Mayor operador de Bitcoins en quiebra

La firma Mt.Gox alegó una pérdida de 500 millones de dólares virtuales por un supuesto robo

COMPARTIR 
01/03/2014 04:25 
El ministro japonés de Finanzas, Taro Aso, admitió que su gobierno no sabe claramente qué son los bitcoins y que tiene que estudiar este mercado. Foto: AFP

CIUDAD DE MÉXICO, 1 de marzo.- Después de anunciar esta semana de manera misteriosa su cierre indefinido, la compañía de intercambio de bitcoins Mt.Gox se declaró en quiebra y reveló la desaparición de una enorme cantidad de esta moneda virtual.

La firma, con sede en Tokio y considerada uno de los mayores mercados mundiales de bitcoins con casi un millón de clientes, inició ante la justicia japonesa un proceso de quiebra que pone fin a una semana plagada de intensas especulaciones sobre la compañía y la divisa virtual.

“Hemos perdido bitcoins debido a la vulnerabilidad del sistema. Lamentamos los problemas causados a las personas afectadas”, explicó el presidente de Mt.Gox, el francés Mark Karpelès al tribunal de Tokio, según las televisiones japonesas.

El abogado de la empresa explicó que han desaparecido 750 mil bitcoins de sus clientes y otros 100 mil de la propia empresa, precisando que podrían haber sido robados por piratas informáticos.

Karpeles dijo que tras consultar con expertos se plantea la posibilidad de presentar una demanda por este supuesto robo, aunque en realidad la divisa no cuenta con protección legal.

El inicio del proceso de quiebra y el anuncio de la desaparición de bitcoins llega después de una semana en la que se dispararon las conjeturas en torno a la casa de cambio virtual y a este novedoso sistema de divisas.

Cabe recordar que el miércoles pasado, la página web de Mt.Gox anunció, tras permanecer varias semanas inactiva, que había decidido cerrar todas sus transacciones “para proteger al sitio y a sus usuarios ante las recientes noticias y sus posibles repercusiones sobre las operaciones sobre el mercado”.

No hubo más explicaciones mientras continuaban los rumores de un robo a gran escala de bitcoins a la compañía y la divisa virtual vivía días de una enorme volatilidad.

La suspensión de las transacciones en Mt.Gox provocó la caída del valor de la divisa virtual desde 700 dólares hasta 200, y actualmente se sitúa en torno a los 550 dólares.

Preocupación

Esta situación puso de manifiesto de manera preocupante la falta de regulación a escala mundial de esta moneda creada en 2009 y que emplea una tecnología de usuario a usuario y opera sin necesidad de bancos y sin estar sometida a ninguna autoridad o banco central.

De hecho, el reciente aumento de su popularidad ha hecho que gobiernos y autoridades financieras de diversos países hayan pedido una mayor supervisión de la divisa y de las operaciones realizadas con ella en internet.

Japón, el país donde se encuentra domiciliada Mt.Gox a pesar de contar con muy pocos clientes nipones, ha tenido que hacer frente a esta novedosa situación y a lo más que ha llegado es a decir que estudia el problema.

Japón responde

El ministro japonés de Finanzas, Taro Aso, admitió que su gobierno no sabe “claramente” qué son los bitcoins y dijo que tiene que estudiar este mercado.

Aso destacó además la dificultad de regular esta moneda virtual ya que “no es lo que todo el mundo entiende por una divisa” y señaló que intuía desde hace tiempo que Japón iba a tener que hacer frente a esa situación, pero ha sido antes de lo esperado. En la actualidad el país no tiene una ley que regule los bitcoins.

Relacionadas

 

Los impactos de El Chapo

COMPARTIR 
Los impactos de El Chapo

Con singular lozanía crecen los rumores, las habladurías. No es para menos.

El golpe de la detención de El Chapo Guzmán no es menor.

Sin embargo, ¿qué significa?

Aperitivo: los impactos de El Chapo

He oído las más estrambóticas teorías de la captura de Joaquín Guzmán Loera. Desde que su aprehensión fue una “orden” directa de  Barack Obama en la cumbre trilateral, hasta la conocida de que “El Chapo no es El Chapo”. Delirantes.

Los mexicanos somos muy amigos de las conspiraciones. Somos desconfiados a tal grado que resultamos ingenuos y hasta tiernos.

Entiendo que parte de esta desconfianza nos la han construido a lo largo de los años, distintas generaciones de camadas políticas a fuerza de engañarnos, una y otra vez.

Puedo entenderlo. Sin embargo, si mezclamos esto con las altas concentraciones de ignorancia que hay en nuestro país, tenemos un coctel explosivo:  conspiracionitis, acabamos por no creer ni en la penicilina.

 Guzmán Loera fue capturado esta semana, es el mismo que se fugó del penal de Puente Grande, rebautizado como “Puerta grande”, a partir de su espectacular huida.

Sería mezquino regatear el mérito de haber capturado al narcotraficante más relevante de los últimos años.

Pensemos mejor en los impactos de semejante detención. Como les decía, el cártel del Pacífico no es cualquier organización.

Lo lógico sería pensar que una vez detenido el cabecilla, el resto de los mandos medios se canibalizarán entre sí por obtener poder y prebendas, y con ello el mismo cártel se autodestruirá (con el consecuente costo en violencia) pulverizándose hasta dejar de ser una amenaza para el Estado.

Esta posibilidad puede ser certera en la mayoría de las organizaciones que pueblan el amplio espectro criminal de México.

Sin embargo, en el caso de este cártel, en particular, no parece lo más factible, según los verdaderos expertos. ¿En qué se diferencian los rufianes de El Chapo, de los otros rufianes, léase cártel del Golfo, Los Zetas, Los Templarios, etcétera?

Piatto forte: el imperio

Para empezar, el cártel del Pacífico es una organización añeja, de más de siete décadas.

Por decirlo de alguna manera, han acumulado más experiencia y han tenido tiempo de refinarse.

Es, por decirlo, una empresa del crimen dedicada a hacer dinero, no política.

Se trata de una compleja red empresarial de lavado de dinero que está integrada por al menos 288 empresas y 230 operadores clave en diez países de América Latina y España, amén de una extensa red que corre desde Europa hasta el lejano Oriente.

A diferencia de otros sindicatos delictivos que han apostado al control político y a la diversificación del negocio criminal, como extorsiones, asesinatos, trata de personas, reclutamiento forzoso, pillaje, secuestro, drogas, tráfico de migrantes, tráfico de órganos, prostitución y un largo etcétera, el cártel del Pacífico se ha mantenido alejado de la política y con un solo giro de negocios: el trasiego de drogas.

Esto, por un lado, les ha permitido mantener un mejor control de sus integrantes y una disciplina más sólida.

También les ha permitido mantener una cierta base social, en el sentido de que no se han dedicado a agredir a la población, por lo que han logrado no erosionar por completo su entorno.

Paralelamente, a diferencia de otros, el liderazgo del cártel del Pacífico no recaía exclusivamente en El Chapo, en realidad es un triunvirato entre éste, Ismael El Mayo Zambada y Juan José El Azul Esparragoza.

Ambos capos son ubicados en el mismo nivel que el propio  Chapo, el cual adquirió notoriedad mediática tras su captura y fuga de un penal de alta seguridad, dejando en ridículo a las autoridades mexicanas.

La existencia de dos liderazgos fuertes podría suponer un delicado equilibrio y contención entre las células que lo integran.

Por esto, entre otras razones, es probable que la extensa organización de este cártel no acabe canibalizándose a sí misma.

Esto supone un reto adicional a las autoridades: detienen a El Chapo, pero la organización sigue. Las operaciones siguen.

Resulta incluso impresionante que esta maquinaria pueda mover, como se ha dicho, 30% de la droga que ingresa al gigantesco mercado estadunidense y, más aún, que sea liderado por un agricultor paranoico y campechano.

Pues sí.

Dolce: los impactos políticos

No se puede dudar que el arresto del narcotraficante más buscado del mundo impacte favorablemente al capital político del presidente Enrique Peña y su equipo.

Algo parecido pasó con Barack Obama cuando cayó el real y verdadero enemigo público número uno: Osama bin Laden.

No obstante, sin regatear un ápice el mérito y la catadura del golpe, el capital de un Presidente tan carismático como Obama comenzó a menguar cuando la economía estadunidense no se sentía en los bolsillos de los ciudadanos, acusando un serio estancamiento que impactó, incluso, nuestro pronóstico de crecimiento.

Así que es un hecho. La detención de un capo es buena noticia, pero no supone la resolución de la problemática ni ofrece capital político eterno.

Nada lo hace.

Café del estricto sur.

                Twitter: @CiroDi

 

El relanzamiento de EPN

La oposición sabe del valor político y del significado que en el imaginario colectivo tiene el regreso del delincuente a su celda.

COMPARTIR 
El relanzamiento de EPN

El impacto de la noticia, su trascendencia internacional, el amplio conocimiento del protagonista, la espectacularidad de su fuga hace 13 años, el cuento de que era uno de los más ricos del mundo, entre otras situaciones popularmente manoseadas, hicieron de la captura de Joaquín Guzmán Loera el momento para relanzar al gobierno de Enrique Peña.

Un año atrás, el elbazo generó el mismo efecto: asombro y reconocimiento, una percepción de que había mano firme en Los Pinos y capacidad para afrontar a los intocables.

En aquel febrero de 2013, el encarcelamiento de la exlíder magisterial fue visto como la confirmación presidencial de su compromiso con el Pacto por México, cuyo primer resultado, la Reforma Educativa, al menos teóricamente, quitaba al SNTE el control sobre la asignación de plazas y de ascensos docentes.

El desbordamiento de las movilizaciones de resistencia y rechazo a los cambios constitucionales por parte de la Coordinadora diluyó aquella percepción hasta convertir el tema en un sinónimo de problema, conflicto y empantanamiento.

La mala racha gubernamental continuó en el plano económico, se acentuó con una impopular Reforma Hacendaria y tocó tierra con las crisis de las autodefensas en Michoacán, donde en este 2014 comenzó la fase de rectificación con el envío del comisionado federal para la entidad, Alfredo Castillo.

Independientemente de si estamos o no a favor, el presidente Peña optó por el camino de la negociación con las policías comunitarias y éste ha contado con el apoyo de todas las fuerzas políticas. El PRD cerró filas con la alternativa. Y el PAN dejó de reclamar la desaparición de poderes.

Sin perder la ofensiva, el gobierno abrió nuevos frentes al presentar ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) una controversia constitucional para resguardar las tareas del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), regulador del sector y encargado de poner en marcha la segunda gran reforma que el Pacto formuló.

En esa misma dirección, la PGR consiguió una orden de aprehensión contra Gastón Azcárraga Andrade, expropietario de Mexicana de Aviación y de Grupo Posadas, por los delitos de fraude fiscal y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

En esas estábamos, advirtiendo la evolución de un gobierno dispuesto a ejercer su poder y los instrumentos legales que, gracias al Pacto, el Congreso le dio en el primer año del sexenio, cuando llegó la captura de El Chapo.

Imposible minimizar el logro. Porque con los agentes de la DEA incluidos, Peña ha conseguido, a 15 meses de iniciado su sexenio, una demostración de fuerza que sus dos antecesores buscaron infructuosamente.

Ya contó Rubén Aguilar, exvocero del presidente Vicente Fox, la frustración con la que el general Clemente Vega, entonces secretario de la Defensa Nacional, le reportó en dos ocasiones a su jefe que el capo del cártel del Pacífico se le había vuelto a escabullir.

En lo personal, atestiguamos cómo en el gabinete de Felipe Calderón, dar con El Chapo siempre fue el golpe que se buscó, hasta el último minuto de una gestión que había perdido la guerra contra el narco en el plano mediático y que estaba urgida de un trofeo.

Sin ocultar el enojo cuando algo desbordaba a su equipo, el expresidente padeció como una afrenta personal el debut de Guzmán Loera, en 2009, en la lista de la revista Forbes. La noticia lo alcanzó en el Foro Económico Mundial de Davos. Despotricó contra los editores por los criterios que empleaban en su evaluación.

Tan relevante era el tema en términos simbólicos que ante el estancamiento en las intenciones de voto a favor de la candidata presidencial del PAN, Josefina Vázquez Mota, en el cuarto de guerra de su campaña se hablaba de la vela encendida para que se hiciera el milagro de encontrar a El Chapo.

Con estos antecedentes resulta previsible un repunte en la popularidad presidencial, ubicada en enero en el punto más bajo de la historia de las encuestas.

Porque con excepción de Andrés Manuel López Obrador, que sin rubor ha dicho que la captura es una cortina de humo, la oposición sabe del valor político y del significado que en el imaginario colectivo tiene el regreso del delincuente a su celda. 

Al margen del curso judicial del caso, la detención traerá consecuencias políticas porque conlleva un mensaje: el PRI está de vuelta.  

Se trata de un nuevo escenario que obliga al PAN y al PRD a redefinir sus banderas frente a un gobierno dispuesto a construirse el sello de la eficacia.

Más que esperar a que las cosas fallen, la oposición está llamada a evidenciar simulaciones, a conseguir que esa pretensión presidencial no sea un montaje, a evitar que el ejercicio del poder se quede en un alarde de fuerza.

 

¿Reducir la pobreza o administrar la miseria?

En México se condonaron impuestos a algunas empresas a cambio de que generaran empleos que no crearon.

COMPARTIR 
¿Reducir la pobreza o administrar la miseria?

Recientemente, el Banco Mundial y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo en América Latina presentaron análisis de los programas de reducción de la pobreza en América Latina. En estricto sentido, los resultados no sorprenden a nadie pues, en el mejor de los casos, han sido modestos, que es una manera muy elegante de decir que no han logrado el objetivo, es decir, reducir la pobreza.

Y no es que los programas como tales estén mal diseñados. Gracias al uso de distintas tecnologías se ha logrado que estos programas sean muy precisos y entreguen los recursos a quienes más los necesitan. Pensar que la corrupción es lo único que explica que no logren sus objetivos es sólo parcialmente cierto, pues aunque México padece los efectos de la corrupción, no todos los países en que se aplican esos programas sufren nuestro tipo de corrupción. Transparencia Internacional nos ubica en el lugar 106 de 177. El hecho es que las transferencias sólo logran contener los efectos más perniciosos de la miseria y, lejos de favorecer la promoción de las personas, las coloca en una situación que apenas les permite superar la miseria, al contar con más de mil pesos al mes, pero sin mecanismos eficientes para superar la pobreza, que ocurre al rebasar los cuatro mil pesos al mes, y su situación es tan frágil, que el retorno a la miseria es muy fácil.

El problema es que se entregan subsidios que no crean empleos ni desarrollan mercados locales, así que el combate a la pobreza se convierte en un barril sin fondo, que no logra el objetivo de fondo.

El Banco Mundial y PNUD-América Latina hacen ver en el documento Ganancias sociales en la balanza, un reto de política fiscal, que “hay un punto ciego fiscal, es decir que gran parte del efecto de las transferencias condicionadas (como Oportunidades) que otorgan los ministerios de desarrollo social lo quitan los ministerios de Hacienda”, lo que se puede comprobar dado el crecimiento de la desigualdad entre 2010 y 2012, problema para el que las políticas fiscales en la región no tienen solución. Esa es una historia que conocemos bien en México, pues se condonaron impuestos a algunas empresas a cambio de que generaran empleos que no crearon. Esto es así, entre otras razones porque insistimos en apostar a la exportación a Estados Unidos como vía para el desarrollo en momentos en que Barack Obama busca revivir la manufactura y la generación de energía en su país, dos sectores en los que México llegó a tener, antes de la crisis de 2007, ventajas.

Lo que el Banco Mundial recomienda no es novedoso. Sugiere desarrollar una política fiscal estable y equitativa, que redistribuya la riqueza que se genera; acceso equitativo a servicios públicos, como salud y educación, no sólo entre las distintas regiones; también entre hombres y mujeres, y entre mestizos e indígenas; desempeño eficiente y responsable de las instituciones de gobierno; mercados eficientes, abiertos y que premien la innovación. Finalmente, mejorar las instituciones que manejan los riesgos sanitarios, de desastres naturales o de degradación del medio ambiente, pues los riesgos tienden a golpear más a quienes menos tienen.

México vivirá en las próximas semanas un nuevo periodo de reformas, de las leyes secundarias ahora, que darán la oportunidad de atacar esos problemas, ¿los partidos estarán a la altura de los retos o prevalecerán los intereses mezquinos y de corto plazo de algunos dirigentes?

                *Analista

                manuelggranados@gmail.com

 

Michoacanazo corregido

La pugna entre bandas, llámense del Golfo, del Pacífico, de El Chapo Guzmán o de otros grupos, desarrolló un brazo armado cuya labor de exterminio alcanzó a sus propios creadores: Los Zetas.

COMPARTIR 
Michoacanazo corregido

México vive desde hace 12 años una profunda crisis de seguridad que ha afectado el desarrollo económico y social de nuestro país. Basta recordar que el fenómeno mal llamado feminicidios en Ciudad Juárez, hace más de una década, acabó con la industria de la maquila en Chihuahua, motor de sus finanzas y provocó el resquebrajamiento del tejido ciudadano.

Ahora Michoacán —sin olvidarnos de que hasta hace poco los ojos del mundo se volcaron sobre Tamaulipas, Nuevo León y Guerrero por la inseguridad y el crimen organizado— es motivo de preocupación global. A los problemas sociales se sumó el narcotráfico, cuyo efecto corrosivo contaminó la política, a tal grado que los estudiosos y los analistas lo han llamado un caso típico de Estado fallido.

El problema no es nuevo, recordemos que hace un sexenio, la PGR pervirtió una investigación sobre drogas y corrupción que dio origen al arraigo de unos 40 alcaldes del estado, operativo que se conoció como el Michoacanazo. La justicia federal liberó a todos los ediles y sólo un exlegislador sigue prófugo.

Sin embargo, fue la disputa de cárteles rivales por dominar la plaza, lo que generó la ingobernabilidad que enfrenta esa entidad federativa. La pugna entre bandas, llámense del Golfo, del Pacífico, de El Chapo Guzmán o de otros grupos, desarrolló un brazo armado cuya labor de exterminio alcanzó a sus propios creadores: Los Zetas. Como organización criminal, Los Zetas quisieran arrebatarle el territorio michoacano a una célula conocida como La familia Michoacana, la cual utilizó estrategias de mercadotecnia y publicidad para justificar su existencia y legitimarse como un mal necesario con enorme reconocimiento social. También como táctica de comunicación decidieron autollamarse Los Templarios.

Su actividad corrompió a la política y empezó a manejar a los representantes populares como títeres en la trama social. El crimen organizado extendió su dominio de los estupefacientes al secuestro, la extorsión, el cobro de piso e incluso arrebató a los gobiernos su monopolio tributario para convertirse en una administración paralela.

La intervención militar fue una solución a mediano plazo para frenar el encono y la violencia. La gestión perredista de entonces asumió como conducta de gobierno el “dejar hacer, dejar pasar”. Los cambios sexenales abrieron un nuevo frente y obligaron nuevamente a las autoridades federales a tutelar la gobernabilidad de esa región, a tal grado que se ha creado un gabinete paralelo y hay una inversión sin precedente en la historia. El gobierno de Enrique Peña Nieto da solución a legendarios reclamos sociales.

El estado de excepción que vive Michoacán ha hecho que pase a segundo término la vigencia de un Estado de derecho. La legalidad ha cedido el terreno a la inmediatez de las políticas públicas para resolver añejos problemas y se ha descuidado el imperio de la ley ¿Qué hacen el Congreso local o el Poder Judicial de la entidad para enfrentar al crimen organizado? El gran objetivo social debiera ser frenar la impunidad y ello sólo se logra con un nuevo marco jurídico que haga más punible el narcotráfico, el secuestro, la trata de personas, la extorsión y otros delitos consustanciales a las drogas. Nuevas leyes, pero también la aplicación estricta de ellas; se requiere de jueces mejor preparados, más estrictos, verdaderos administradores de justicia.

Especial mención merece el Ejército mexicano que, como lo señaló el propio general secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, los soldados están limpiando de delincuentes pueblos y ciudades, siempre con apego a la ley y respeto a los derechos humanos.

La prevalencia de un Estado de derecho es la única vía para lograr el desarrollo social.

Apostilla: Con la recaptura, por parte de la Marina Armada de México, de Joaquín Guzmán Loera, el presidente Peña Nieto da un golpe de timón a la política antinarco de nuestro país, ya que demuestra que el trabajo de inteligencia y la coordinación del gabinete de seguridad nacional es la fórmula para derrotar a los capos de la droga y no el enfrentamiento armado, el cual sólo provoca muerte y más violencia.

* Ex subprocurador general de la República y catedrático de       la Universidad Anáhuac y de la Universidad Complutense de Madrid.

                fpr_enlinea@hotmail.com

                Twitter: @fpr_enlinea

 

El día que México se detuvo

Alegres corridos exaltan a niveles de admiración la figura del multiasesino.

COMPARTIR 
El día que México se detuvo

El pasado sábado 22 de febrero México se detuvo. La noticia de la captura de El Chapo Guzmán Loera cundió como incendio en breñal por todo el país. Desde entonces, no hemos sabido otra cosa que este tema y variaciones. Lo demás quedó tras bambalinas.

La hipérbole noticiosa transmitida por todos los medios, televisión, radio, prensa y redes sociales, no hace más que dar interminables vueltas a una exultante apoteosis oficial. Todos se apresuran a sumarse.

En esta interminada marejada publicitaria no se dice lo suficiente de que la hazaña de nuestros marinos, comparable en exactitud al ajusticiamiento relámpago de Osama Bin Laden, fue el producto de una larga evolución de enlaces y coordinación entre elementos altamente especializados, necesarios para cazar delincuentes internacionales. Las bases de esta minuciosa preparación vienen desde el sexenio anterior, en el que se hicieron varios intentos por capturar a El Chapo, así como también recientemente, el pasado 17 de febrero, cuando se les escapó.

En este asunto hay un elemento de novela. Preguntado por qué se encontraba en Mazatlán, tan expuesto, ahí a la suerte que le tocó, el archicapo respondió que quería ver a su esposa e hijitas, que de hecho estaban con él cuando fue sorprendido en un departamento rentado frente al mar.

La confesión confirma que aun en el caso de más extrema dureza de carácter, la vida puede retraerse para revelar su más íntimo resorte, allanando cualquier otro elemento, por avasallador que parezca. El grafólogo que analiza la firma nerviosa e infantil dictamina, en contraste con la fama del reo, que de los rasgos se desprende un carácter “sensible, soñador e idealista”. El agitado y sanguinario trajín que El Chapo siguió por décadas acabó en un resignado “está bien, voy a salir”, con que le respondió al marino que lo acorraló.

Alegres corridos exaltan a niveles de admiración la figura del multiasesino. Los cantan los que prefieren una vida corta de lujo o de arrebatados placeres a la existencia sin relieve de una inexorable pobreza. Pero la elección, a final de cuentas, no ofrece otro saldo que una ruta de dolor y una inevitable tumba.

Epitafios: una líder sindical pide que se le describa como “guerrera”. Otro añejo prócer quiere que lo recuerden como “patriota”. El capo de todos los capos tendría una capilla ornada en cursi copia de barroco con otro título, el de “valiente”.

La lección es para la juventud que, en nuestro enrevesado entorno, no encuentra sentido a su existencia si ésta ha de transcurrir en escuálidas condiciones rurales o polvosos hacinamientos urbanos sin horizonte.   

Las salidas para ellos son, como han sido a lo largo de la historia en todas las sociedades, la de entrar a las carreras que ofrecen vías de superación personal: la de las armas, la de la Iglesia, la del arte, en sus variadas manifestaciones, o la academia.

Se requiere, empero, verdadera genialidad para traspasar la barrera de la pobreza y de la ignorancia que atrapa. Muchos lo han hecho y han llegado a realizar su anhelo. Esos “muchos” no lo son en términos aritméticos, sino un minúsculo porcentaje. Los más quedan fijos en su estrato, sellado como capa geológica. Pero hay también, sin exigencia de estudios, el escape por lo ilegal, primero con pequeñas infracciones que crecen luego al crimen serio. Seguiremos teniendo a los que, en su limitado túnel, no ven más camino que el del rápido botín de la delincuencia.

La sociedad nada puede hacer por ellos si no resuelve la acuciante necesidad. Pero la sociedad somos nosotros mismos, en nuestra individualidad de acción. Los programas oficiales apenas rascan el epitelio.

No es que la delincuencia sólo se explique en la pobreza. Lo que no tiene vuelta de hoja es que la enfermedad de la miseria material y educativa es la que más genera las tragedias que debiéramos todos dedicarnos a evitar.

Una semana entera pasó haciendo la apología del Presidente de la República... Faltó decir la lección más importante.

                *Consultor

                juliofelipefaesler@yahoo.com

 

 

Arturo Ripstein: el hullero

Arturo es desde la nacencia un hombre de cine... puesto que hubo de crecer en los estudios de filmación...

COMPARTIR 
Arturo Ripstein: el hullero

Yo le diría ¡te quiero tanto! Pero ya sé que habría una conmoción porque “ya ven cómo me pongo”... pues sí, en mi madurez final, pocos son los seres que amo... los demás se me han ido lenta pero inexorablemente —diría mi otro amado Julio Prieto—. Arturo Ripstein es uno de ellos, vivito y coleando... lo veo y mi corazón salta como pájaro. Está enclavado en un capítulo maravilloso de mi vida... mi estancia en la mina de sal de la publicidad, rodeados ambos de gente espléndida... José Carlos Becerra, mi hermaguito, Chaneca, Gabo, Eugenia Caso, Jorge Fons, en fin, era remontar el río de las horas para la libertad, lo restado del sol y ¡la vida!, la de antes, cuando éramos niños con mamá y papá y casa y colegio. Arturo ya era quien hoy es: adorablemente adusto, elegante y cineasta. Su papá, a quien yo denominaba “el hombre”,  cobijábalo con su manto y le dio la primera oportunidad de dirigir una película. Éramos todos jovencitos y nos escapábamos de nuestra hora de comer para irnos a los estudios Churubusco a ver a Ripstein dirigir, allá, trepado en el elevador para filmar yo creo que su primera película. Arturo es desde la nacencia un hombre de cine, su pasión, su vida,  puesto que hubo de crecer en los estudios de filmación y no vemos por dónde no iba a ser un director. Y qué director, entercado en sacar adelante a su patria, porque México es el país que su gente escogió para aquí hacerse, crecer, tener hijos y fundar, desde Polonia, la gran, hermosa, querible familia, con el corazón abierto para salvar a México usando su idioma fílmico. Arturo, ríspido y amoroso, no cejó en el empeño. La gente cree es un monstruo colérico y no, es así porque Dios le dio esa cara de hullero de las minas polacas saliendo ya de noche, después de dejar la vida en la oscuridad de la tierra explotada. Lo adoro, para mí es “el hullero” y el grandísimo director capaz de hacer la obra maestra de Cobos magistral en el papel de la Manuela de todos los límites. No hay un filme de Arturo que no me haya doblado y de eso, con su venia, sí sé. Hoy suma el montón de premios internacionales y no ríe, es la inteligencia en llamas realizando la mejor parte fílmica de nuestro país. Es mi amadísimo cineasta (y tengo a mi Fons en mi corazón); fui la madrina de bodas de su hermana Daniela, cargué a sus hijitos recién nacidos y es el momento de cantarle loas, espero que no el de despedirnos. Tan mal encarado mi muchachito que en un avión inglés la azafata le dijo “le doy diez chelines por una sonrisa”... Arturo se carcajeó y su preciosa compañera, Alicia, y todos los que lo conocemos en la intimidad, con su acerado sentido del humor y el disfraz de torturador para que nadie se le acerque y lo distraiga de la próxima película que ya cocina, filme doloroso, denunciante, desgarrador y perfecto. Enormemente respetado en el extranjero y, aquí, un tanto invisible, porque así somos los mexicas, negadores del mejor, del más grande, del que nos honra. Recuerdo al grandísimo escritor Ricardo Garibay, nomás por nombrar al eternamente ninguneado, excepción en el siglo pasado, y a quien nada más lo volteábamos a ver sus rendidos admiradores. Yo no sé cómo, en este tiempo horrible, alabar al cineasta Arturo Ripstein, mi compañero de la vida.

                *Escritora y periodista

                marialuisachinamendoza@yahoo.es

 

Un futuro incierto para los jóvenes venezolanos

Los ciudadanos que se manifiestan desde hace días en el país sudamericano demandan mayores oportunidades laborales y libertades económicas que, acusan, les quitó el gobierno

COMPARTIR 
01/03/2014 03:38 

CIUDAD DE MÉXICO, 1 de marzo.- Desde la perspectiva de Jaime Eduardo Merrick, que tenía diez años cuando Hugo Chávez asumió la Presidencia de Venezuela, su país atraviesa una crisis política y social, pero también una de carácter generacional, que se presenta en forma de un futuro con pocas oportunidades profesionales y de vida.

“La toma de las calles no es la única vía para generar cambios en el país, pero indudablemente es un factor importante para hacerle entender al venezolano, sobre todo al joven que quiere tener un futuro mejor, que es una guía para la rehabilitación democrática”, dijo Merrick en entrevista telefónica con Excélsior.

El joven de 25 años, articulista del periódico venezolano El Universal y abogado de una firma bancaria, considera que las protestas, conformadas en gran medida por jóvenes, exigen libertades que actualmente no tiene la sociedad venezolana como “mayores oportunidades, mayor libertad económica y seguridad”.

Ante los cuestionamientos sobre si las manifestaciones, que han invadido las calles de Caracas y otras ciudades venezolanas desde hace dos semanas responden a protestas de la clase media y alta de los venezolanos,
Merrick considera que si bien personas de sectores populares han salido a las calles, la oposición debe ahora adaptar un discurso más social para generar mayor empatía con más venezolanos.

“El hecho de que los sectores populares no estén en su totalidad con la oposición no quiere decir que estén irrestrictamente favoreciendo al gobierno porque tampoco he visto muchos gestos de apoyo. Lo que existe en este momento en Venezuela es una pugna para generar un discurso social que termine por ganar a estas personas que todavía no conectan ni con un bando ni con el otro”, explica Merrick.

De acuerdo con Jackson
Diehl, editorialista de The Washington Post, las protestas que durante los últimos meses han tomado las calles de capitales en diferentes latitudes del mundo fueron organizadas por “élites enojadas y desposeídas”.

¿Por qué los ganadores de la economía globalizada se están rebelando?, pregunta Diehl en una columna publicada en diciembre pasado.

El especialista en asuntos exteriores responde que revoluciones como las ocurridas en El Cairo, Estambul, Bangkok y Kiev, organizadas por el sector educado de clase media
de esos países, son el resultado de procesos electorales libres que provocaron el auge de “populistas que se adaptaron a los perdedores de la globalización y que prometieron aplastar el viejo sistema”.

Diehl considera que si bien los “populistas” son buenos para ganar elecciones, no lo son tanto cuando de gobernar se trata: “lo más preocupante es que los ganadores de la democracia con frecuencia resultan tener poco respeto por las instituciones democráticas.

Al igual que (Hugo) Chávez, que son propensos a reescribir las constituciones que heredan para concentrar su poder. En el nombre de derrocar el viejo orden, se purgan los tribunales y los medios de comunicación para repoblarlos con sus propios seguidores”.

En este contexto de censura acompañado, en algunos casos, por violencia, “no sorprende que las élites se rebelen”. Sin embargo, el especialista asegura que la mayoría de los rebeldes de élite no están más comprometidos con la democracia que sus oponentes.

Un país dividido

“Venezuela es un país dividido en diferentes posturas políticas, ninguna de las dos son mayoritarias. Lo que están generando estas marchas es que aquellos sectores populares que antes no se identificaron con la oposición ya comienzan a hacerlo”, considera el joven Merrick.

Pese a que Merrick apoya las demandas de la oposición, incluida la renuncia del gobierno de Nicolás Maduro, es sincero cuando afirma que la oposición no ha generado un mensaje claro durante las protestas.

“Este es el drama de la oposición, ha faltado homogenizar su mensaje y es que frente a numerosas carencias, frente a caldo de cultivo político, social y económico estamos en la cuesta por generar un lenguaje claro, llano y sencillo”, afirma.

En cuanto al colectivo de partidos políticos opositores en Venezuela Merrick considera que está atravesando por un “reacomodo”.

“La postura de Primero Justicia es un camino más institucional, por otra parte está la salida de Leopoldo López que es de protesta, la lucha social. Realmente ninguna de estas dos posturas están en contra, la Mesa de Unidad está en un proceso de reacomodo de ¿cómo se va a asumir la agenda social? ¿Cómo es que se va a organizar para obtener un giro político? y ¿qué mecanismos va a generar para lograr ese objetivo?”, plantea.

Merrick no se comporta de manera indiferente al destino de su país y afirma que “es necesario emplear mecanismos constitucionales para que el gobierno salga, pero para llegar a esto tiene que acompañarse de una gran lucha”.

 

Proponen envío de una delegación de la OEA

Panamá propuso enviar una misión de alto nivel de la Organización de Estados Americanos (OEA) a Venezuela como primer paso para que el organismo se ocupe de la crisis en ese país, informó ayer el diplomático panameño Arturo Ulises Vallarino.

“He estado conversando con embajadores (ante la OEA) y les parece muy bien la posición amplia de Panamá”, afirmó el embajador de Panamá ante el organismo.

La propuesta fue presentada durante la reunión a puerta cerrada que celebraron ayer los coordinadores de los bloques regionales dentro de la OEA, además de las delegaciones de Venezuela, Estados Unidos y Canadá.

Mientras tanto, el líder opositor venezolano Henrique Capriles advirtió que las cosas no se van a calmar en su país.

“Si usted ve que el gobierno habla de paz pero reprime, horas después tiene la misma actitud, parece imposible que vaya a apagar el fuego con gasolina”, dijo Capriles.

 

Relacionadas

 

Frentes Políticos

COMPARTIR 
Frentes Políticos

I. Duro revés. A estas alturas, ya nadie puede tener dudas. El presidente Enrique Peña Nieto está resuelto a acabar con la impunidad, con los abusos, vengan de donde vengan. A la orden de aprehensión del empresario Gastón Azcárraga, expresidente del Consejo de Administración de Mexicana de Aviación, habrá que sumar que ayer, Jesús Murillo Karam, procurador general de la República, anunció el aseguramiento de Oceanografía, la empresa de los hermanos Carlos Daniel y Amado Omar Yáñez Osuna, debido al fraude que habría cometido contra Banamex y posible afectación a Pemex. Aunque no reveló cifras, se sabe que el monto defraudado alcanzaría los 585 millones de dólares. Por cierto, el golpe se sintió muy fuerte en el rancho San Cristóbal. ¿Por qué será?

II. Una mata tupidita. En las indagatorias contra Oceanografía, la PGR encontró otra importante veta. Investiga a los hermanos Francisco Javier —a quien se le sigue un proceso por utilización de documento falso— y Óscar Rodríguez Borgio, dueños del Grupo Gasolinero Mexicano. En sus estaciones vendían combustible robado de los ductos de Pemex. Sí, lo compraban a delincuentes. El dinero lo lavaban en la Caja Libertad, según detectó la CNBV. Pero, ¿cuál es la relación con Oceanografía? La indagatoria de la SEIDO señala que Martín Díaz Álvarez, presidente del Consejo de Administración de la caja popular, es, además, uno de los accionistas de la empresa con sede en Campeche. Los tres personajes ya son buscados, incluso con la colaboración de la DEA y el FBI.

III. Al rescate. Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, recibió a Ángel Aguirre, gobernador de Guerrero, para abordar un tema primordial, la urgencia de reforzar la seguridad en Chilpancingo, Acapulco y otros municipios guerrerenses. Evaluaron los programas de prevención del delito en el estado, otro de los puntos a enfriar en el país. Aguirre entiende que el apoyo de la Federación es indispensable para recuperar la tranquilidad en la entidad. Los funcionarios conversaron, además, sobre las nuevas inversiones que se destinarán a Guerrero en seguridad pública. Nunca está de más trabajar unidos. Cumpliendo.

IV. Una pruebita. Es verdad que las cifras en torno a la riqueza de El Chapo se miden en millones de dólares. Así que el decomiso de 43 vehículos por parte de la PGR se siente como mínimo, a pesar de su valor estimado, 21 millones de pesos. La Procuraduría informó que los autos fueron localizados en Culiacán y que 19 están blindados. Destacan cuatro Mercedes Benz, cuyo valor oscila entre los 700 mil y los cuatro millones de pesos. No es nada. Las autoridades deben ir por la mayor cantidad de propiedades del líder del cártel del Pacífico. Es básico congelar sus cuentas bancarias y decomisar sus propiedades. Ese sería otro golpe.

V. Los cachorros del narco. La captura de Joaquín El Chapo Guzmán tiene además otro significado, más allá de recuperar para el Estado la capacidad de hacer justicia. Los tiempos cambian. La vieja guardia de narcotraficantes respetaba al menos dos códigos de honor: nunca utilizar la violencia de manera innecesaria y jamás hacer ostentación de su riqueza. La generación 2.0 de los narcos hace ahora lo contrario. Utiliza la violencia de manera indiscriminada y hace gala de sus derroches en redes sociales. No les importa presumir sus fortunas, producto de un negocio bañado en sangre.  El caso más reciente fue el de Serafín Zambada, hijo de Ismael El Mayo Zambada, hoy preso en una cárcel de EU. Los hijos de El Chapo son otro claro ejemplo.

VI. Otro menos. Monte Alejandro Rubido, secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, informó que ahora sí fue abatido Francisco Galeana Núñez, El Pantera, coordinador regional de Los Caballeros Templarios, en un enfrentamiento en el municipio de Arteaga, Michoacán, y no en 2013, como se dijo entonces. Además de Galeana, fueron abatidas dos personas. De acuerdo con Rubido, El Pantera controlaba el tráfico de droga y el cobro de extorsiones en la zona de Apatzingán, Uruapan, Gabriel Zamora, Zinacuaretiro, Nuevo Parangaricutiro y Tingambato. ¿Por qué lo dieron por muerto? Se investigará la confusión. Lo importante es no aflojar el paso.

 

 

El mundo post-Guzmán Loera

COMPARTIR 
El mundo post-Guzmán Loera

Carlos Resa Nestares*

Segunda de cuatro partes

 

Las plazas libres de El Chapo

 

La detención de Joaquín Guzmán Loera lleva aparejado su descabalgamiento como CEO, al menos en la parte de la E: ya no puede ser ejecutor. El comunicado de prensa del gobierno es claro en los motivos: incomunicación y deterioro de su imagen de marca. Podría sobrevivir como asesor externo, una especie de presidente honorario de enorme salario. Pero es bastante improbable en una industria donde la práctica habitual es que un solo individuo aúne los papeles de accionista único, presidente, gerente, administrador e imagen de marca.

El legado más difícil de Guzmán Loera viene de sus subordinados, que de repente se han quedado sin empresario que les pague sus nóminas. Pero la industria de las drogas es poco intensiva en factor trabajo. Y con la excepción de los servicios personales, no hay asalariados que cobren quincenalmente. Lo que abundan son los profesionales, especialistas de ámbitos concretos que cobran por trabajo realizado y joint ventures puntuales. Ninguna de estas prestaciones de servicios se realiza en régimen de exclusividad. La industria de las drogas no es Televisa.

Así que transportistas, asesinos a sueldo y demás colaboradores ocasionales están disponibles para venderse al mejor postor, que es justo lo mismo que ocurría antes de la detención de Guzmán Loera. Si su principal o único postor ha desaparecido pasarán a tratar de establecerse por su cuenta con la información con la que cuenten o a ofrecerse a cualquiera que quiera contratarles, sea algún heredero designado o el primero que pase por la calle y les haga una oferta.

Más que la gestión de recursos humanos, lo relevante de la estancia en prisión de Guzmán Loera es que se le coarta la administración directa de las relaciones comerciales con proveedores y clientes, que era el núcleo de su actividad profesional. Siguen vivos, en cambio, los activos materiales e inmateriales que antes de entrar en la cárcel Guzmán Loera dedicaba a su uso personal o profesional, por lo general a ambos simultáneamente. En el ámbito delictivo los límites entre ámbito particular y empresarial son aún más ambiguos que en actividades comerciales legales.

Salvo aquellos bienes que consiga expropiarle el sector público, los activos físicos y mercaderías de Guzmán Loera, desde armas y drogas a ranchos y hoteles, pasarán a ser usufructuados por quienes los posean en este instante, que pueden o no ser los propietarios legales, que pueden ser familiares, amistades, colegas o empleados, que pueden tener la aquiescencia de Guzmán Loera o no. Que quiera o pueda recuperarlos después de su paso por la cárcel es una decisión que queda muy lejos.

Y que dediquen esos activos a continuar con la distribución de drogas o con otras actividades empresariales será una cuestión meramente aleatoria y dependerá de la pericia de sus nuevos poseedores, no de la voluntad de Guzmán Loera, más allá de lo que pueda soportar su bolsillo. Pueden existir disputas concretas sobre la posesión de algún bien. Pero no serán ni duraderos ni muy violentos. Una vez que se expulsa a alguien de un rancho no suele intentar recuperarlo: ya ha demostrado en una ocasión que es incapaz de proteger sus posesiones.

Las “plazas” no cuentan como activo, ni material ni de ninguna otra clase. José Albino Quintero Meraz contó de primera mano el funcionamiento de este sistema de plazas. Quería pasar 300 kilos de cocaína por el noroeste de México. Para garantizar su seguridad contactó con aquel que los periódicos contaban que era el propietario de la plaza. Osiel Cárdenas Guillén le respondió que ya sabía lo que estaba haciendo, “que no había problema y que la llevara tranquilo”, que tan sólo le solicitaba que le avisase con antelación para evitar solapamientos innecesarios.

“No me cobró derecho de piso”, se sorprendió Quintero Meraz. Cárdenas Guillén, por su parte, demostró una incompetencia integral: podía haber ganado un fortunón simplemente capitalizando la reputación que le habían otorgado gratis los medios de comunicación. Años después, según los mismos medios, las ensaladas de tiros iban y venían en esa parte de la frontera para tratar de heredar algo que Cárdenas Guillén no sólo ignoraba sino que negó que fuese de su propiedad.

De hecho, hay pocos negocios más reactivos al territorio que el negocio de las drogas. Lo único inmóvil en toda la cadena de distribución son las plantas (de adormidera y mariguana) y, hasta cierto punto, los consumidores finales. Las primeras agarran casi en cualquier terreno, así que se puede deslocalizar la producción a bajísimo coste. En Los Andes el cultivo de coca se mueve con bastante frecuencia. Cuando era legal la cocaína Indonesia era el mayor exportador de coca del mundo. Y todos los consumidores finales asociados no son una parte particularmente lucrativa del negocio en México.

Si alguien aparte de la policía estadunidense y mexicana tiene interés en robar drogas mientras se transportan, tendrá que conocer de antemano que está cruzando sus aposentos, lo cual, salvo que ingenuos como Quintero Meraz vayan directamente contándolo, es una tarea insuperable, incluso si se utilizan peajes con la tecnología más avanzada. Millones de emigrantes mexicanos podrán dar fe de que incluso el propietario de “plaza” más poderoso del mundo (el gobierno estadunidense) es incapaz de tener un control siquiera parcial de los bienes y personas en circulación.

 

*Profesor asociado de Economía Aplicada en la Universidad Autónoma de Madrid

carlos.resa@uam.es

 

Páginas