Desaparecen anarquistas del Metro

Para nadie es un secreto que durante años ha trabajado con ese grupo Elio Bejarano.

COMPARTIR 
Adrián Rueda 19/12/2013 04:05
Desaparecen anarquistas del Metro

Apenas fueron identificados por el Gobierno del DF como los principales alborotadores, y los grupos anarquistas que organizaban desmanes en los torniquetes del Metro desaparecieron misteriosamente de las estaciones.

Bastó con que el secretario de Gobierno, Héctor Serrano, saliera en conferencia de prensa a decir que ya sabían quiénes estaban detrás de las protestas por el reciente aumento a las tarifas, para que los inconformes se hicieran de humo.

Y no es que la gente de a pie no esté inconforme con el aumento, pero los ciudadanos comunes no acostumbran usar la violencia como signo de protesta, contrario a los grupos de reventadores que sólo buscan pretextos para atacar.

Muchos se ha hablado de que los anarquistas están ligados a dirigentes del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) de Andrés Manuel López Obrador, aunque la mayoría se inclina a pensar que están más con grupos radicales del PRD.

Las recientes versiones de que los llamados “anarkos” sesionan en el auditorio de la Sección 9 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación en el DF llevan a apuntar, de nuevo, hacia la corriente IDN de Dolores Padierna.

Y es que para nadie es un secreto que durante años ha estado trabajando con ese grupo Elio Bejarano, cuñado de Padierna, quien es profesor y siempre se le ha identificado ­—junto con su hermano— como simpatizantes del magisterio radical.

El aumento a las tarifas del Metro ha sido tomado como pretexto por diversos grupos inconformes con el gobierno de Miguel Ángel Mancera para atacarlo, y prueba de ello son los eventos donde ha habido protestas.

Como está claro que los ataques son orquestados desde la IDN, con quien el jefe de Gobierno impuso una sana distancia desde el principio de su administración, todo mundo tiene bien claro lo que hay qué hacer.

Para empezar, Mancera ha postergado su asistencia a los informes de gobierno que diversos jefes delegacionales tienen programados y se ha dedicado a realizar eventos a puerta cerrada en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento, a donde no se llega sin invitación.

El inmueble está rodeado por policías que cuidan la megapista decembrina de hielo y los usuarios sólo pueden llegar a pie a la plancha del Zócalo por determinados accesos; incluso la estación del Metro está cerrada para el servicio.

Mientras se acaba de elaborar la estrategia para responder a los ataques, que podría incluir más operativos contra las ilegales invasiones de zonas ecológicas de la ciudad por parte de grupos afines a la IDN, Mancera no será expuesto a un nuevo abucheo.

Y no porque se niegue a dar la cara a los ciudadanos, que tienen todo el derecho de manifestar su inconformidad si no les parece correcta la decisión del jefe de Gobierno, sino para evitar que los radicales financiados por grupos perredistas se den un festín con el funcionario.

A la par de las decisiones políticas, el GDF iniciará en breve una campaña de información sobre los beneficios que ofrecerá el Metro a sus usuarios a cambio de haberles subido las tarifas de tres a cinco pesos por viaje.

Mientras tanto, entre la advertencia de Serrano de que el gobierno ya sabe quiénes son, y que ya está cerca la Navidad, los grupos anarquistas han escondido la cabeza.

CENTAVITOS… Como si de verdad se lo merecieran y hubieran trabajado sin descanso, los grupos parlamentarios del DF bajaron la cortina y ya iniciaron el maratón Guadalupe-Reyes, faltaba más, pues con el millonario reparto decembrino que se auto-recetaron les alcanza para pasar de lujo las posadas, la Navidad, la cena de Fin de Año, la Rosca de Reyes y en una de esas les alcanza hasta para el día de los novios.

Comparte esta entrada

Comentarios