Duda Mancera en ir a Iztacalco

COMPARTIR 
Adrián Rueda 24/01/2014 01:33
Duda Mancera en ir a Iztacalco

Debido al mega-escándalo generado por el robo a la nómina de trabajadores de la delegación Iztacalco por parte la delegada Elizabeth Mateos y su esposo, Carlos Estrada, Miguel Ángel Mancera cancelaría su asistencia al informe de la delegada, programado para mañana.

Y es que Mateos fue grabada cuando recriminaba a trabajadores de la delegación, recordándoles que la dependencia no era una “iglesia de beneficencia” y que quien quisiera conservar el trabajo tendría que entrarle con el diez por ciento de su sueldo.

Se supone que el dinero, que se empezó a descontar desde finales de 2012, fue entregado al PRD del DF para que los militantes conservaran su membresía como elegibles para alguna candidatura; Raúl Flores, líder del partido en la capital, dijo que no han visto un centavo de esas cuotas.

La primera pregunta es si una funcionaria, por mandato de su partido, está facultada para quitarles parte de la nómina a los trabajadores, a los que se les está obligando a firmar un documento en el que ellos estaban supuestamente de acuerdo en el descuento.

Otro cuestionamiento sería en el sentido de si todos los trabajadores pertenecen al PRD, como para ser obligados a entregar a ese partido parte de su salario. Y de ser afirmativo, preguntar si para trabajar en el gobierno hay que ser afiliado al sol azteca.

Por donde se le vea, Mateos y su marido están en el hoyo y se suman a los vivos ejemplos de corrupción de los gobiernos delegacionales de izquierda, que supuestamente combaten la deshonestidad.

El moche a los trabajadores del GDF no es nuevo, por cierto.

Todo mundo sabe que en la época de Andrés Manuel López Obrador su oficial mayor, Octavio Romero Oropeza, aplicaba vía nómina un descuento de diez por ciento para lo que el patrón dispusiera.

Incluso desde antes, no sólo la IDN de Lola  Padierna, sino también el grupo de René Arce hacían firmar a los trabajadores un papel en el que voluntariamente donaban cierto porcentaje de su sueldo a tal o cual asociación civil.

Por eso es que las tribus perredistas son un verdadero cáncer para el gobierno y los  órganos autónomos, pues ningún aspirante a legislador, delegado, magistrado, consejero o funcionario puede llegar a algún cargo sin el apoyo de alguna de las corruptas corrientes.

El costo por llegar a la meta es tener que ceder la nómina a los líderes de esos grupos, que la reparten entre sus compadres, amigos, amantes, vecinos o servidores, quienes pagan con lealtad y dinero… mucho dinero.

Y quien dude pregunte en el Tribunal Electoral del DF, el Instituto Electoral, el Tribunal Superior de Justicia y un largo etcétera, para comprobar que en la nómina no están los mejores o los más capacitados, sino los que imponen las tribus del partido.

Siquiera enlistaran a los que reúnen los requisitos necesarios para un puesto, pero eso pasa a segundo plano cuando se trata de quedarse con la partida presupuestal más jugosa.

Por eso es que actos como el de la delegada Mateos y su esposo lastiman mucho a la sociedad, que ve como cualquier opción política que llega al gobierno lo hace para enriquecerse atacando las arcas públicas.

Ya se verá a partir de 2015 si la gente le sigue perdonando al gobierno perredista tanta corrupción e impunidad, o si decide probar alguna otra opción.

Por lo pronto, Mancera ha asegurado su presencia en los informes de Víctor Hugo Romo, en Miguel Hidalgo, y de Alejandro Fernández, en Cuauhtémoc; al de Iztacalco seguramente no irá.

CENTAVITOS… Cada elección “vecinal”, los delegados presumen que los dirigentes ciudadanos son suyos y la pasada elección de Consejos Ciudadanos Delegacionales no fue la excepción. Por ejemplo, en Miguel Hidalgo Romo tiene de su lado a la nueva presidenta del Consejo, la abogada Vanessa Villarreal, identificada plenamente con el bici-delegado. Como que ya se está haciendo costumbre que si de ganar elecciones se trata hay que llamar a Romo, quien por cierto movió su informe para lunes en el Plan Sexenal, a fin de garantizar la presencia de Mancera.

Comparte esta entrada

Comentarios