Se infartan todos con El Peje

La salud del tabasqueño puso a sudar a más de uno y a ilusionarse a otros...

COMPARTIR 
Adrián Rueda 04/12/2013 00:00
Se infartan todos con El Peje

Más de un político estuvo a punto de un ataque luego de enterarse del doble infarto que sufrió la tarde de ayer Andrés Manuel López Obrador y que obligó a una rápida intervención quirúrgica de coronarias para bajar el riesgo de muerte.

Los reportes dicen que El Peje llegó por su propio pie al hospital Médica Sur –ni modo de ir al ISSSTE, al Seguro Social o a uno de salud pública, eso es para los pobres–; aunque ni él ni sus hijos trabajan, ya verán después cómo pagan el cuentón.

La salud del tabasqueño puso a sudar a más de uno y a ilusionarse a otros cuantos, pues para muchos, perder a su principal activo significaría prácticamente el fin; para otros, la oportunidad de tomar a la naciente Morena.

Afortunadamente, para quienes lo quieren, se actuó a tiempo y parece que aún habrá Peje para rato, aunque será necesario esperar a ver el parte post-operatorio para observar si López Obrador puede mantener el ritmo o tiene que declinar por alguien.

Pues, por lo pronto, tendría que olvidarse del café, el cigarro —le mete fuerte a ambos—, la carne y demás lujos que aunque, siendo pobre y sin trabajo, se puede dar, pues aunque en 2003 se declaró como “indestructible”, ya se vio que no lo es.

Pero independientemente de su salud, el infarto sufrido por López Obrador confirma que la izquierda carece de líderes y que, cuando el tabasqueño y Cuauhtémoc Cárdenas ya no estén, esa corriente política permanecerá acéfala si no se renueva.

Tan carentes de figuras están también en Morena que tuvo que ser su hijo, Andrés Manuel López Beltrán, quien saliera a marcar la línea política a seguir y a citar para hoy a todos los morenos para cercar el Senado.

Hasta para escoger al heredero de su lucha tuvo mal tino el de Macuspana, pues Andrés Jr. es, de los cuatro pejecitos, el que más choca con el discurso de supuesta austeridad y honradez que presume su padre; Andresito es el mismo que usa tenis Louis Vuitton de once mil pesos, viaja en yate, va de antro a Nueva York y tiene hasta servidumbre, según presume en Facebook.

Todo mundo recuerda su inolvidable tuit: “Le explique a mi muchacha lo de los impuestos y esta mas indignada q yo. Si todo el pais entendiera seria muy diferente” (sic).

Además de junior, Andresito tiene fama de “ambicioso” y, por lo pronto, dicen que ya corrió a sus hermanos José Ramón y Gonzalito del departamento de Copilco, que por cierto remodeló; todo sin trabajar, como su padre y el resto de la familia.

Pero, si no es el junior, ¿quién se puede hacer de Morena? Martí Batres ni soñarlo, no lo quieren; está ahí porque López Obrador lo impuso. Ricardo Monreal es un tipo que, detrás de su discurso radical, negocia todo; no tiene credibilidad y mucho menos carisma.

En el PRD podrían estar felices, pues además de cachar a varios desertores, disminuiría el riesgo de división en la izquierda.

Y será el sereno, pero ya sea porque lo quieren o lo odian, el infarto de El Peje casi infarta a todos.

CENTAVITOS… En el territorio priista de Cuajimalpa han operado con libertad diputados del PRD, como Jorge Zepeda, Fernando Zárate, e incluso el propio López Obrador en su cruzada contra la reforma energética, y jamás tuvieron problemas con el delegado Adrián Rubalcava, por lo que resulta muy extraño que ahora que el  diputado federal del PRD por Venustiano Carranza, Luis Espinosa, presentó su informe en Cuajimalpa —muy lejos de su territorio—, alegue que el delegado mandó a agredirlos a él y a sus invitados, entre los que estaba Jesús Zambrano. Más bien suena a pretexto, pues como al legislador le reclamaron raterías delante de su líder, quiso desviar echándole la culpa a Rubalcava, que agradecido debería de estar, pues el hecho de que Zambrano lo señale como enemigo lo ubica en el mapa político como alguien importante… Por cierto, en su denuncia en contra de Rubalcava, Zambrano lo acusa de utilizar al grupo de Los Claudios para desestabilizar, sólo que el líder nacional perredista se equivocó, ese grupo trabaja para una delegación vecina, que por cierto es del PRD y ya le dio un tallón.

Comparte esta entrada

Comentarios