Un ‘sinaloco’ en las Finanzas

Aunque con formación de banquero, a Amador le sedujo el servicio público

COMPARTIR 
Adrián Rueda 20/12/2013 00:00
Un ‘sinaloco’  en las Finanzas

Originario de Los Mochis, allá en Sinaloa, Edgar Amador salió de su pueblo para estudiar duro finanzas y economía; los libros se le dieron bien al grado de que estuvo becado algunas veces en el extranjero.

Su camino en el mundo de las finanzas comenzó en el manejo de acciones bursátiles, donde no le iba nada mal y llegó a trabajar en México para la banca internacional, incluso con los franceses, pero el gusanito de la administración pública le ganó.

Aunque con formación de banquero, a Amador le sedujo el servicio público, donde trabajó como asesor en anteriores administraciones del Gobierno del Distrito Federal, aun a costa de sacrificar ingresos.

Y es que sus tendencias políticas hacia la izquierda se vieron reforzadas al trabajar en gobiernos perredistas, sobre todo de la Ciudad de México, donde radica desde hace algunos años.

Al término de la administración de Marcelo Ebrard, Amador hacía planes para regresar a la iniciativa privada, pero recibió la indicación de Miguel Ángel Mancera, entonces jefe de Gobierno electo, de no moverse, pues tenía algo en mente para él.

Al igual que los demás integrantes del gabinete del DF, el sinaloense no supo de la oferta hasta unas horas antes de asumir el cargo el 5 de diciembre de 2012; la propuesta era quedarse como secretario de Finanzas de la ciudad, algo que no pudo rechazar.

El primer mes al frente de esa área fue algo caótico, pues le tocó negociar la parte final del Presupuesto 2013 para la capital, y el activismo de las tribus de todos los partidos, sobre todo del PRD, lo dejó prácticamente con los ojos morados y la nariz sangrante.

Cuadrado, como son la mayoría de los que se dedican a cuidar el dinero, Amador era muy directo con los políticos al decirles que no les daría el dinero que querían, por la sencilla razón de que no había; si querían más tenían que subir impuestos.

¡Sacrílego, decían los populistas del PRD!

A él se le achacó el intento fallido del gobierno de Mancera de querer aplicar el año pasado un Derecho por el Alumbrado Público, cuando en el DF lo que menos hay es luz en los postes; sus poses chocaron con los políticos.

Para este segundo año la cosa fue distinta, pues tuvo reuniones previas con delegados, funcionarios y diputados para decirles cómo estaba el asunto de las finanzas en la ciudad, y dónde se podía ceder y dónde no.

Eran simples matemáticas: no se puede repartir lo que no hay, así que todo mundo lo entendió, pues en su formación basada en logaritmos no hay muchas interpretaciones… para quienes no saben descifrar los números.

Aunque es duro para las negociaciones y codo para soltar la lana, Amador tuvo a bien asesorar a Mancera para que el DF accediera por primera vez al dinero de programas federales y al Fondo de Capitalidad que casi alcanzó tres mil millones de pesos extras.

Aunque él asegura que lo suyo son los números y por eso no le preocupa la política, este “sinaloco” salió bastante bueno para la grilla; cuestión de ver lo planchadito que quedó el Presupuesto 2014… claro, necesitó la ayudadita de Manuel Granados y sus muchachos, pero nomás poquito.

CENTAVITOS… Un brindis muy sencillo tuvo Miguel Ángel Mancera con los 16 delegados del DF, a los que les pidió, sobre todo, cerrar filas y aplicarse en los compromisos hechos con los ciudadanos, que no son pocos. El jefe de Gobierno insistió en que se debe gobernar cerca de la gente y que los delegados tienen muy claras las necesidades de la población en sus respectivos territorios; los funcionarios no tendrán ningún pretexto para cumplir, pues este año les dieron lo necesario para meterle fuerte a los servicios y, sobre todo, a la seguridad… Y como es época de fiestas y descanso, además de desearles feliz Navidad y próspero Año Nuevo, aprovecho para comunicarles que esta columna descansará ­—y ustedes de ella, por supuesto— las próximas dos semanas, por lo que esperamos vernos hasta el 6 de enero. ¡Felicidades!

Comparte esta entrada

Comentarios