Van Los Chuchos por el DF

La intención de la corriente perredista es fortalecer el gobierno de Mancera.

COMPARTIR 
Adrián Rueda 05/02/2014 00:00
Van Los Chuchos por el DF

Sabedores de que a nivel nacional ya no tienen mucho qué hacer, y que el único gobierno que tiene el Partido de la Revolución Democrática es el de la Ciudad de México y Morelos, la corriente de Los Chuchos apuesta a ceder la candidatura presidencial a cambio del Distrito Federal.

La intención de la corriente perredista liderada por Jesús Zambrano y Jesús Ortega es fortalecer el gobierno de Miguel Ángel Mancera, hacerlo crecer, para lanzarlo como candidato a Los Pinos en 2018 y ellos quedarse con la candidatura por la capital.

Pero necesitan eliminar antes varios obstáculos que, en resumen, son la IDN de Lola Padierna, con la que el gobierno capitalino está distanciado y, en segundo término, a Marcelo Ebrard y su enfermizo anhelo de presidir el PRD nacional o irse.

En el primer caso, la corriente de Nueva Izquierda tiene la intención de apadrinar el surgimiento de una nueva tribu mancerista al interior del partido, a fin de que el jefe de Gobierno tenga canicas suficientes a la hora de que llegue el relevo en la ciudad. Para ello le han acercado diputados, delegados y otros apoyos, pues tienen la esperanza de que Mancera en realidad pueda disputar la candidatura presidencial de las izquierdas, si conserva el apoyo de buena parte de la población.

El costo que tendría que pagar el titular del GDF es apoyar a Los Chuchos para que alguien de ellos —o algún externo afín a ellos— pueda abanderar la lucha política y asumir en 2018 el gobierno.

La fórmula es muy simple: a Los Chuchos jamás les ha interesado la Presidencia de la República, se conforman con gobiernos estatales, municipales, congresos y en este caso el GDF, porque es lo que más les reditúa.

Lo que esta tribu no debe perder de vista para sus intenciones es el factor López Obrador, a quien han golpeado mucho y con el que están pelados a muerte. Si el dueño del Morena decide hacer una alianza electoral con el PRD no lo hará con Los Chuchos.

Es más, se especula que incluso para 2015 irá con otras corrientes perredistas en busca de al menos tres delegaciones capitalinas y una decena de diputaciones locales en Iztapalapa, Álvaro Obregón y Azcapotzalco, por ejemplo.

Y si las fuerzas se recomponen el año entrante, para 2018 el ganón podría ser Ebrard, que hábilmente se ha puesto del lado de El Peje en su lucha contra Nueva Izquierda, lo que podría traerle la bendición del tabasqueño para que acceda a la tan anhelada candidatura presidencial, con buenas oportunidades de trascender.

Por eso es importante que desde el GDF aceleren la conformación de un bloque al interior del PRD, y no de simples alianzas circunstanciales que a las primeras de cambio se romperán.

CENTAVITOS… Dicen que el que está de regreso en la ciudad y buscando chamba en el GDF es Marco Mejía, exsubordinado del pejechofer Nico y ex jefe de logística de López Obrador. Mejía estuvo preso acusado de participar en la muerte de un general en Cancún, pero dice que la justicia ya lo absolvió y quiere chamba en el gobierno capitalino, donde bien que lo conocen… Donde siguen respingando por el fuego amigo de dos traidores a la causa es en el Consejo de la CDHDF, pues los consejeros no saben ya cómo deshacerse de Manuel Fuentes y ahora de José Antonio Caballero, cuya bajeza los ha vuelto incómodos incluso hasta para las ONG que los apoyaron y a las cuales denigran. Dicen que este par de consejeros son lo apuesto a personajes como Daniel Cazés, Miguel Concha, Rolando Cordera, Miguel Ángel Granados Chapa, Clara Jusidman, Soledad Loaeza, Ángeles Mastreta, Miguel Carbonell, Denise Dresser, Nashieli Ramírez y Carlos Monsiváis, por ejemplo, que le han dado prestigio al organismo. Fuentes y Caballero compitieron por ser ombudsman y como la Asamblea Legislativa no optó por ellos, ahora se dedican a atacar a la Comisión que pretendían presidir, pero sin renunciar. Vaya incongruencia, por no decir desfachatez.

Comparte esta entrada

Comentarios