Defenderá CDHDF los bloqueos

¿Qué hay de malo en que se quiera poner un poco de orden?

COMPARTIR 
Adrián Rueda 15/01/2014 00:22
Defenderá CDHDF los bloqueos

Nadando contra la corriente de la opinión pública, que exige a gritos al gobierno capitalino poner orden en las calles ante el asedio de los manifestantes, Perla Gómez Gallardo, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del DF, dice no a la regulación.

Gómez Gallardo opina que regular las marchas en la capital “es una tentación de limitar un derecho que históricamente se ha ganado la ciudad”, según lo declarado al diario La Crónica.

Y si bien acepta que las manifestaciones y plantones generan molestia a los ciudadanos por las afectaciones que generan, dice que es responsabilidad de la autoridad hacer que subsista este derecho.

Para Gómez Gallardo no se debe ceder a la tentación de regular bajo el argumento de la molestia, porque es responsabilidad del gobierno atender las demandas de quienes se inconforman.

En su primera declaración oficial sobre el tema, opina que en el DF se registran eventos que trastocan el tránsito de los ciudadanos y afectan la movilidad, como los festejos en el Ángel, las peregrinaciones y los tianguis, por ejemplo, y no sólo las manifestaciones.

Y ya encarrerada, Perla arremete también contra el dictamen recién aprobado por la Comisión del DF en San Lázaro para reglamentar las manifestaciones, pues asegura que se cometió un abuso porque se busca limitar hasta la capacidad de pensamiento.

Con estas declaraciones la presidenta de la CDHDF se mete en camisa de once varas, pues además de ir contra la opinión ciudadana, desestima los intentos de la oposición por entrarle al tema; eso le costó a Luis González Placencia —su antecesor— no ser reelecto.

El tema es muy complejo, pues si la presidenta de la CDHDF busca el respeto a las garantías constitucionales, como es el derecho a la manifestación, también debe procurar el de la libertad de tránsito, que es tan importante como cualquier otro.

¿Qué hay de malo en que se quiera poner un poco de orden a los manifestantes para que sus protestas no afecten a terceros o los afecten lo menos posible?

Si en otros países, donde la democracia está incluso más desarrollada, hay reglas para los que quieran manifestarse, y todo el mundo convive pacíficamente, por qué en México no se pueden dar. Nadie está diciendo que se prohíban las marchas, sólo que se evite bloquear las calles y paralizar la ciudad afectando a trabajadores, comerciantes, estudiantes, enfermos y a la comunidad en general.

Qué bonito sería conocer al menos un día antes dónde y a qué hora habrá manifestación para que todo el mundo tome providencias, como ocurre con los tianguis y peregrinaciones que cita Perla; no se prohíben, se reglamentan.

Incluso que hubiera pantallas en la ciudad que informaran sobre el cierre parcial de calles con algunas horas de antelación para que nadie sufra de más. ¿Qué hay de malo en que todo el que quiera se manifieste libremente, pero sin afectar a terceros?

Por eso suena riesgoso que Gómez Gallardo fije a priori una posición en un tema al que aún le falta mucho análisis y discusión.

CENTAVITOS…  Muy preocupados andan en Álvaro Obregón, toda vez que se ve con toda claridad la intención de Leonel Luna de ir perfilando a su director de Desarrollo Social, Jorge de la Cruz, como el delfín que lo suceda en 2015. Aunque es muy temprano, dicen que Leonel quedó curado de espanto con la equivocación que cometió en 2009 al heredar a Lalito Santillán —hoy diputado local—, quien apenas asumió lo desconoció por completo. Lo grave es que De la Cruz, quien fue uno de sus más eficientes golpeadores en las épocas que Luna pululaba por el Crea y el Injuve, no puede ocultar los oscuros antecedentes que carga y que están asentados en diversos expedientes de la PGJDF. Así que aunque lo trate de presentar como un tipo comprometido con las causas sociales, el delfín puede transformarse en piraña, si no que pregunten a los líderes de las ligas llaneras cómo les fue cuando el susodicho fue titular del deporte en la delegación.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red