obra está desfalcada e incluso  acusan a Marcelo de ladrón, junto con Horcasitas.

“Ellos son los responsables del desfalco financiero de la Línea 12 y ahora son también los responsables de las fallas técnicas”, aseguró el panista Héctor Saúl Téllez.

La obra fue puesta en operación el 30 de octubre de 2012 y según Marcelo los trabajos estuvieron debidamente certificados. Si resulta que no fue así, tendría que haber ido tras los constructores, cosa que no ocurrió.

Porque no puede ser que en tan sólo 16 meses de operación vaya a completar dos reparaciones mayores; la primera fue de 2 de agosto a 30 de noviembre pasado y hoy arranca la segunda.

Los Chuchos,y sobre todo Carlos Navarrete, deben estar brincando de júbilo con el moretón que se está llevando su odiado rival, ante la cercanía de la reunión nacional del PRD.

CENTAVITOS… Muy retrasada, pero la diputada priista Alejandra Barrios presentó ayer su informe legislativo en el mero centro de la Ciudad. La legisladora leyó algunos textos, pero en ningún momento informó que en diciembre pasado prefirió etiquetarle varios millones a la administración del perredista Alejandro Fernández, en lugar de la del priista Adrián Rubalcava, para que el delegado en Cuauhtémoc “trate bien” a los ambulantes de Barrios.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red