Las marranadas en el IEDF

Talavera ha llevado a las direcciones y unidades técnicas a puro maloso.

COMPARTIR 
Adrián Rueda 16/01/2014 00:00
Las marranadas en el IEDF

En lo que muchos califican como una más de las marranadas —dijera El Jefe Diego— que caracterizan al nuevo Instituto Electoral del DF, su presidenta Diana Talavera le dio vuelta a la ley para ocupar los cargos mejor pagados, sin necesidad de que el Consejo General se los apruebe.

Con todos los consejeros en contra, debido a que desde su llegada sólo se ha dedicado a dar plazas a perredistas de IDN, sin importar la incapacidad o mala fama de la que vienen precedidos, Talavera los ha nombrado “encargados de despacho” en las áreas clave del instituto.

¿Por qué?, por la sencilla razón de que para nombrar a un titular, la presidenta necesitaría el apoyo de la mayoría del consejo, integrado por siete personas, lo cual está en chino porque al menos cinco de ellos no le dejan pasar sus pillerías.

Como el reglamento del IEDF le permite designar encargados de despacho sin pedir autorización alguna, Dianita se ha despachado con la cuchara grande, llevando a la cabeza de direcciones y unidades técnicas a puro maloso.

En el organigrama del instituto se puede ver a gente como Félix Varela Rodríguez y Ricardo Chincoya Zambrano despachando como encargados de la Unidad Técnica de Fiscalización y la dirección ejecutiva de Participación Ciudadana, respectivamente.

Ni más ni menos que la vigilancia de los abundantes dineros y de las organizaciones vecinales en las delegaciones; la IDN está feliz.

Pero si esto es grave, Talavera se voló la barda al nominar a Luigi Paolo Cerda como encargado de despacho de la Unidad Técnica de Archivo, Logística y Apoyo a los Órganos Desconcentrados; en pocas palabras, le dio el control de las 40 juntas distritales en la capital a un corruptazo.

Y es que Cerda es el mismo que, bajo protesta de decir verdad, mintió a la ciudadanía y a los diputados de la ALDF al jurar que cumplía con todos los requisitos para ser electo consejero electoral el año pasado… y fue apoyado por el PRD.

Con el mayor descaro sostuvo su mentira, hasta que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación lo destituyó en marzo pasado por mentiroso, pues falseó la información para intentar negar su comprobada militancia perredista, que lo inhabilitaba.

Aunque Cerda fue destituido por deshonesto, Talavera no sólo lo regresó al puesto que tenía, sino que ahora lo hace responsable de una de las unidades técnicas más importantes del IEDF, como si el haber tratado de engañar a la ciudadanía fuera una gracia.

Pero qué se puede esperar de una funcionaria electoral que llegó al cargo arrastrando una fama de corrupción que para los diputados de IDN no importó; la apoyaron y ella les pagó con plazas.

No por nada Talavera tiene para ella siete asesores, entre ellos algunos muy cercanos a diputados que la impusieron; cuatro secretarias ejecutivas, dos analistas, una secretaria de unidad y dos choferes (por cierto uno como “encargado de despacho”).

En mala hora el Congreso se echó para atrás en su intención de desaparecer los institutos electorales en los estados, pues representan las cuotas de los partidos y los espacios donde los gobernadores ponen a sus cuates, amantes, parientes y compadres.

En el colmo del cinismo, Dianita llega al descaro de pedir 25 millones de pesos extra para organizar la consulta sobre el Presupuesto Participativo… y lo peor es que se los van a dar.

CENTAVITOS… Ayer se confirmó el descabezamiento de María de los Ángeles Moreno como líder del PRI en la ALDF, posición que sólo pudo sostener seis meses y la ex secretaria salinista tendrá que responder ahora al corruptazo Fernando Espino Arévalo, líder de los trabajadores del Metro. Vaya bajón para la también ex senadora, a la que no le pinta nada bien el 2014, pues ahora se queja de que Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, su presidente en el DF, acaparó el poder ganando los 16 comités delegacionales de la ciudad y un importante número de comités vecinales, lo que lo pone en una posición inmejorable para influir en la designación de candidatos para 2015 en la ciudad; o sea, es el que manda.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red