Lluvia de destapes en Cuauhtémoc

...y eso que apenas acaba de pasar el Primer Informe de Gobierno.

COMPARTIR 
Adrián Rueda 18/02/2014 00:00
Lluvia de destapes en Cuauhtémoc

Ante cientos de simpatizantes de la IDN, y en presencia del esposo de la senadora Lola Padierna, lideresa de esa corriente perredista, el diputado local Agustín Torres se destapó para regresar a la jefatura delegacional en Cuauhtémoc.

La escena tuvo lugar durante la gira que los jerarcas de la tribu de Padierna realizaron hace un par de semanas en la zona de Tlatelolco, y donde la concurrencia se vio sumamente ansiosa de saber quién será el bueno para 2015.

Ante un auditorio afín, Torres dijo esta boca es mía y dejó en claro que buscará regresar el año entrante a la delegación que gobernó en 2009 y 2012, cargo que le heredó al actual delegado Alejandro El Portillo Fernández Ramírez, con quien hoy está peleado a muerte.

Claro que las declaraciones de Agustín levantaron ámpula en la tribu y dicen que en la delegación hubo necesidad de apretar un poco a los acelerados, a fin de que no se fueran a desbocar e iniciaran una sucesión anticipada.

Pero Torres no sólo provocó escozor en la sede delegacional, sino que sus palabras también impactaron en San Lázaro, donde otro ex delegado —el diputado José Luis Muñoz Soria— dio acuse de recibo, pues es otro de los que quieren regresar.

Y es que el legislador federal, ya casi sin fuerza en la demarcación y con una famita que en nada le ayuda, se ha querido acercar al Potrillo Fernández para que lo apoye a ser su sucesor, ya que los une la animadversión por Agustín, quien tampoco los quiere nada.

El tiro también alcanzó al interior de la delegación, donde Édgar Doroteo, director de Desarrollo Social, se cimbró todito, pues ya se sentía en el trono porque desde el principio le han hecho creer que él será el heredero.

Independientemente del poder que se adquiere como jefe delegacional —y más de una sede tan importante como la Cuauhtémoc—, está el atractivo extra de ser probablemente el primer “alcalde delegacional” o algo parecido, si es que por fin cristaliza la Reforma Política del DF.

El relajito le viene como anillo al dedo a la diputada priista Alejandra Barrios, histórica lideresa de ambulantes del Centro, pues le está metiendo recursos y gente para que su partido le dé chance de poner al candidato tricolor en la zona… Claro, con la esperanza de ganar y de que el ungido le preste espacios públicos para sus muchachos.

Y aunque aún no hay nombre de alguien del PRI, la diputada estuvo manejando un tiempo el de Andrés Aguilera, hijo del ex regente Manuel Aguilera Gómez, pero nada firme.

Como quiera, el asunto se está poniendo bien calientito… y eso que apenas acaba de pasar el Primer Informe de Gobierno.

CENTAVITOS… Tras entender que el futuro de la mariguana en el DF más que verde es negro, Manuel Granados decidió concentrarse en los temas importantes para la ciudad y ayer reunió en Donceles a sus colegas Federico Döring y Agustín Torres con los senadores perredistas Mario Delgado y Alejandra Barrales para afinar la ruta de la aprobación de la Reforma Política para la capital. Luego de que el año pasado el gobierno federal nomás se los cotorreara con la mentada aprobación, los legisladores amarillos se quieren subir al tren, pues todo indica que es cosa de unas cuantas semanas para que por fin salga la tan ansiada iniciativa. ¿Verdad que hay cosas más importantes que hacer que andar promoviendo la quema de mota?... Y hablando de quemas, donde ya hubo humo blanco fue en comisiones de la ALDF para que a partir del mes que entra Lawrence Salomé Flores y María Isabel Belaustegui sean los nuevos consejeros honorarios de la Comisión de Derechos Humanos del DF. La votación de los diputados en favor de ellos fue casi unánime; sólo el petista Rodolfo Ondarza apoyó a Saturnino Manuel Canto, quien tampoco tiene malas credenciales.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red