No marchen, se duerme el PRD

Fuera de politiquerías, la ley garantizaría el derecho al libre tránsito.

COMPARTIR 
Adrián Rueda 12/12/2013 00:16
No marchen, se duerme el PRD

Dormidos en sus laureles, los diputados federales tomaron a sus pares de la Asamblea Legislativa con la aprobación, en comisiones de San Lázaro, de lo que sería la nueva Ley de Manifestaciones para el Distrito Federal, que normaría las marchas.

Los legisladores del PRD han frenado por años la regulación de las marchas en la capital porque no quieren pasar como un gobierno de izquierda que reprima las manifestaciones sociales que, por cierto, han sido uno de los grandes negocios de la izquierda.

Ante la tardanza de los legisladores capitalinos, que han llevado a cabo tácticas dilatorias mediante foros amañados para no reglamentar las marchas, el PAN, en la Cámara de Diputados, se adelantó y logró la aprobación de una iniciativa al respecto, en espera de que sea subida al pleno y se convierta en ley.

Si la iniciativa es aprobada, toda persona u organización que quiera manifestarse en la ciudad tendrá que pedir permiso al gobierno capitalino, avisando con tres días de anticipación el lugar y motivo de la marcha.

Los manifestantes tendrán prohibido marchar antes de las 11:00 y después de las 18:00 horas, bloquear vialidades primarias y atacar bienes públicos y privados, así como a civiles y autoridades, a reserva de enfrentar sanciones.

Si alguien viola estas disposiciones, el Gobierno del DF tendría la obligación de usar la fuerza pública para reprimir a los manifestantes, lo cual, por supuesto que no gusta a los diputados del PRD.

Dicen que esta iniciativa es una trampa en contra de Miguel Ángel Mancera, quien sería obligado a reprimir a los manifestantes, amén de que una disposición de ese tipo sería violatoria al derecho a la manifestación consagrado en la Constitución.

De aprobarse la iniciativa, por ejemplo, el jefe de Gobierno tendría que quitar con la policía el plantón de Morena frente al Senado de la República y reprimir las manifestaciones en contra de las iniciativas que apruebe el Congreso, como la energética.

Quizá el PRD tenga razón en que la nueva ley sea una trampa en contra de Mancera, pero lo cierto es que, fuera de politiquerías, a los ciudadanos de la capital de la República les garantizaría el derecho, también constitucional, de la libertad de tránsito.

A la ciudadanía no le interesa si el asunto es político o no, quiere que los manifestantes no afecten su vida cotidiana ni sus derechos al trabajo, la educación y la salud, que constantemente se ven mermados por los bloqueos.

Los perredistas no quieren regular las marchas ni quieren que lo hagan sus pares en San Lázaro, que legalmente lo pueden hacer, mientras la ciudad no sea plenamente autónoma, por la sencilla razón de que, al reglamentar las marchas, se estarían dando un tiro en el pie.

La intención del PAN en San Lázaro de adelantarse con una iniciativa sobre marchas no es nueva y los legisladores del PRD, así como sus autoridades, desoyeron las advertencias de que la iniciativa tomaba forma e iba a ser presentada por diputados federales.

Lo que son las cosas, en caso de que la ley se promulgue, seguramente la Ciudad de México verá marchas en contra de la regulación de las marchas… cosas de la vida.

CENTAVITOS… Cuentan las malas lenguas que la enemistad entre el jefe delegacional de Coyoacán, Mauricio Toledo, y la diputada panista Priscila Vera viene de mucho tiempo atrás, cuando el famoso Tomate era diputado federal y Priscila funcionaria del Injuve. Resulta que el presidente de la Comisión de Juventud y Deporte de la Cámara de Diputados era Canek Vázquez, quien quería citar a comparecer a la entonces funcionaria para que explicara algunas denuncias, pero quien le hizo el paro fue precisamente Toledo, que era brother de Canek, y la comparecencia se canceló. Que a raíz de eso nació una relación muy cercana entre el delegado y la diputada, pero que la relación no prosperó y ahora no se pueden ver ni en pintura.

Comparte esta entrada

Comentarios