La jugada de Leonel Luna

Dispuesto a no volverse a equivocar con su sucesor, juega con varias cartas.

COMPARTIR 
Adrián Rueda 21/01/2014 00:00
La jugada de Leonel Luna

Perverso como dicen que es —trae escuela—, y dispuesto a no volverse a equivocar con su sucesor, el delegado Leonel Luna Estrada juega con varias cartas para su relevo en Álvaro Obregón, pero la buena la trae bajo la manga y es mujer.

Curado de espantos con el monstruo en que se le convirtió Eduardo Santillán, a quien, a pesar de las recomendaciones para que no lo hiciera le heredó en 2009 la jefatura delegacional, el delegado ya no quiere sufrir sobresaltos.

Primero empezó a jugar con los nombres de los diputados Fernando Zárate y Polimnia Romana, tratando de hacerles creer que en alguno de los dos caería la sucesión, pero pronto se dieron cuenta de que sólo los estaba cotorreando.

Quizá por ello Polimnia se concentra más en dar el brinco de la Asamblea Legislativa a San Lázaro y Zárate, ex secretario particular de Jesús Zambrano, le está echando ojo para pelear la delegación Cuajimalpa.

Ante ello, Luna Estrada dejó correr la versión de que su director de Desarrollo Social, Jorge de la Cruz —un golpeador de todas sus confianzas— iba a ser el bueno para sentarse en la silla delegacional cuando él se vaya, pero se trata sólo de una finta.

Aunque De la Cruz ha estado con él mucho tiempo, desde sus épocas juveniles ligadas al PRI y cuando ejercían presión para sacar recursos del CREA, no tiene la seguridad de que una vez en la silla también se le voltee.

A la que en realidad está preparando para pelear en forma la sucesión es nada menos que la diputada federal Lizbeth Rosas Montero, quien, aunque tiene sus reales sentados en Gustavo A. Madero, ha decidido voltear hacia el poniente de la capital.

¿Las razones?

Primero porque es prácticamente imposible que tenga un chance de ganar terreno al equipo de Víctor Hugo Lobo y Nora Arias, que tienen absoluto control del territorio.

Después, porque Lizbeth lleva una excelente relación con Luna, con quien estrechó compromisos la anterior legislatura de la ALDF, donde ambos coincidieron como diputados locales.

Algo que Luna considera también es que la diputada no tiene grupo propio en territorio obregonense, por lo cual dependería del hoy delegado y no le significaría peligro; es más, confía plenamente en ella.

Otra ventaja es que Lizbeth sería una excelente propuesta de Leonel ante su partido por tratarse de una mujer, ya que la equidad de género siempre ha sido un problema en el PRD y eso le daría oportunidad de evitar objeciones o sacrificios.

La diputada federal, ligada a IDN, ya puso un pie en Álvaro Obregón, pues además de elegir esa delegación para presentar su primer informe legislativo, mandó de avanzada a su hermano Pavel Octavio Rosas Montero como director de Seguridad Pública delegacional.

Parece que Luna lo tiene todo resuelto al interior y ahora deberá concentrarse en dos cosas: lo que pueda hacer el PRI comprando liderazgos, y el probable lanzamiento de Valentina Batres a la candidatura delegacional, apoyada por Morena y la chiquillada.

CENTAVITOS… Feliz se vio a Miguel Ángel Mancera en la firma del convenio para que la ALDF tenga un canal de TV en la ciudad; ni siquiera le importó tener a un lado a Ariadna Montiel, la ex directora de RTP, que le pelea el nombramiento de un nuevo titular afín a ella, y al priista Fernando Espino Arévalo, quien, como líder del Sindicato del Metro, le pelea plazas y negocios en el STC; ambos son diputados y estuvieron presentes… Luego de un largo ayuno en puestos públicos, el hoy restaurantero Marco Rascón se deja ver en los merenderos políticos ahora que vuelve a la circulación en el área de Cultura del DF. Parece que en la actual administración los cardenistas están reviviendo… Cómo está eso de que Denis José González, subdirector de Desarrollo Urbano en Iztacalco, pidió permiso a la delegada Elizabeth Mateos para mandar al diablo las instituciones y cerrar durante una hora la Glorieta de Vaqueritos con un grupo de 350 taxistas Quetzales, en protesta porque taxistas rivales invadieron su base. ¿Se vale jugar en las dos canchas y que el árbitro lo permita?

Comparte esta entrada

Comentarios