De la manita, Granados y Serrano

COMPARTIR 
Adrián Rueda 07/02/2014 00:00
De la manita, Granados y Serrano

Buenas noticias le esperan a Miguel Ángel Mancera a su llegada al DF luego de su gira por el viejo continente, pues dos de sus alfiles limaron asperezas y se pusieron a armar conjuntamente la agenda política de la ciudad.

Luego de varios malentendidos, que incluso llegaron a preocupar al jefe de Gobierno, Manuel Granados, líder de la Asamblea Legislativa, y Héctor Serrano, secretario de Gobierno, por fin pudieron subirse al mismo carro y en la misma dirección.

El problema fundamental era que la tarea política que Serrano hace con los diputados capitalinos creaba confusión en algunos, pues en ocasiones contravenía los acuerdos que ya había tomado Granados.

Cierto que hubo algunos encontronazos e inconformidades, pero ambos optaron por el acuerdo político y ahora se consultan prácticamente todo, al grado de que las llamadas entre ellos se repiten cada día y varias veces.

Quizá para no gastar tanto en teléfono, han optado por reuniones directas, como la que este día tendrán a la hora de la comida, a fin de pavimentar el camino de las importantes iniciativas que incidirán en la vida política de la capital.

Ambos esperan la llegada de Mancera para definir la fecha del periodo extraordinario de sesiones, que deberá realizarse antes del 24 de este mes, que es la fecha límite para la ratificación de Meyer Kilp al frente del Invea-DF.

También necesitan planchar los nombramientos de nuevos magistrados y, sobre todo, la aprobación de la Ley de Movilidad para la ciudad, que es una de las grandes banderas que el jefe de Gobierno quiere ondear este mes, peor que novios.

Por un lado Granados se concentra en los grandes temas legislativos como el impulso a la tan ansiada Reforma Política del DF, que al parecer ahora sí está por aprobarse en el Congreso, y Serrano a acuerpar el futuro grupo política de su jefe.

Mientras el líder de la ALDF entra a la grilla de altos vuelos, el secretario de Gobierno opera en tierra, sobre todo reuniendo a los nuevos aliados de Mancera que buscan formar un nuevo grupo dentro del PRD.

El funcionario se reúne cotidianamente con líderes de algunas corrientes y organizaciones políticas y sociales en un hotel del Centro, a fin de ir dándole forma a la nueva tribu mancerista que buscará escalar peldaños en 2015 en la capital.

Si bien es cierto que Granados no asiste a esas reuniones, por la sencilla razón de que no es perredista afiliado, Serrano lo pone al tanto de los resultados e incluso le ayuda a limar algunas asperezas que pudieran surgir relacionadas a la grilla en Donceles.

Granados, por su parte, pone al tanto al secretario de Gobierno de las acciones más relevantes para la ciudad que llegan a la ALDF, y juntos acuerdan la operación y puesta en marcha, lo cual ha cerrado la puerta a grillas innecesarias.

Por ello, las buenas noticias —cuando menos en relación a su equipo cercano— le esperan a Mancera a su llegada a esta sufrida capital.

CENTAVITOS… Y hablando de nueva leyes, intenso cabildeo están realizando algunos diputados con líderes del transporte como Carlos Padilla y otros, que tienen varias dudas con la Ley de Movilidad cuya aprobación es inminente. Así como se operó con los vagoneros para que aceptaran retirarse del Metro, se está haciendo lo mismo con los transportistas para que se sumen al nuevo ordenamiento. Se busca evitar que las malas interpretaciones o falta de información vayan a provocar innecesarias manifestaciones de protesta. Parece que la plancha legislativa está trabajando a todo vapor y que las nuevas leyes pasarán de manera tersa.

Comparte esta entrada

Comentarios