Indigestan a ALDF candidaturas ciudadanas

COMPARTIR 
Adrián Rueda 06/03/2014 00:00
Indigestan a ALDF candidaturas ciudadanas

Mientras los diputados capitalinos pierden el tiempo en discusiones sobre la legalización de la mariguana o el derroche en sus supuestos informes legislativos, un tema que incluso puede colapsar a los partidos en el DF sigue pendiente.

En septiembre del año pasado quedaron aprobadas las candidaturas independientes en la Ciudad de México, que a partir de 2015 entran en vigor, y esa decisión no tiene vuelta de hoja: es decir, va porque va.

Qué bien por los ciudadanos que no comulgan con ningún partido político y que quieren participar en elecciones, pero qué mal por los diputados que no han hecho el respectivo reglamento que marque los requisitos a los aspirantes, la noche ya se les vino encima.

En octubre próximo inicia legalmente el año electoral, y toda nueva ley que influya en el siguiente proceso deberá quedar debidamente aprobada y publicada al menos tres meses antes, o sea, en junio próximo.

En caso de que ello no ocurra, cualquier ciudadano podrá inscribirse libremente, sin ninguna restricción y su registro tendría que ser aceptado por las autoridades. Además su triunfo, en caso de lograrlo, tendría que aceptarse legalmente.

A un poco más de dos meses de que venza el plazo para tener listas las reglas de participación, los partidos traen un soberano relajo y ni siquiera al interior de los mismos se han puesto de acuerdo en qué es lo que quieren.

Entre los principales requisitos que los aspirantes ciudadanos deben cumplir está el de no haber sido candidato o competido en alguna elección interna por cargo alguno, con lo que se espera reducir, de entrada, a un buen número de aspirantes.

Tener el aval de 2% de los inscritos en el padrón del cargo al que aspiren (sea distrito local, federal o jefatura delegacional), con sus respectivas firmas de apoyo. Ese será otro gran filtro.

El asunto podría sonar sencillo, pero es todo lo contrario, pues aquí es justamente donde los partidos tuercen el rabo, ya que la mayoría busca bloquear a los ciudadanos para que no les compitan en el campo.

La mayoría de las fracciones opina que se le debe prohibir inscribirse como ciudadano a todo aquel que alguna vez haya participado en un partido político, esto para cerrarle el paso a los desertores que se quieran “independizar”.

Si esa cláusula no queda firme y clara, los ciudadanos podrían hacer colapsar incluso a los partidos, que sufrirían grandes desbandadas y sus grupos al interior saldrían debilitados.

Pero hay muchos otros que opinan que se debe permitir que participen incluso quienes hayan pertenecido a un partido, pero que para ello haya transcurrido al menos tres años; o sea que estarían listos para 2008, no para el siguiente año.

Sobre ese tema, tanto el Tribunal como el Instituto Electoral del DF han emitido a los diputados opiniones técnicas encontradas. El TEDF quiere, incluso, que se cierre aún más el paso a los ciudadanos; el Instituto antepone “cuestiones técnicas” a considerar.

Podrán o no ser importantes sus aportaciones, pero el hecho es que toda opinión técnica pasa a segundo plano ante la opinión política, que es justamente lo que se tiene que hacer coincidir para que no haya problema el año entrante.

Los diputados tienen que trabajar a contrarreloj si no quieren que el sistema electoral del DF se colapse en 2015.

CENTAVITOS… Con más pena que gloria terminaron los trabajos de la Comisión Permanente de la ALDF, donde lo único destacado fue la conducción de la Mesa Directiva hecha por el perredista Adrián Michel, que le metió orden y efectividad a las sesiones, al grado que algunos de sus compañeros le pedían que era una lástima que no pudiera repetir en el ordinario.

Comparte esta entrada

Comentarios