Chamaquean vagoneros al GDF

Vuelven a sentarse a las negociaciones a cambio de nuevos espacios.

COMPARTIR 
Adrián Rueda 03/02/2014 00:00
Chamaquean vagoneros al GDF

Como un gran logro anunció ayer Héctor Serrano, secretario de Gobierno del DF, la conclusión de un acuerdo —que deberá quedar firmado hoy— para que alrededor de tres mil vendedores ambulantes de 18 organizaciones dejen de vender en los vagones del Metro.

El funcionario aclaró que para tal fin la Secretaría de Desarrollo Económico capitalina dará salarios hasta por medio año a miles de llamados vagoneros, a fin de que suspendan de inmediato sus actividades en los trenes del Sistema de Transporte Colectivo.

El asunto puede sonar muy bien, pues fue uno de los compromisos que a través de Joel Ortega, director del Metro, hizo el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, como una de las justificantes para aumentar la tarifas de tres a cinco pesos el año pasado. A nadie sorprende la capacidad de negociación de Serrano, pues él fue precisamente quien pactó con los ambulantes del Centro Histórico su retiro de las calles del primer cuadro, la administración pasada, a cambio de locales en plazas comerciales nuevas.

Los ambulantes tomaron las plazas para dejar las calles, ¿pero a dónde creen que se fueron? ¡Pues a vender a los vagones del Metro!, con lo que ganaron por partida doble, ya que tuvieron locales nuevos, se movieron a otras calles y además crecieron como vagoneros.

Organizaciones de ambulantes como la de María Rosete se dedicaron a controlar a vendedores que tenían como área de trabajo los trenes del STC, con lo que ampliaron sus tentáculos. Ahora vuelven a sentarse a la mesa de negociaciones y una vez más aceptan retirarse de su lugar de trabajo —esta vez los vagones del Metro— a cambio de nuevos espacios en las calles, fuera de las estaciones, y de convertirse en proveedores del Gobierno del DF.

O sea, dejan los vagones para tomar las banquetas de las estaciones del STC y constituyen empresas, por ejemplo de limpieza, para obtener contratos de prestación de servicios al propio sistema de transporte, con lo que se vuelven contratistas.

Ah, y mientras se acomodan o les cumplen con lo prometido, el Gobierno de la ciudad los mantendrá durante seis meses para que cobren sin trabajar, en lo que será algo así como un seguro de desempleo extraoficial, pues la ley no lo permite; se los darán como apoyo extraordinario.

Al final las organizaciones de ambulantes que accedieron a dejar las principales calles del Centro Histórico tendrán más puestos en calles no prioritarias, se quedarán con sus puestos en plazas comerciales, venderán en las afueras del Metro y serán contratistas.

¿Y su nieve..?, seguramente se las dieron de limón, porque serán los únicos ganones y una vez más se volvieron a chamaquear al GDF.

Ahora se entiende por qué Joel Ortega, con su largo y retorcido colmillo, ofreció quitar a los vagoneros sin tener que negociar con ellos: para eso está Serrano, a quien el jefe de Gobierno ha comisionado para atender conflictos.

O sea, si todo sale bien, fue una buena jugada de Ortega el aumento y le habrá cumplido a su jefe; si todo sale mal, fue una mala operación de Serrano… Por algo todos le piensan en meterse con el ex jefe de la Policía del DF.

CENTAVITOS… En su afán por tratar de resurgir como líder callejero, Cuauhtémoc Cárdenas llamó a marchas e incluso a la desobediencia civil para tratar de echar abajo las “reformas entreguistas” como la energética, laboral y hacendaria “que empujó el PRI”. Sólo que al ingeniero se le olvida —quizá sea la edad— que fueron los votos del PRD los que ayudaron a aprobar los impuestos que ahora quiere abrogar... Vaya que se pusieron bravos en Magdalena Cotreras por las andanzas de su delegada, Leticia Quezada, de quien dicen se la vive en la vida loca y no atiende a sus gobernados. Aseguran que como la funcionaria sabe que esa delegación será una ficha de cambio de su corriente —IDN— en 2015, no le preocupa hacer huesos viejos y por eso tampoco le importa haber convertido a su delegación en estacionamiento de la PFP.

Comparte esta entrada

Comentarios