Morena y el petate del muerto

Los asesores de AMLO creen que los desprendimientos vendrán del PRD.

COMPARTIR 
Adrián Rueda 24/02/2014 00:00
Morena y el petate del muerto

Mañoso como es, Andrés Manuel López Obrador quiere espantar al PRD con el petate del muerto, asegurando que en 2015, Morena, su partido en ciernes, será la primera fuerza política de izquierda en el país.

Primero hay que esperar a que Morena obtenga su registro —cosa muy probable, por cierto— y después ver qué es lo que harán; por mucho dinerito que hayan guardado bajo el colchón, no cuenta con estructura electoral para competir, mucho menos para desplazar a nadie. Hay que recordar que 2015 es una elección intermedia y el ciudadano común no sale a votar como en las presidenciales, donde los candidatos nacionales los jalan a las urnas; tradicionalmente, a mitad de sexenio, crece el abstencionismo.

En las intermedias hay una elección de Estado; es decir, salen a votar las estructuras burocráticas y de los partidos, metiéndole todo el dinero al acarreo, la compra de votos y la entrega de despensas.

Algunos impulsores de la libre mariguana andan diciendo que Morena echará al PRD de la ciudad y que sus encuestas señalan que el partido de López Obrador ganará al menos ocho delegaciones y ya no digamos un montón de diputados, tan sólo en el DF.

Es obvio que ni siquiera conocen al partido y sólo repiten lo que el tabasqueño les dicta, ignorando lo que hasta un niño de kínder sabe: en las delegaciones mandan los caciques y sólo ellos deciden quién pasa y quién no.

Los personeros de Morena dan incluso nombres de algunas demarcaciones que dicen ganarán, como Iztapalapa, GAM, Álvaro Obregón, Tlalpan y Azcapotzalco, como si el triunfo se decretara sólo porque López Obrador lo pide, cual mandato divino. 

Basta recordar que El Peje no pudo siquiera imponer las diputaciones o candidaturas que pidió para los suyos al PRD en 2012, y eso que era su candidato presidencial; los pocos puestos se los dieron el PT y Movimiento Ciudadano.

Si AMLO cree que el asunto va a ser como cuando en 2009 impuso a Juanito en Iztapalapa, está zafado. Esa vez ganó porque Marcelo Ebrard operó con el peso del GDF para acabar con el equipo de René Arce, a quien odiaba.

Los asesores de Andrés Manuel creen que los desprendimientos vendrán del PRD para  refugiarse en Morena, pero se equivocan: a ese partido sólo llegarán los desechos, sobre todo del Movimiento Ciudadano, pues los perredistas que tengan canicas jamás se dejarán dominar por El Mesías, y menos coordinar por el apestado Martí Batres. Cierto que la fuerza de El Peje está en el DF, pero como él no será candidato y tampoco tiene operadores para el acarreo a las urnas, de lo que en realidad debe preocuparse es de obtener al menos 3% de la votación nacional para conservar el registro, cosa muy poco probable. Si ni cuando fue candidato presidencial pudo cubrir las casillas, aun con el apoyo de los partidos que lo postularon, ahora menos.

Así que el petate del muerto con el que quiere hoy espantar lo puede ocupar para echarse una buena siesta.

CENTAVITOS… No todo es miel sobre hojuelas para el PRD ante la inminente aprobación de la Reforma Política del DF, pues como todo mundo quiere ser el padre de la criatura, algunos funcionarios han quedado en entredicho por andar reuniéndose con todo mundo. El jueves pasado, mientras Miguel Ángel Mancera se tomaba la foto con los líderes del Senado, los delegados Jesús Valencia, Elizabeth Mateos, Alejandro Fernández y Víctor Hugo Monterola comentaban la iniciativa en la oficina del senador Mario Delgado. Eso no fue lo malo, pues un día antes dieron el espaldarazo a Mancera en el GDF, sino que alguno declaró a la salida que los delegados no tienen muy claro su papel, sobre todo en materia presupuestal, lo cual no cayó bien en el Antiguo Ayuntamiento. Quien declaró eso fue sólo uno, pero se entendió que era el grupo, lo que sorprendió al menos a Valencia y a Delgado, que de volada se deslindaron, pues ambos han desarrollado su carrera en la administración pública del DF y entienden la importancia de la reforma, por lo que no hay que meterlos en el mismo costal.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red