Busca PRD ‘la ciudad de la alegría’

Los diputados de ese partido sólo piensan en legalizar la mariguana.

COMPARTIR 
Adrián Rueda 09/01/2014 00:00
Busca PRD ‘la ciudad de la alegría’

Mientras consultores internacionales ponen la reputación del Distrito Federal por los suelos, pues lo ubican en el lugar 95 mundial de entre las 100 peores ciudades de su tipo, los diputados del PRD sólo piensan en una sola cosa: legalizar la mariguana.

De entre los pendientes que arrastra la Asamblea Legislativa capitalina, el objetivo primordial para los diputados amarillos es que en el DF se pueda sembrar, cosechar, distribuir y consumir yerba a discreción, sin ningún problema.

Dicen que ello logrará consolidar a la capital como una ciudad de vanguardia y libertades, y que será un ejemplo a seguir en el mundo.

Quizá los perredistas piensen que poniendo mariguanos a los habitantes de la ciudad se olvidarán de los problemas de tráfico, contaminación, inseguridad, marchas y todas las calamidades de las grandes urbes.

Algunos recordarán una película llamada El jardín de la Alegría, donde una ama de casa productora de mariguana incendia su invernadero y todo el vecindario respira la yerba, produciendo una gran felicidad.

Para el PRD es más importante permitir que los chilangos se pongan bien pachecos, que funden su “ciudad de la alegría”, a que los manifestantes respeten la libertad de tránsito, por ejemplo.

Prefieren que los habitantes puedan sembrar sus matitas en el patio a que salgan a trabajar o estudiar tranquilamente. Se niegan a legislar para regular las marchas en la capital, pero anuncian que le echarán toda la caballería a la legalización de la mariguana.

Dicen que hay que tomar de ejemplo a Uruguay y al estado de Colorado, donde “los cachorros del imperio” ya permiten ponerse hasta las manitas con yerba, y que el DF tiene la gran oportunidad de ser vanguardia como capital.

Así como son los perredistas, seguramente ya estarán pensando poner a trabajar a su cadena de vendedores ambulantes o vagoneros del Metro para hacer negocio con la venta de carrujos o matitas de a diez pesos.

Por fortuna para los que se oponen a esta iniciativa, aunque es mayoría en Donceles el PRD no tiene por sí mismo los votos suficientes para sacar una reforma de este tipo y ni con sus satélites le alcanza.

Así como son de enjundiosos para proponer la “mariguanización” de la capital, los perredistas deberían empujar la ley de movilidad, para darle circulación a vehículos y personas en la capital, por ejemplo.

O la Ley de Marchas, para que sin violar el derecho a manifestarse, los grupos que marchen respeten a su vez el derecho a la libertad de tránsito de los demás.

No se dan cuenta que no es con ese tipo de acciones como ayudarán a Miguel Ángel Mancera a superar el importantísimo reto que tiene de darle gobernabilidad a esta inmensa capital. Porque mientras el jefe de Gobierno va en un camino, tratando de poner en marcha obras y acciones sociales, sus diputados están más empeñados en tratar de pasar a la historia como los grandes “libre-pensadores” que hicieron de esta capital de libertades una ciudad de libertinajes.

Seguramente no han visto el reporte de Reputation Institute, que hace añicos la reputación de la ciudad, donde los servicios, la seguridad y la calidad de vida, entre otras cosas, dejan mucho qué desear.

Conviene aclarar que el estudio se basó, sobre todo, en el último año de Marcelo Ebrard al frente del GDF, lo que viene a comprobar que eso de que era “el mejor alcalde del mundo” fue pura pirotecnia para tratar de hacerse de una imagen en la que ni él se creyó, pero que costó muchos millones al erario.

Así que en lugar de andar inventado mariguanadas, los diputados capitalinos ya se deberían poner a trabajar, pues con todo el cinismo ampliaron el puente Guadalupe-Reyes hasta el próximo 13 de enero.

CENTAVITOS… Un auténtico sismo se vivió ayer en la primera reunión plenaria del PRI capitalino, donde se concretó una jugada importante que impactará el rejuego político en la ciudad; mañana los detalles.

Comparte esta entrada

Comentarios