Exporta PRI-DF a presidente “apestado”

Jorge parece olvidar que cuando abandonó el partido dejó las arcas vacías...

COMPARTIR 
Adrián Rueda 11/03/2014 00:00
Exporta PRI-DF a presidente “apestado”

Apestado en el Distrito Federal, donde sus propios compañeros lo desprecian y acusan de transa en el manejo de los dineros cuando fue presidente del tricolor capitalino, Jorge Schiaffino Isunza es ahora presidente “provisional” del PRI en Morelos.

Chilango de nacimiento, Schiaffino se crió en la capital y en los 60 hizo una pausa para estudiar leyes en la Universidad Autónoma del Estado de Morelos y trabajar en el gobierno; a principios de los 70 regresó al DF y ahí hizo su carrera, siempre en la burocracia.

Ligado a la Federación de Sindicatos al Servicio del Estado (FSTSE) —o sea a los líderes de los burócratas del país— y con cerca de 70 años a cuestas, el también exdiputado dice que llega a unir a los priistas de Morelos para ganar y a exigir cuentas a quien lo antecedió.

Y aquí es donde las cosas no cuadran, porque Schiaffino —quien nunca ha llegado a dirigir al PRI por elección, sino siempre por suplencia— tiene un negro historial en ambos temas: llevó al tricolor en la ciudad a su peor época en el DF y a una división que duró más de cinco años, hasta que él se fue.

Pero no sólo en el DF, pues la primera vez que fue delegado del CEN en Morelos hizo historia, ya que “se olvidó” inscribir candidatos en cinco municipios morelenses y por primera vez el tricolor no tuvo representantes.

Pese a ello, es llamado a encabezar el partido, echado del poder desde 2000 en ese estado, sin tener los hilos y despreciado por su origen fuereño; tan es así que en su Facebook aún dice que vive en el DF.

Queriendo pasar por honesto, Schiaffino demandó a su antecesor en el cargo, Manuel Martínez Garrigós, por el manejo “oscuro” de 13 millones de pesos que recibió del Instituto Electoral de Morelos (IEM) y que, según él, no fueron debidamente comprobados.

Jorge parece olvidar que cuando abandonó el PRI-DF no sólo dejó las arcas vacías, sino una deuda de 37 millones de pesos que aún no acaban de liquidar; que les cortaron los teléfonos y la luz porque no pagó y que le descubrieron una lista de aviadores incluyendo a  familiares.

Lo mismo quiso hacer ahora en Morelos, nombrando a su hijo Jorge Schiaffino PérezSchiaffinito, así le dicen— como representante del PRI ante el IEM, pero las protestas de los tricolores locales lo obligaron a dar marcha atrás.

Apenas en 2012 el hoy líder tricolor en Morelos fue candidato a la delegación Cuauhtémoc del DF, donde fue apaleado por el perredista Alejandro Fernández. En ese tiempo el buen  Jorge decía en su campaña que amaba al Partido Verde Ecologista, que lo postuló junto con el PRI.

Desechado por sus paisanos, Schiaffino se refugió en Morelos, donde una vez más se le alinearon los astros para ser el líder suplente. Sus lazos aquí eran los negocios que hace a través de su familia, pues vende uniformes deportivos a los sindicatos, aprovecha sus relaciones con Joel Ayala, de la FSTSE, y a que fue funcionario del ISSSTE.

Esta joyita es la que exportó el PRI-DF a sus colegas de Morelos… para que los acabe de hundir.

CENTAVITOS… En más del tricolor capitalino, bastante molestos andan con su líder en la ALDF, Fernando Espino, quien dejó ir la oportunidad de nombrar a uno de los magistrados al Tribunal Superior de Justicia del DF. Se supone que le tocaban a los partidos grandes, pero Espino se apentontó y la IDN perredista aprovechó para poner uno demás… Algunos reclamos llegaron ayer porque en este espacio se escribió que el delegado en Cuajimalpa, Adrián Rubalcava Suárez andaba haciendo berrinches porque en su partido lo ningunearon. Los reclamos no fueron porque los pataleos del experredista no fueran ciertos, sino porque su apellido estaba mal escrito, pues es Rubalcava y no Rubalcaba… La diputada tricolor Alejandra Barrios se tomó la molestia de enviar un correo “a la fuente de la ALDF y el GDF” para que asista a su informe legislativo. Todo muy bien, sólo olvidó un pequeño detalle: la invitación no dice cuándo, dónde y a qué hora será el informe; así ni cómo.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red