Crean organismo que controlará el uso de la energía

La nueva Ley de la Industria Eléctrica dispone que el Centro Nacional de Energía asegure la calidad y confiabilidad del servicio

COMPARTIR 
20/07/2014 04:43 
Ayer, los senadores aprobaron la creación del Cenace, que tendrá el control operativo del Sistema Eléctrico Nacional. Foto: Ana Beatriz Reyes

CIUDAD DE MÉXICO, 20 de julio.-  México contará con un nuevo organismo público encargado del control operativo del Sistema Eléctrico Nacional, denominado Centro Nacional de Energía (Cenace), que determinará los actos necesarios para mantener la seguridad de despacho, confiabilidad, calidad y continuidad del Sistema Eléctrico Nacional.

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) tendrá que transferir a este centro los recursos humanos, materiales y financieros que destine actualmente al Control Operativo del Sistema Eléctrico Nacional en un periodo máximo de tres meses, a partir de que opere el centro.

Aprobada ayer en lo general con 92 votos del PRI, PAN y Partido Verde y el rechazo de 27 perredistas y petistas, la nueva Ley de la Industria Eléctrica ordena que el Cenace operará el mercado eléctrico mayorista en condiciones que promuevan la competencia, eficiencia y no indebida discriminación; determinará la asignación y el despacho de las centrales eléctricas, de la demanda controlable y de los programas de importación y exportación, a fin de satisfacer la demanda de energía eléctrica en el Sistema Eléctrico Nacional.

Añade que el centro recibirá las ofertas y calculará los precios de energía eléctrica y productos asociados que derivan del mercado eléctrico mayorista, de conformidad con las reglas del mercado; facturará, procesará y cobrará los pagos que correspondan a los integrantes de la industria eléctrica, de conformidad con la propia ley.

Realizará las subastas para la celebración de contratos de cobertura eléctrica entre los generadores y los representantes de los centros de carga; previa autorización de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), realizará subastas a fin de adquirir potencia cuando lo considere necesario para asegurar la confiabilidad del Sistema Eléctrico Nacional, y gestionará la contratación de potencia en casos de emergencia, entre las 27 facultades que tendrá.

“La administración del Cenace estará a cargo de un consejo de administración y de un director general. La dirección y visión estratégica del Cenace estará a cargo de un consejo de administración y de un director general. La dirección y visión estratégica del Cenace estará a cargo de su Consejo de Administración, mismo que contará al menos con una tercera parte de consejeros independientes”, dispone.

En el régimen transitorio, la nueva ley precisa que a más tardar, dentro de los seis meses siguientes de su entrada en vigor, tendrá una definición jurídica de organismo público descentralizado de la administración pública federal sectorizado en la Secretaría de Energía.

Ordena que “los recursos humanos, materiales y financieros que a la entrada en vigor de este decreto, la Comisión Federal de Electricidad y el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes destinen para el Control Operativo del Sistema Eléctrico Nacional, la definición de especificaciones técnicas y características específicas de la infraestructura requerida para la interconexión de centrales eléctricas y centros de carga y la planificación de la ampliación y modernización de la red nacional de transmisión y los elementos de las redes generales de distribución que correspondan al mercado eléctrico mayorista”.

Esta transferencia se hará en un periodo máximo de tres meses a partir de que entre en operación el propio centro.

 

 

 

 

 

 

Relacionadas

 

Se redensificará DF por nuevas viviendas

Habrá “impuesto” por derechos en desarrollo urbano; crearán un fideicomiso

COMPARTIR 
20/07/2014 03:51 
Según estudio de la UAM, en los próximos 15 años habrá 354 mil nuevos hogares en el Distrito Federal, es decir, más de 23 mil por año. Foto: Paola Hidalgo y Mateo Reyes/Archivo
Según estudio de la UAM, en los próximos 15 años habrá 354 mil nuevos hogares en el Distrito Federal, es decir, más de 23 mil por año. Foto: Paola Hidalgo y Mateo Reyes/Archivo

CIUDAD DE MÉXICO, 20 de julio.- Con la aplicación de las normas de ordenación urbana 30 y 31 se prevé una redensificación paulatina de la Ciudad de México a 25 años, basada en que la necesidad anual de vivienda sería entre 45 y 48 mil, más del doble de lo que se produce actualmente.

Las normas 30 y 31 pretenden poner candados a los lineamientos para edificar vivienda de interés social, mismos que eran regulados hasta el año pasado por la norma 26.

Según el estudio realizado por la Universidad Autónoma de México (UAM), campus Xochimilco, base para el proyecto de la norma que impulsa la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi), en los próximos 15 años habrá 354 mil nuevos hogares en el DF, lo cual implica un incremento de más de 23 mil al año.

En el periodo 2000 a 2010, la capital del país expulsó a 228 mil hogares formados en la entidad, es decir, 22 mil 800 anuales.

En el análisis también se habla de que, de 2005 a la fecha, el precio del suelo se ha incrementado 17 por ciento por encima de los costos de construcción.

El arquitecto Pablo Benlliure Bilbao, coordinador del proyecto técnico norma 26 de la UAM Xochimilco, y el abogado y consultor Gerardo Gómez del Campo expusieron que la norma 26 que pretende sustituir por las 30 y 31, y que nació para el impulso de la vivienda popular en el DF, ha estado suspendida más de ocho meses, lo que ha generado una alta presión en el mercado inmobiliario, acentuándose la caída de la inversión y la oferta de vivienda.

“La norma 26 fue suspendida para rediseñarla y evitar su mala utilización, nació en 1997 y primero fue para algunas colonias, luego se modificó en 2010 y se estableció que era para toda la ciudad. Pasaba por encima de zonas patrimoniales y por Programas Parciales. Era una norma que aplicaba en el DF de manera violenta.

“Ahora se busca instrumentar la justa recuperación de la plusvalía generada por las nuevas normas 30 y 31 para apoyar a la población de bajos recursos. La falta de suelo accesible expulsa de la ciudad a cerca de 23 mil hogares cada año, que siguen trabajando, estudiando y accediendo con servicios básicos con viajes promedio de dos horas y cuatro en viajes redondos”, explicó Benlliure Bilbao.

Rafael Valdivia, asesor del titular de la Seduvi, Simón Neumann Ladenzón, comentó que es necesario “sacar” las nuevas normas para no afectar inversiones que impactan la economía a nivel país.

Durante un taller para periodistas, el funcionario expresó que la Ciudad de México podría tener una inversión extraordinaria de la federación en materia de vivienda, pero depende de la aprobación de las normas 30 y 31.

“Las normas tienen una implicación económica nacional. La dinámica económica e inmobiliaria en el país significa 25 por ciento del PIB, por lo que es importante reactivar el sector inmobiliario; en el DF ha crecido, está en 5.2, es aceptable, pero la región centro es un punto importante para la política pública de vivienda del país”, señaló el funcionario.

Explicó que el sector inmobiliario significa la octava parte del PIB del Distrito Federal.

Fideicomiso

La propuesta de  las normas 30 y 31 que promueve el GDF y que afinan estos especialistas, incluye que, mediante la captura de la plusvalía generada, con el incremento de la densidad permitida por las nuevas normas, se apoye la producción social de vivienda y el mejoramiento de los barrios
impactados.

Lo anterior será a través del pago de derechos de desarrollo para capturas de plusvalía.

Los recursos obtenidos por el pago de derechos  serán destinados 60 por ciento a la producción de vivienda de interés social, 20 por ciento al mejoramiento de la movilidad urbana, equipamiento y servicios  en todo el DF; otro 20 por ciento será una inversión directa en la zona en donde se emitió el pago respectivo, para mejoramiento en los servicios urbanos.

Este “impuesto” aplicará, por señalar un caso, cuando se pretenda ampliar la superficie de construcción y al mismo tiempo aumentar el número de viviendas edificables, aquí se determinarán los derechos a pagar por metro cuadrado o viviendas adicionales y se abonará el mayor de los dos.

Para el manejo de los recursos que se obtengan bajo el esquema de recuperación y captura de plusvalía que pagarán algunos desarrolladores, se propone la conformación de un fideicomiso público.

“Se prevé un fideicomiso que maneje el recurso, un consejo encargado de dictaminan el uso de recursos. En eso tendrá que trabajar la Seduvi y la Secretaría de Finanzas”, dijo el coordinador del proyecto técnico Norma 26 de la UAM.

Rafael Valdivia, asesor de la Seduvi aclaró que aún no afinan este tema y sigue en análisis.

Sobre el avance en las discusiones sobre la propuesta general, apuntó que más de tres instancias centrales (la mayoría secretarías) ya entregaron observaciones y dieron su aval. También hay seis delegaciones que trabajan en el análisis de la
información.

Cambios y orden

La nuevas normas promueven la diversidad y mezcla de los usos de suelo obligando a partir de cierta dimensión del frente del predio 15 metros, a instalar comercio y servicios.

La tendencia es reducir el uso del automóvil particular por lo que se limita el número de cajones permitidos y obligan a la instalación de biciestacionamientos. “Se requiere una norma más afinada. La Norma 26 era  un poco bestia, pasaba por encima del territorio; ahora se requiere redensificar, pero con conocimiento”, agregó el arquitecto Pablo Benlliure Bilbao.

 

Relacionadas

 

México, el “plan B” de los migrantes

Para quienes salen huyendo de la violencia en Centroamérica y no pueden llegar a Estados Unidos, México se convierte en una opción para sobrevivir. Sin embargo, discriminación, burocracia e insensibilidad son algunos obstáculos que deben superar.

COMPARTIR 
20/07/2014 03:39 

CIUDAD DE MÉXICO, 20 de julio.- El conflicto entre la guerrilla y los narcotraficantes en el puerto de Buenaventura, Colombia, llevó a Manuel Ramírez Vente a huir hacia México. Consiguió que le otorgaran el refugio y estaba tratando de traer a su hija e hijo, “pero sólo pudo traer a su hijo, porque a la hija la mataron, en ese proceso de estar esperando que México le otorgara el refugio para ella”.

Así lo narra Gabriela Hernández, coordinadora de Casa Tochan, albergue de migrantes en el Distrito Federal , al explicar que los trámites de refugio pueden alargarse por meses,  y a veces, aunque la persona corra peligro, el gobierno mexicano no se los otorga.

Lo mismo le ocurrió a una pareja que venía de Guatemala Hugo y Levia, que llegaron a Casa Tochan, huyeron despavoridos porque el exmarido de ella les quemó su negocio. Era miembro de La Mara, y los tenía amenazados.

Pero la historia de violencia que habían sufrido aparentemente para el gobierno mexicano sólo era a nivel personal, y les dijeron que Guatemala era muy grande y que podían irse y encontrar seguridad en otra provincia de su país” y les negaron el refugio, recordó.

A la hora de pedir dicho estatus, la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) les pide una serie de documentos para que demuestren que su vida estaba en peligro en sus países de origen.

Simplemente no les creen, o les piden pruebas difíciles, pero cuando a ti te amenazan de muerte, cuando ya te balearon la casa, cuando estás cansado de que te cobren derecho de piso, pues huyes y no te da tiempo de nada; no hay de que ‘voy a recabar toda la información para que me crean que estoy amenazado’”, comentó Hernández.

Al reflexionar sobre este aspecto, la coordinadora de Casa Tochan dice: “Yo creo firmemente que el gobierno mexicano le hace el trabajo sucio a Estados Unidos y está obstaculizando tanto el tránsito de los migrantes que van a Estados Unidos, como de los migrantes que deciden quedarse en México”.

Y explica que la autoridad  mexicana no les dice que una vez que entran a territorio mexicano, tienen sólo 30 días para solicitar refugio, después ya no es posible pedirlo.

De acuerdo con la Comar, que depende de la Secretaría de Gobernación, entre 2009 y 2013 recibió 4 mil 589 solicitudes de refugio, de las cuales sólo otorgó 24.7 por ciento, es decir a mil 133 personas.

A estas circunstancias se enfrenta la nueva generación de adolescentes que están huyendo de Centroamérica.

Muchos van hacia Estados Unidos, pero la experiencia que Hernández le ha mostrado que muchos están decidiendo quedarse en México, después de ver los horrores que se viven a bordo de La Bestia y en todo el trayecto rumbo al norte.

El costo del refugio

El colombiano Manuel Ramírez Vente logró que el gobierno de México le otorgara refugio a su hijo. Después de que su hija la asesinaron en marzo de 2013 en Buenaventura, Colombia, al hijo lo pudo traer a nuestro país hasta tres meses después.

Pero allí no acabó su peregrinar. Rentar una casa, iniciar un negocio, obtener papeles para que su hijo entrara a la escuela —cosa que nunca logró­—, y traer a su esposa de Honduras, fueron tareas titánicas por la complejidad y tardanza de los trámites.

Ya que Manuel logró traer a su hijo, trató de traer a su esposa con un bebé de seis meses, que estaban en Honduras. Paradójicamente, el gobierno mexicano le otorgó el refugio al bebé, pero a la mamá no.

Es de risa loca: le autorizan la entrada al niño de seis meses, pero a su mamá no. De tal suerte que lo querían mandar por paquetería o algo así. Y fue otro batallar para poder traer a la mujer con el niño” recordó.

Después, Manuel obtuvo un apoyo de la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades (Sederec) para poner un restaurante. Le dieron todos los insumos, pero el pago de la renta corría por su cuenta.

La renta era un gasto oneroso cuando apenas estaba arrancando el negocio, las ventas eran bajas y tuvo que cerrar. De todas formas siguió con el negocio en casa, llevando comida a domicilio.

Pero después no pudo inscribir a su hijo de 16 años en la escuela, porque los trámites que le corresponden a Comar son igual de largos, así que el joven estaba desorientado, y se quedó sin escuela”, recordó.

Después de todas las dificultades, Manuel decidió irse de México: “Yo veía a México con posibilidades de desarrollarme, pero usted vio todo lo que luché y no fue posible”, le dijo Manuel a Gabriela Hernández cuando decidió marcharse.

Así, emprendió el camino hacia el norte. Intentaría entrar en forma ilegal a Estados Unidos, a pesar de todos los riesgos que eso representaba para su familia.

Para los que trabajan en Casa Tochan fue difícil verlo dejar el país. “Allí terminó esa historia que nos llevó un año de trabajo. Fue frustrante porque le pusimos mucho empeño: tocamos muchas puertas, logramos la solidaridad de mucha gente para que ayudaran a Manuel y al final las posibilidades son tan bajas que no pudo lograrlo”.

Lucha por la estancia

En otros casos logran quedarse en México, no sin enfrentar complejos trámites y discriminación por parte de los mexicanos.

Es el caso de dos jóvenes, un salvadoreño y un colombiano, que huyeron de situaciones de violencia en sus países.

Llegaron a Casa Tochan y allí estuvieron tres meses. Al salvadoreño se le había dificultado obtener el estatus de refugiado,  y el colombiano estaba a punto de recibirlo. Los dos ya estaban trabajando en la construcción y decidieron buscar un departamento para rentar.

Ya les habían recibido la renta de depósito, y habían hecho casi el trámite completo, pero cuando la dueña se entera que eran uno colombiano y el otro salvadoreño, les dice que no, porque tienen mala fama y pueden ser delincuentes”, comentó Hernández.

Como no pudieron rentar en el DF buscaron en el Estado de México, consiguieron una renta más barata, aunque ahora gastan más en pasajes y tardan más tiempo en llegar a su trabajo.

Hernández también recordó el caso de Marvin, un guatemalteco y su amigo Alex, de Honduras. Ellos también estuvieron en el albergue y empezaron a vender comida típica de sus países con un apoyo de Sederec.

A veces van a vender la comida a la oficina de derechos humanos, o a alguna universidad cuando organizan eventos de migración, y hace poco pudieron estar en la Feria de las Culturas en el DF.

Ese fue un respiro grande para ellos, allí están luchando. No siempre pueden vender comida, y entonces dos buscan alternativas. Marvin no sólo hace comida, también hace bolsas y ropa y Alex se emplea como albañil”, narró Hernández.

Gabriela Hernández voltea a su alrededor, observa a los migrantes que están en la cocina y las habitaciones de Casa Tochan y dice: “Me quedo asombrada porque hoy tenemos muchos jóvenes en Tochan. Son los jóvenes los que están saliendo, porque si no se quieren volver maras, simplemente los matan”.

Durante su camino hacia el norte algunos se quedan en el DF, porque “ya vieron el riesgo que implica estar subido en La Bestia y atravesar el país”.

Entre los jóvenes de Casa Tochan, donde pueden permanecer un máximo de tres meses, hay adolescentes de 16 y 17 años, que ya se están empleando como albañiles o garroteros en el DF.

Marcelo Suárez Orozco, académico de UCLA y condecorado con el Águila Azteca, describió así el horror del que vienen huyendo esos jóvenes, en el Coloquio México-Santa Sede sobre Migración Internacional y Desarrollo que se celebró esta semana en la cancillería.

Cuando la familia, ahogada en un tsunami de la globalización de la violencia, del pauperismo, no puede satisfacer las condiciones y protecciones biológicas, legislativas, simbólicas y éticas que son su función fundamental, escapando al Herodes posmoderno, se ve obligada a repetir el ciclo bíblico: toma al niño y a su madre, huye a Egipto y permanece ahí hasta que pase la tempestad…porque Herodes va a buscar al niño para matarlo”, expresó.

Los muchachos de Casa Tochan, tienen la esperanza de obtener el estatus de refugiado o la residencia temporal en México. Regresar a casa no es una opción.

 

El DF se volvió su nueva casa

San Pedro Sula, Honduras no es un lugar seguro para vivir. Jerrie, de 16 años, lo sabe porque a su hermano lo mató La Mara. Jerrie huyó de su pueblo y ahora trabaja de sol a sol en una tortillería del Distrito Federal. Aunque es un trabajo pesado está pensando en quedarse pues “aquí puedo salir, allá no se puede ni salir, hay que estar en casa antes del anochecer”.

Para quedarse en México, necesita que el gobierno se lo permita: él, su hermano de 16 años y su padre están pidiendo la residencia.

Apenas vamos comenzando, vamos a pedir la residencia permanente, o la de tres años. Ahorita vamos a sacar la de tres años. La próxima semana nos toca la última cita, después nos llevan para Gobernación, o para migración” dice Jerrie Odair Hernández Trochez.

La decisión final de salir de Honduras la tomó Jerrie, cuando La Mara estuvo a punto de darle una paliza, “pero llegaron los policías… y ellos —los maras— salieron corriendo. Yo seguí caminando y los de La Mara me siguieron hasta la casa, después se fueron, al rato otra vez me pararon y me dieron dos horas para irme”.

Su padre, su hermano y él salieron de su barrio con ocho mil lempiras en el bolsillo, que equivalen a cinco mil pesos.

Todo nos lo robaron en Guatemala… Nos robaron los policías. Cuando íbamos en la combi: cada vez se comunicaban los de las combis con los policías, les hablaban, les avisaban que allá vamos… entonces nos paraba la policía y la migración de Guatemala y nos pedían 100 quetzales a cada uno, pues nos pararon como ocho veces, casi nos quitaron todo el dinero”, dijo.

El plan original era ir a EU

“Teníamos planeado ir a Estados Unidos, pero ahorita que tengo trabajo pienso que me voy a quedar aquí —en el DF—”, dice Jerrie.

También empezó a pensar en quedarse en México al ver las dificultades que había en el camino.

El camino fue muy difícil hay que estar caminando, pagando, o estar charoleando —pidiendo comida—, pero hay mucho peligro, en todo lo que es Palenque, por Chiapas, o Tapachula, hay peligros en las estaciones, están los maleantes, muchos supuestamente son los Zetas, pero asaltan, o si no, cuando te montas al tren ellos te piden cuota” comentó.

A los que no le pagan cuota a Los Zetas a bordo del tren, los tiran. “Pero a mí nunca me han tirado porque yo me les he escondido. Me he escondido entre los vagones” recordó.

Durante días, Jerrie durmió al lado de las vías del tren o en iglesias: “Por favor, déjenos quedar a dormir, salimos mañana a las 5 de la mañana”, suplicaba.

Y cuando el hambre era ya insoportable, Jerrie se acercaba alguna señora y le decía: “Oye madre, soy de Honduras, con todo respeto, ¿no tienes un taquito que nos puedas regalar, por favor?”.

Muchas se compadecían de él y le preguntaban qué hacía esperando el paso de La Bestia, que si no sabía lo peligroso que era andar por allí.

Y él les contestaba: “Ya mi padre ha pasado, él pasó por aquí en 1997, él ya había pasado y él dice que estaba normal, pero ahora está más caliente”.

Rumbo al Distrito Federal

Andaba en esas travesías cuando conoció a Manuel, un migrante que lo llevó al Distrito Federal. “Él me trajo hasta acá”, lo llevó al albergue de migrantes, Casa Tochan.

Más adelante, empezó a buscar trabajo en una tortillería. “Pues la verdad, yo le fui a pedir trabajo, y me dijo que sí, me da 200 pesos al día, trabajo de 7 de la mañana hasta las 8 de la noche”.

El día de la entrevista con Excélsior, Jerrie estaba descansando, pues había trabajado 9 jornadas al hilo sin descansar ni medio día.

“En la tortillería me dan de comer enchiladas, taquitos, frijoles, pollo, arroz, está bien la comida allí”, dijo.

Y ante la pregunta de si se va a quedar en México o seguir rumbo al norte, dice: “Pues en eso me estoy fijando, que me voy a quedar aquí, miro yo pues: me voy a casar con una mexicana, hay una que me gusta en una calle de acá abajo, está por un café internet, ya le hablé, tengo el  Facebook de ella y todo”.

 

A ritmo de rap, cuenta su aventura

Fuera de la realidad dicen que me encuentro, por querer entender por qué la sociedad de otro país te rechaza, sin saber los motivos por los cuales huyes de casa”.

Así canta Emilian de 16 años. Es el rap que él mismo compuso para narrar su huida de El Salvador, su angustia en el camino y su esperanza de construir una vida diferente a través de la música.

Emilian Durán huyó de su pueblo hace un año porque ya no tenía dinero para seguir estudiando y pagar los libros de la prepa. Entonces estuvo trabajando en los cafetales, pero sólo le pagaban cinco dólares por 10 horas de trabajo y desistió.

Estuvo unos días en casa pensando qué hacer, a qué dedicarse, pero en cuanto salió un rato a jugar a la cancha de futbol La Mara lo trató de reclutar.

Los pandilleros ya me querían meter con ellos. Me dijeron ‘ve a traerme mariguana, que ve aquí, ve allá’, miraban que yo no estudiaba, que estaba en la casa, o a veces salía a jugar futbol y ellos se acercaban a la cancha…yo sentía que ya no aguantaba la situación”, dijo.

Salió de El Salvador con dos dólares en el bolsillo. Iba en busca de su hermano que vive en México. En la frontera con Guatemala conoció a un señor salvadoreño que le prometió que lo llevaría hasta el DF.

Primero se portó bien el señor. Luego nos perdimos como 15 horas en el monte buscando las vías del tren porque no sabíamos dónde andábamos, yo los pies los traía hasta desangrados de tanto caminar, yo ya no aguantaba y me daban ganas de llorar. Y el señor me decía no ‘pues no llores…aguántate y sigue adelante’”, recordó.

Al llegar a Arriaga, gente del poblado les invitó un refresco y comida. Fue un respiro. Pero su compañero salvadoreño le empezó a dar mala espina: le preguntaba demasiadas cosas, quería saber dónde estaba su  familia y qué teléfonos tenían.

Empezó a sospechar que era de los que trabajan con los secuestradores de inmigrantes y que llaman a las familias para extorsionarlas.

A mí me dio miedo porque la gente me decía: nunca confíes, puede ser de tu mismo país, pero aquí todos se venden”, comentó.

Así que llegando a Arriaga se le escabulló a su compatriota y se puso a salvo. Pidió dinero y con los 30 pesos que juntó le llamó a su hermano que estaba en la Ciudad de México, y el hermano fue por él hasta Arriaga.

Al llegar al DF buscó trabajo de inmediato y consiguió empleo en la misma tortillería en la que estaba su hermano.

 Trabajaba de 5 de la mañana a 5 de la tarde por 540 pesos a la semana… de lunes a sábado…y a veces no sólo eran esos días, cómo yo vivía cerca, los domingos el dueño me mandaba llamar con su hijo”, recordó Emilian.

Así transcurrían las semanas, y mientras Emilian ganaba 540 pesos a la semana, a los mexicanos les pagaban 900.

El dueño le prometía que le iba a subir el sueldo, pero eso nunca pasó y Emilian dejó el trabajo a los tres meses.

Entonces decidieron regresar a El Salvador, pero no pudieron irse. No tenían para pagar el autobús. Fueron a la embajada de El Salvador con la idea de que los deportaran, para no tener que pagar el pasaje, pero “no nos quisieron deportar, porque la hija de mi hermano es mexicana y no nos podían deportar, así que nos mandaron a la Casa Tochan”.

Y allí están Emilian y su hermano desde mayo pasado en el albergue que coordina Gabriela Hernández, y donde hay migrantes que tienen acceso a techo y comida por un máximo de tres meses.

Emilian canta otro fragmento de su rap: “Dicen que estoy fuera de la realidad por tener un sueño, a ellos les da risa pero yo le pongo empeño. Sueños de aquél niño por querer ser un cantante, ofendido por muchos por el hecho de ser migrante, pero ellos no saben que el que más lucha, tiene la voz del pueblo que todos escuchan”, canta.

Le gusta México, porque dice que aquí sí se puede cantar en lugares públicos, eso en El Salvador es imposible. Allá por cantar en la calle, lo detenían y lo golpeaban los policías. Le decían que seguro era de las Maras.

— Georgina Olson

 

Relacionadas

 

'El gobierno justifica a los corruptos': opositor venezolano

El dirigente del partido AVP denunció que el vicepresidente de Venezuela, Jorge Arreaza, no solo admite que hay funcionarios deshonestos, sino que también los justifica

COMPARTIR 
20/07/2014 03:27 
El vicepresidente, Jorge Arreaza, dijo hace unos días que “si hay corrupción en el gobierno es porque alguien los corrompe en el sector privado”. Imagen tomada de: www.vicepresidencia.gob.ve

CARACAS, 20 de julio.— El dirigente del opositor partido Alianza Bravo Pueblo (AVP), Germán García, denunció ayer que el vicepresidente de Venezuela, Jorge Arreaza, además de admitir que hay funcionarios corruptos en el gobierno, intenta justificarlos.

Si los funcionarios del gobierno venezolano son susceptibles de corromperse, entonces no deberían estar allí, dijo García y sentenció que “justificar a los corruptos del gobierno, señalando que existen porque del lado de afuera los corrompen, no tiene perdón de Dios”.

El vicepresidente Arreaza, declaró esta semana que “si hay corrupción en las instituciones del gobierno es porque alguien los corrompe en el sector privado”, frase que para el legislador denota una velada intención en defender a funcionarios deshonestos.

García precisó que “Arreaza culpa a los empresarios privados de todo lo malo que ocurre en su gobierno, pero es incapaz de exigir a la Contraloría de la República que inicie las averiguaciones sobre las denuncias de corrupción que involucran a funcionarios del Estado”.

Resaltó además que la carta del exministro de Finanzas, Jorge Giordani, en la que denunció la corrupción gubernamental, es un extenso diario de noticias criminales, que tanto la Fiscalía General de la República como la Contraloría están obligadas a investigar.

La Contraloría no es sólo para informar sobre las obras que realiza el gobierno, como lo exige la presidenta del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Gladys Gutiérrez, sino que su función primordial es velar por la pulcritud en el manejo de los fondos públicos”.

Añadió que no hace falta crear cuerpos especiales “anticorrupción”, como lo propuso en días pasados el ministro del Interior, Justicia y Paz, Miguel Rodríguez Torres, ya que esa función de investigar compete al Ministerio Público, sólo que debe cumplirse.

García advirtió que ante las declaraciones del vicepresidente Arreaza, el sector empresarial enviará un comunicado al alto funcionario para exigir que señale públicamente en qué casos concretos los empresarios privados han participado en hechos de corrupción.

Relacionadas

 

Rosa Verduzco, tutora de los niños malcriados

El albergue zamorano tenía donadores entre las élites políticas e intelectuales de México

COMPARTIR 
20/07/2014 03:21 
Rosa Verduzco Verduzco, Mamá Rosa, se encuentra internada en el hospital San José, de la localidad de Zamora, Michoacán.
Rosa Verduzco Verduzco, Mamá Rosa, se encuentra internada en el hospital San José, de la localidad de Zamora, Michoacán.

ZAMORA, 20 de julio.— Durante más de seis décadas en México, padres pobres que no podían mantener a sus hijos o criar a jóvenes problemáticos los enviaban a un albergue dirigido por una mujer que se había ganado renombre por su labor tutelar.

Rosa del Carmen Verduzco Verduzco crió a miles de niños y niñas en el albergue La Gran Familia. Tenía donadores entre las élites políticas e intelectuales de México, y la visitaron presidentes, así como escritores prestigiosos.

El año pasado, los padres comenzaron a quejarse ante las autoridades de que no podían visitar a sus hijos en ese lugar. Quienes vivían internados en el albergue contaron a investigadores los horrores de una novela de Dickens: violaciones, golpizas y menores retenidos en contra de su voluntad durante años en cuartos llenos de basura y sanitarios en condición inmunda.

El martes, policías federales y soldados armados catearon el albergue y arrestaron a nueve empleados cuidadores, incluida la mujer a la que decían Mamá Rosa, de 79 años.

Las revelaciones negativas sobre el lugar suscitaron disgusto y horror, pero también muestras de apoyo a Mamá Rosa por parte de admiradores, entre estos algunos de los intelectuales más respetados y de los propios menores que afirman haber sufrido maltratos en el lugar que ella dirigía.

La oleada de apoyo a Verduzco Verduzco parece basarse en la creencia de que ella no fue cómplice de ningún abuso, incluso si su edad avanzada y salud deteriorada le impedían supervisar correctamente el albergue.

Tomás Zerón, director de la Agencia de Investigación Criminal de la Procuraduría General de la República, dijo que duda que se impute algún delito a Rosa Verduzco. De acuerdo con Zerón, la mujer, debido a su edad, perdió el control de lo que alguna vez fue un albergue caritativo de gran prestigio y saldrá libre.

La Gran Familia parece haber funcionado más como una comunidad que como un albergue profesional para menores. En entrevistas, quienes viven o vivían en el lugar narraron un mundo caótico en el que adolescentes afligidos estaban bajo la vigilancia de residentes adultos, muchos de los cuales también llegaron de niños, un albergue prácticamente sin ninguna supervisión profesional.

Durante la operación policial del martes, la policía encontró seis bebés, 154 mujeres menores, 278 varones menores, 50 mujeres adultas y 109 hombres adultos, dijeron las autoridades federales. Según expertos, 10 personas presentaban una desnutrición tan grave que era imposible determinar sus edades.

El doctor Alberto Sahagún, director del hospital donde Verduzco Verduzco está bajo vigilancia policial y se le atiende de diabetes y problemas de presión arterial, dijo que Mamá Rosa era estricta, pero también una persona altruista que adoptaba a los niños que nadie más quería.

“Para manejar varios cientos de niños necesitaba ser recia”, afirmó.

Relacionadas

 

Tabacalera de EU pagará 23 mil 600 mdd a viuda de fumador

RJ Reynolds Tobacco Co., la segunda compañía de EU, fue encontrada culpable de ocultar los peligros que su producto causaba a la salud, por lo que murió Michael Johnson

COMPARTIR 
20/07/2014 03:16 
La compañía tabacalera RJ Reynolds Tobacco Co.
La compañía tabacalera RJ Reynolds Tobacco Co., la segunda más grande de Estados Unidos, pagar 23 mil 600 millones de dólares a viuda de fumador (Foto especial)

2006 fue interpuesta la demanda en contra de RJ Reynolds Tobacco Co. por Cynthia Robinson

DALLAS, 20 julio.- Un jurado en Florida ordenó a la compañía tabacalera RJ Reynolds Tobacco Co., la segunda más grande de Estados Unidos, pagar 23 mil 600 millones de dólares a la viuda de un fumador que murió de cáncer de pulmón en 1996.

Michael Johnson murió a los 36 años de edad después de haber fumado durante más de 20 años.

En 2006 su viuda Cynthia Robinson, de Pensacola, Florida, demandó a RJ Reynolds con el argumento de que había ocultado deliberadamente los peligros que su producto causaba a la salud.

Johnson, un estibador y conductor del autobús de transporte de un hotel, comenzó a fumar alrededor de los 13 años, dijo su viuda en entrevista con el periódico The New York Times.

Él realmente fumaba mucho”, afirmó la mujer, que estuvo casada con Johnson desde 1990.

La compañía, con sede en Carolina del Norte, informó que apelará la decisión del jurado, emitida la noche del viernes y dada a conocer este sábado.

asc

Relacionadas

 

Excélsior en la historia: La Operación Valkiria, fracasó

El 20 de julio de 1944 un grupo de conspiradores aprovechó el nombre de la Operación Valkiria, un plan de emergencia aprobado por Adolfo Hitler, para su proyecto de matar al Führer

COMPARTIR 
20/07/2014 03:15 

CIUDAD DE MÉXICO, 20 de julio .- En una gran ironía política, un grupo de conspiradores aprovechó el nombre de la Operación Valkiria, un plan de emergencia aprobado por Adolfo Hitler, para su propio proyecto de matar al Führer, el 20 de julio de 1944.

De acuerdo con el portal History Learning Site, los conspiradores pretendían asesinar a Hitler para quitarle el poder a la SS, la Gestapo y SD, las tres principales organizaciones de control del Führer y con ello eliminar también el juramento de lealtad que le tenían.

El término juramento Hitler, se refiere a la promesa de lealtad de los oficiales de la Wehrmacht (ejército alemán), así como de los funcionarios públicos durante el Tercer Reich entre los años 1934 y 1945, en lugar de jurar fidelidad a la Constitución.

El coronel Claus von Stauffenberg, con 36 años de edad, fue el encargado de llevar a cabo la Operación Valkiria, colocó la bomba que estalló en la Guarida del Lobo, el búnker del Führer, ubicada en Prusia Oriental (hoy Polonia), pero dos horas después del atentado Hitler se dirigió al pueblo alemán a través de la radio estatal, confirmando que estaba vivo, según History Learning Site.

Claus von Stauffenberg nació en una familia aristocrática. Su linaje tenía 700 años. Desde muy joven, creyó que ese noble abolengo, más que un simple estatus social, era una obligación para servir a su país.

Con ciertas aptitudes artísticas, adoraba la arquitectura, la música y la poesía. No obstante, en 1920 se convirtió en oficial del ejército, y destacó pronto, tanto por sus coléricos estallidos de individualismo como por sus incuestionables heroicidades. Se decía que fue distinguido por sus superiores debido a su instinto para la organización militar y la logística. Por todo ello, ascendió rápidamente.

El 1 de julio de 1944, fue asignado a la Jefatura del Estado Mayor, a cargo del Ejército de Reserva, un puesto que le permitiría asistir en persona a reuniones con
Hitler. Así, de repente se encontró en la posición ideal para llevar a cabo un intento de asesinato contra el Führer.

A pesar de su odio secreto a Hitler, todos le conocían a Von Stauffenberg y nadie dudaba de su compromiso con el partido (y no era para menos, pues había perdido el ojo derecho, dos dedos de la mano izquierda y una buena parte de su brazo derecho durante un ataque aliado en África. Por ello, ninguno de los presentes podía imaginarse lo que planeaba.

El pasado 1 de julio, la canciller alemana, Angela Merkel, rindió un sentido homenaje a Von Stauffenberg y a sus seguidores subrayando que aquella etapa, parte de la Segunda Guerra Mundial, dominada por el terror se pueden aprender varias lecciones. Una de ellas es la “gran importancia” que tiene tomar decisiones en conciencia “tanto en la democracia parlamentaria como en el ejército”.

La trama del complot

A finales de 1943, la Schutz Staffeinel (SS) y la Gestapo lograron arrestar a varios alemanes involucrados en un complot para derrocar al máximo líder nazi, Adolfo Hitler, señala el sitio web Jewis Virtual librery. Esto incluyó a Dietrich Bonhoeffer, Klaus Bonhoeffer, Josef Mueller y Hans Dohnanyi. Otros bajo sospecha como Wilhelm Canaris y Hans Oster fueron destituidos de su cargo en enero de 1944.

El almirante Wilhelm Canaris, por ejemplo, fue el hombre que levantó todo el entramado de espionaje alemán durante la Primera Guerra Mundial y que mantendría el cargo de jefe de la Inteligencia durante el periodo nazi, fue uno de los primeros opositores a Hitler.

Entonces irrumpió en la escena el coronel Von Stauffenberg, como el líder del grupo de oposición al régimen nazi. Desde 1942 decidió matar a Adolfo Hitler. Fue acompañado en su trama por Wilhelm Canaris, Carl Goerdeler, Julius Lebe, Ulrich Hassell, Hans Oster, Peter von Wartenburg, Henning von Tresckow, Friedrich Olbricht, Werner von Haeften, Fabian Schlabrendorft, Ludwig Beck y Erwin von Witzleben.

De acuerdo con Jewis Virtual Library, el plan se desarrolló con una modificación a la Operación Valkiria, la cual había sido aprobada por Hitler para su propio uso, contemplando un probable levantamiento de los trabajadores forzados de los países ocupados que trabajan en las fábricas alemanas o para alertarlos sobre una ofensiva de los países aliados.

Los miembros de la reserva del ejército, entre ellos el Círculo Kreisau, modificaron el plan original con la intención de asesinar a Adolfo Hitler, Hermann Goering y Heinrich Himmler. La muerte del Führer era necesaria para liberar a los soldados alemanes de su juramento de lealtad a él. Este plan buscaba tomar el control del gobierno alemán para poder negociar la paz con los países aliados y poner fin a la Segunda Guerra Mundial.

Von Stauffenberg es fusilado

El plan para asesinar a Hitler no fue el único, por lo menos seis intentos más fueron abortados antes de que Von Stauffenberg decidiera a realizar el propio; hoy hace 70 años, ese día tenía una reunión con Hitler y otros 23 militares (Estado Mayor) y llevaba en su maletín un explosivo especial inglés de un kilogramo, que se activaba con un detonador químico sumamente silencioso.

Von Stauffenberg llegó algo retrasado a la reunión de ese día con Hitler, se excusó con un gesto; se sentó a la derecha del líder nazi a una distancia de metro y medio para dejar su maletín debajo de la mesa de la reunión. En teoría, su presencia se debía a que debía informar la situación de la guerra en el Frente Oriental.

La bomba explotó dos minutos y medio después de que se retiró Von Stauffenberg, argumentando una llamada telefónica a Berlín, matando a cuatro hombres, dañando el brazo y el lado izquierdo del rostro del líder nazi, pero sólo eso: la misión había fracasado Hitler salió casi ileso, debido a que uno de los presentes empujó con el pie el maletín antes de la detonación, alejando así la carga mortal de su objetivo.

Aunque, meses después del atentado, Hitler mostraba un evidente temblor en la mano y el recuerdo del atentado no dejaría de obsesionarle, experimentado un notable bajón en su extraordinaria fortaleza sicológica, destaca el sitio web teinteresa.es.

La otra parte de la Operación Valkiria contemplaba que los militares antinacionalistas Ludwig Beck, Erwin von Witzleben y Friedrich Fromm tomaran el control del gobierno alemán, pero el golpe fracasó, en buena medida porque no se tuvo la confirmación rápida de la probable muerte de Hitler.

En un intento de protegerse a sí mismo, Fromm ordenó la ejecución de Claus von Stauffenberg, junto con otros dos conspiradores, Friedrich Olbricht y Werner von Haeften, en el patio del Ministerio de la Guerra. Más tarde se informó que Von Stauffenberg murió gritando: “¡Larga vida a la Sagrada Alemania!”

Otros 200 implicados en la Operación Valkiria fueron asesinados o internados en campos nazis en los días siguientes.

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial y en consecuencia con la propaganda nazi, la acción de Von Stauffenberg fue considerada un acto de traición por la mayoría de la población alemana, sin embargo con el paso de los años y con el atentado ya ubicado en su contexto histórico, se le ha dado la categoría de héroe en la lucha por la liberación del régimen nazi.

Relacionadas

 

Por mayoría Senado dice sí a Ley de la Industria Eléctrica

En bloque la izquierda intenta infructuosamente impedirlo; luz para todos y a bajos precios: Penchyna; se retira el concepto de expropiación, queda el de “ocupación temporal”

COMPARTIR 
20/07/2014 03:06 
Foto: Cuartoscuro

CIUDAD DE MÉXICO, 20 de julio.- La desaparición del concepto expropiación por “ocupación temporal”; la ratificación de la soberanía sobre el sector eléctrico; aplicación de un programa de apoyos focalizados a los más pobres en este rubro; y a partir de eso, garantizar el suministro de electricidad a 2 millones de marginados que viven en zonas rurales y urbanas.

Estos son los principales ejes rectores de la nueva Ley de la Industria Eléctrica que la madrugada de este domingo, a las 2:35 horas otra vez, fue aprobada en lo general y en lo particular por mayoría –88 votos a favor y 26 en contra- en el Senado de la República a pesar de que, nuevamente, todos los legisladores de izquierda votaron en contra argumentando que se estaba dejando sin futuro a la nación entregando este fluido a manos privadas.

El presidente del Senado, Raúl Cervantes, remitió los dictámenes correspondientes a la Cámara de Diputados y citó a su pares para el medio día de este domingo

El senador priista David Penchyna y presidente de la Comisión de Energía, expuso que con este conjunto de normativas –pues también se avaló la Ley de Energía Geotérmica y la de Aguas Nacionales- se podrán bajar efectivamente los precios de la luz y que este servicio llegue a todos los mexicanos.

“El objetivo principal es que las y los mexicanos reciban en sus hogares y en sus negocios la luz de forma ininterrumpida y a un mejor precio; con más competencia se benefician los usuarios. Con más competencia la luz será más barata”, aseguró Penchyna Grub.

Este domingo y eventualmente el lunes, los senadores legislarán los otros dos paquetes de proyectos de dictamen, siempre con la idea de que se tengan todas las Reformas Secundarias Energéticas aprobadas y listas para enviarse a la Cámara de Diputados, el martes próximo.

La senadora panista Sonia Mendoza, secretaria de la Comisión de Estudios Legislativos Primera, hizo ver a sus compañeros que esta Ley de la Industria Eléctrica emite una serie de derechos para los usuarios más pobres.

“La Comisión Federal de Electricidad suministrará a usuarios de tipo residencial, así como a usuarios pequeños y medianos de tipo industrial, de tarifas reguladas por el Gobierno, es decir, se le está dando al Gobierno los instrumentos para que ellos sean quienes impongan los costos de la electricidad”, sostuvo Mendoza Díaz.

Sonia Mendoza recordó a sus pares que a partir de ahora se crea el Fondo de Servicio Universal Eléctrico para el financiamiento de las acciones de electrificación en las comunidades rurales y usuarios finales en condiciones de extrema pobreza.

Salvador Vega, panista secretario de la Comisión de Energía, cmentó sobre este asunto, en conferencia,  que en el caso del señalado Fondo, “además del dinero presupuestal que se pudiera tener para estos asuntos, va a ser aportado por los mayoristas, en el caso de la energía eléctrica. Esto quiere decir que se va a tener, vamos a tomar parte de las aportaciones de estos empresarios para poder cubrir las necesidades de los más pobres”.

Llamó la atención que por primera vez en esta legislatura, se obligó a un orador –el perredista Fernando Mayans- suspender su intervención en tribuna por excederse en el tiempo preestablecido por los grupos parlamentarios. Era de 10 minutos e iba por el 23 cuando se le cerró el paso e incluso se le amagó con cerrarle el micrófono.

El panista José Rosas Aispuro, presidente en turno del Senado, le advirtió: “usted se ha pasado ya del tiempo reglamentario, y le pido, por favor déjele el espacio al siguiente orador” que era el también legislador del PAN Francisco García Cabeza de Vaca, a lo que el tabasqueño Mayans Canabal remató, viendo a la cámara del Canal del Congreso: “nada más tomen nota, pueblo de México, quiénes son los traidores a la patria, tomen nota”.

 

Relacionadas

 

Adelanto editorial: 'La puerta final'

Con autorización del sello Cuadrivio, publicamos el cuento que le da nombre al nuevo libro de Mauricio Molina y que pronto estará en circulación

COMPARTIR 
20/07/2014 03:05 

Dicen que hay puertas que no deben volver a abrirse. Adrián estaba consciente de esto cuando decidió, aquella tarde, llamar a Inés, uno de esos amores desgraciados que se quedan en algún lugar del pasado y que sólo se pueden recordar con dolor o desagrado. Sin embargo, como suele suceder en todas las relaciones, algo se había quedado en el tintero: una frase final, una asignatura pendiente. Los consejos de sus amigos no pudieron detenerlo: durante todo el tiempo que había transcurrido desde su ruptura, el recuerdo de Inés lo había obsesionado de cuando en cuando como una de esas enfermedades que permanecen en el cuerpo, se niegan a irse y reaparecen en el momento menos pensado.

Al decir de quienes los habían conocido mientras estuvieron juntos, habían tenido una relación tensa y desafortunada, llena de sobresaltos, engaños recíprocos y tortura mutua. Sin embargo, Adrián recordaba algunos episodios, fragmentos instalados entre las sinapsis de sus neuronas, donde un resquicio de felicidad, un destello de luz, se colaba entre las malas experiencias. Quizás fueran demasiado jóvenes entonces, acaso no era el momento. Trataba de convencerse, a como diera lugar, de que algo nuevo podía pasar, una suerte de redención.

Una amiga suya le aseguró que en ese tiempo Inés no tenía una relación y le dio a entender que aquel era el momento de
actuar.

Unos días después Adrián decidió ir a ver el lugar donde había vivido con Inés. Como siguiendo el hilo de un laberinto, llegó finalmente hasta un edificio viejo y descuidado, de unos cuantos departamentos. Anochecía. Resolvió llamarle desde el teléfono público de la esquina. Descolgaron, era la misma voz que había escuchado por última vez hacía años. Ni el acento que dejaba entrever su origen extranjero, ni el timbre un poco grave, habían cambiado. Adrián permaneció callado mientras al otro lado de la línea Inés, impaciente como siempre, después de repetir Hola varias veces, colgó violentamente. Adrián sonrió al darse cuenta de que era la misma mujer impulsiva que había conocido años atrás.

Recordó entonces los encabezados, los pies de foto, las luces y sombras de su relación y su ruptura. Se conectaron en una fiesta y se sintieron atraídos al instante, fatalmente. En unas cuantas semanas la cosa se intensificó al grado de que comenzaron seriamente a pensar en vivir juntos. Eran jóvenes, ambos salían con diversas personas, pero en un acto de absoluta pasión decidieron romper con todo y proclamarse públicamente como pareja. En un par de meses más se fueron a vivir juntos. Pronto saborearon las minucias de la vida cotidiana.

Sin embargo, como suele suceder en este tipo de enganches relámpago, se dieron cuenta de las enormes diferencias que los separaban. Adrián era muy poco sociable mientras que a Inés le encantaban el baile y las fiestas.

Adrián era escritor y necesitaba de mucho tiempo libre para pensar en sus cosas. Tenía una disposición saturnal hacia la vida. Una cierta melancolía y una necesidad de orden impregnaban su vida, pese a que el alcohol y cierta propensión a lo que podríamos llamar una alegría desesperada, lo hacían un tanto arrebatado y volátil.

En la cama las cosas en un principio fueron bien, pero con el paso del tiempo la rutina y las premuras económicas por las que estaban pasando terminaron por arruinar el único espacio en el que se sentían verdaderamente juntos.

Vino un periodo de gritos y frustraciones, de escenas de celos seguidas de episodios de absoluta indiferencia. Una mañana, después de una larga noche de discusiones, lágrimas y posiciones encontradas, Adrián organizó una mudanza y salió del departamento que habían rentado juntos.

 No volvieron a hablarse hasta el día en que concertaron una cita. Ahora, diez años después, volvería a verla. Adrián había consolidado una convincente carrera de escritor. Había publicado, por fin, varios libros y su nombre aparecía de cuando en cuando en diversas publicaciones periódicas.

La luz del atardecer, como un gato, se frotaba contra las paredes, contra la superficie de las cosas. Un felino vespertino con el reflejo de Venus en los ojos. Al subir las escaleras Adrián pensó en la cantidad de veces que había soñado y fantaseado con aquel regreso. Era como atravesar un espejo.

Inés lo esperaba. La leve falda azul ozono contrastaba con el negro de la blusa. Otro felino —pensó Adrián. Monstruosamente dispuestos por la casa, estaban los muebles en los que Adrián e Inés, en otro tiempo, habían conversado, amado, compartido los instantes de felicidad y tedio.

—Nada ha cambiado, dijo Adrián un tanto incómodo por la situación.

—Quería que lo vieras así, de nuevo.

—He visitado en sueños mil veces esta casa.

Ahora que estaba ahí dentro, la sensación era casi insoportable. Adrián contuvo la emoción. Incluso la habitación era la misma. El póster con la niña de Balthus flotaba en la pared, sobre la cama. Los objetos que se encontraban encima de la cómoda, naturaleza muerta compuesta por tarros de crema, joyería, frascos de perfume, una mascada, parecían ser los mismos de otro tiempo y acomodarse a un orden predispuesto, como esperando el momento de ser redescubiertos por la memoria.

La luz del atardecer daba un toque enigmático a la escena. Inés le dijo desde la cocina:

—¿Quieres un trago?

Mientras miraba por la ventana la calle apacible y desierta, Adrián pensó en cuántas cosas eran capaces de esconderse a la mirada. No había nada mejor que la luz para ocultarse. Algo se escondía en aquella luminosidad anaranjada y mágica. Algo indecible, insoportable… Algo.

El tintineo de los hielos lo sacó de sus pensamientos.

—Por los tiempos que se
fueron.

Adrián chocó su vaso contra el de Inés. El crujido de los hielos, icebergs en miniatura, lo hicieron sentirse un poco más cómodo.

El whisky estaba haciendo su trabajo. Se sentaron uno frente al otro en la sala, silenciosos, mirándose a los ojos, estudiándose, invocando a los fantasmas del pasado. Al cabo de un rato, ocultándose de nuevo en la luz de un atardecer que parecía eterno, ya hacían el amor en el sillón de la sala, evocando como tantas veces otros tiempos, otros deseos enterrados en su memoria y que se confundían con el presente.

Anochecía. El gato del atardecer se había marchado. Un trago más, ya era hora de irse. Reencontrarse no había sido buena idea. Esto es un sueño, se decía Adrián al tiempo que algo oscuro se larvaba lentamente en su mente. Esto no es más que un sueño, un vago sueño, repetía con insistencia al tiempo que el tiempo se rompía con el estrépito de un espejo destrozado por el peso de un cuerpo que busca atravesarlo.

 

 

Inés y Adrián, multiplicados al infinito en aquella cópula que se repetía en el espejo de su memoria, se penetraban, recorrían la casa repitiendo sus rituales de pareja, del amor y el odio compartidos, el tedio y el asombro, la plenitud y el vacío. Qué fácil sería ahora quedarse ahí, añadiendo un reflejo más a aquella multitud de representaciones de sí mismos, a aquella turbamulta que ahora parecía llenar todo el espacio…

 

 

Inés se quedó sentada en el sillón mientras Adrián caminaba hacia la puerta. Inés le sirvió otro vaso de whisky. Adrián se desvistió junto a la cama. Inés azotó la puerta del baño. Adrián escuchó el lejano taconeo. Inés se desnudó frente a él en medio de la sala. Adrián buscó a toda prisa la puerta de salida. Inés lo abrazó para besarlo. Adrián sintió sus senos, recorrió sus caderas. Inés le mordía los labios. Adrián trató de abrir la puerta. Inés preparaba la cena. Adrián se ocultó para sorprenderla. Inés sonreía entre sus brazos. Adrián fue el primero en soltar la carcajada. Inés lloraba hasta romperse en mil pedazos. Adrián miraba al vacío en el sillón de la sala. Inés sonreía con sorna en el umbral. Adrián gritaba palabras de fuego contra una puerta cerrada. Inés se maquillaba para hacer el amor. Adrián se emborrachaba. Inés se ponía medias y ligueros para esperarlo. Adrián corría por la calle. Inés gritaba desde la ventana.

 

 

Afuera todas las mujeres eran Inés y todos los hombres eran Adrián. Uno hablaba desde el teléfono público de la esquina, otro conducía el auto, otro dirigía el tránsito en uniforme de policía. Las Inés multiplicadas también aparecían de muchas formas. Una de ellas golpeaba un tapete con un zapato desde un segundo piso. Otra, vieja y cansina, llevaba una bolsa de basura entre los brazos, otra más descendía de un auto mostrando un muslo color de luna llena. Inés puta que escapa de los charcos cada noche. Inés sirvienta, Inés ejecutiva, Inés vieja y vagabunda. Adrián guarura, Adrián padrote, Adrián señor llegando del trabajo, Adrián niño de cinco años de la mano de Inés matrona, con una cruz gamada de ceniza en plena frente.

 

 

Corriendo a lo largo de la calle, desvistiendo al mismo tiempo el cuerpo de Inés, tomando un trago de whisky, todo confundido, todo mezclado, mirando a Venus, el ojo felino de la noche, Adrián se fue perdiendo en la multitud de sus reflejos. La voz de Inés (muévete más rápido, te odio, te amo, no te vayas, bésame, ya lárgate) retumbaba en sus oídos: el salvaje tam-tam de la locura.

Reencontrarse un éxito seguro, reencontrarse lo mejor para los dos…

Había llegado el tiempo de sumergirse entre los charcos y perderse para siempre en los
reflejos…

Relacionadas

 

Se cumplen 45 años de la llegada del hombre a la Luna

Los astronautas Neil Armstrong y Edwin Aldrin fueron los primeros humanos que caminaron sobre el satélite

COMPARTIR 
20/07/2014 02:56 

CIUDAD DE MÉXICO, 20 de julio.- Nueve lustros después de que los humanos, por primera vez, pisaran en la Luna, la agencia espacial estadunidense (NASA) tiene por delante un menú excitante que incluye desde más misiones orbitales hasta el envío de una misión tripulada a Marte en 2030.

“La Estación Espacial Internacional (EEI) es la pieza central de nuestras misiones tripuladas en órbita baja de la Tierra”, recordó el exastronauta y actual director de la NASA, Charles Bolden.

Pero al mismo tiempo “la NASA diseña y construye las capacidades para mandar a los humanos en la exploración del Sistema Solar con la meta de enviar tripulantes a un asteroide capturado y reubicado en la próxima década, y de que los humanos lleguen a Marte en la década de 2030”, añadió.

El 20 de julio de 1969 la cápsula Eagle, en la undécima misión del programa Apollo, se posó en la Luna y los astronautas Neil Armstrong y Edwin Aldrin fueron los primeros seres humanos que caminaron sobre el satélite.

Todo el mundo pudo ver cómo Armstrong abría la escotilla del módulo lunar Eagle y descendía lentamente antes de poner un pie en la Luna.

Le siguió Aldrin, mientras que el tercer miembro de la misión Apolo 11, Michael Collins, permanecía orbitando la Luna en la cápsula Columbia que los traería de vuelta a la Tierra.

Se calcula que unos 530 millones de personas contemplaron el acontecimiento en directo por televisión y fueron testigos de una hazaña histórica.

El alunizaje le permitía a EU, en plena Guerra Fría, contrarrestar la ventaja que la Unión Soviética le había sacado en la primera década de la carrera espacial.

Los éxitos de los soviéticos con el lanzamiento del primer satélite al espacio, el Sputnik (en 1957), y el primer vuelo tripulado por un hombre (Yuri Gagarin, en 1961) llevaron al presidente John F. Kennedy a fijar como objetivo nacional, en su famoso discurso de 1961, el envío de un hombre a la Luna.

Durante las más de dos horas que duró el paseo lunar de Armstrong y Aldrin, los dos estadunidenses instalaron una cámara de televisión para grabar imágenes de la Tierra, tomaron fotos, desplegaron varios experimentos y recogieron 22 kilogramos de rocas.

Pero, además, dejaron placas en memoria de los astronautas de la misión fallecidos, dejaron un disco con mensajes procedentes de 73 países y plantaron la bandera de EU.

“Es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad”, dijo Armstrong entonces, acuñando una frase para la historia.

Misiones de exploración

La EEI, en cuya construcción y operación colaboran quince naciones, mantiene una tripulación permanente a unos 385 kilómetros de la Tierra. El complejo, con un costo de unos cien mil millones de dólares, orbita a una velocidad de unos 27 mil kilómetros por hora.

Desde que puso fin a su programa de transbordadores espaciales en 2011, la NASA ha dejado espacio para que las empresas privadas continúen las labores de abastecimiento y cambio de tripulaciones en la EEI, mientras la agencia gubernamental se ocupa del diseño y desarrollo de nuevos cohetes propulsores y cabinas para misiones de mayor distancia.

La próxima misión es el lanzamiento, previsto para marzo de 2015, y puesta en órbita de los cuatro artefactos idénticos que forman el Sistema Magnetosérico Múltiple (MMS) que estudiará la microfísica de tres procesos de plasma fundamentales; la reconexión magnética, la aceleración de partículas energéticas y la turbulencia.

Cada uno de los cuatro artefactos octogonales pesa 1,250 kilogramos y, colocados uno encima de otro en la configuración de lanzamiento, alcanzan una altura de casi 13 metros. En órbita, los componentes de la misión MMS se ubicarán a distancias variables en la magnetosfera para hacer mediciones tridimensionales de la región.

En julio de 2015 la cápsula New Horizons, que pesa 478 kilogramos y fue lanzada en 2006, pasará más allá de Plutón y sus lunas heladas a 4,830 millones de kilómetros de la Tierra en los lindes del Sistema Solar.

Presencia en Marte

Estados Unidos ya ha colocado en Marte robots exploradores y en marzo de 2016 desde la base Vandenberg de la Fuerza Aérea, en California, un cohete Atlas V impulsará hacia el Planeta Rojo la misión no tripulada InSight, una cápsula de 350 kilogramos cuyo descenso en el suelo marciano está programado para septiembre.

El propósito de esta misión es la ubicación de un equipo con un sismómetro y un aparato para medir el flujo de calor en la superficie de Marte para el estudio de la temprana evolución geológica del planeta.

Hacia fines de 2016 la cápsula Juno, lanzada en agosto de 2011 y que se desplaza a 108 mil  kilómetros por hora, se aproximará a Júpiter con la misión de estudiar su estructura.

En 2017 la NASA lanzará desde el Centro Espacial Kennedy, en Florida, el telescopio espacial TESS diseñado para la búsqueda de planetas fuera del Sistema Solar, y en 2018 la sonda solar Plus explorará la atmósfera exterior del Sol.

Para 2018 también están programados el lanzamiento del telescopio James Webb, sucesor del Hubble, y la culminación de la misión OSIRIS-Rex, cuando después de tres años de travesía una cápsula se aproximará al asteroide “1999 RQ36” y con su brazo robótico tomará muestras que retornarán a la Tierra en 2023.

En 2020 otro robot explorador investigará en Marte posibles indicios de vida en el pasado remoto con la idea de que las muestras sean traídas a la Tierra, y probará tecnologías para la presencia humana en el planeta.

En 2021, si se cumple con lo anunciado en 2010 por el presidente Barack Obama, la NASA, aprovechando lo aprendido por la misión OSIRIX-Rex, enviará una misión tripulada a un asteroide.

El horizonte exploratorio de la agencia espacial estadunidense se ilumina en 2030
con la esperanza de llevar a Marte a los primeros visitantes humanos.

—Con información de agencias

 

Relacionadas

 

Páginas