El moderador del debate panista

¿Cómo entenderán al PAN Ernesto Cordero y Gustavo Madero? Mañana lo veremos en el debate.

COMPARTIR 
El moderador del debate panista

“Buenas tardes, damas y caballeros, señores candidatos. Como todos sabemos, nos encontramos aquí reunidos para dar lugar a un debate entre los aspirantes a la dirigencia de nuestro partido, lo que nos permitirá conocer más a detalle sus posiciones respecto al futuro de nuestra institución y, de esta manera, saber quién definirá el rumbo para los años venideros.

Sé que ambos aspirantes traen algunos temas preparados pero, antes de que comencemos con este ejercicio democrático, quisiera hacer algunas consideraciones que espero marquen el derrotero de nuestro debate.

‹‹Durante medio siglo, el PAN, impedido por la cultura y la práctica del fraude electoral derivado de una concepción excluyente y casi totalitaria de la política, convertida en violación sistemática e impune de las leyes electorales, se fue identificando como ‘la oposición’, en la misma medida que el PRI se identificaba con ‘el poder’. Por esta lamentable ruta, el uno y el otro olvidaron que un partido político no puede ni debe identificarse con la una ni con el otro, sino competir honesta y legalmente por los votos y ejercer aquélla o aquél según lo decidan los electores. No es de la esencia de un partido ser ‘la oposición’ ni ser ‘el poder’. Por eso el PAN, cuando empezó a ganar elecciones, atravesó por un periodo en que lo atribuló y confundió el hecho de dejar de ser la oposición. Análogamente, el PRI, cuando comenzó a perder en las urnas, se inquietó porque dejaba de ser el poder. Si este cambio todavía en curso condujera al PAN a pensar que su esencia es el poder y a actuar en consecuencia, Acción Nacional podría ‘electoralizarse’ hasta el olvido de que su esencia verdadera es luchar —desde la oposición o desde el poder— por la aceptación de más y más personas, de la cultura que expresa en política. Y no es que se proponga que el PAN renuncie a buscar seria y eficientemente el poder, sino señalar que, si se busca éste sin parar mientes en los medios que utiliza para conseguirlo, puede negar en los hechos la cultura propia. Un triunfo así obtenido sería un suicidio histórico. Sería como confundir la anécdota con la historia, la coyuntura con la estructura, la escaramuza con la batalla, el medio con el fin, el instrumento con el producto. Y no hay verdadera victoria electoral sin victoria cultural. Sobre todo si, con tal de conseguir el poder, se niega con los actos la cultura propia. El partido que en la práctica muestra que no cree ni confía en las propias ideas, ni respeta su propia historia, acaba por darle la razón y el poder a las ideas ajenas, por mentirse a sí mismo y engañar al elector. Lo que puede ser satisfactorio y hasta estético, pero no es ético y, finalmente, ni siquiera político, al menos en el sentido de político que hicieron suyo y heredaron a sus sucesores los fundadores y promotores del PAN.

‹‹Una cosa es votar junto con otros partidos en favor de iniciativas que, desde el punto de vista de la cultura panista, sirven al bien común temporal de los mexicanos. Así lo ha hecho el PAN durante toda su historia y con partidos que no comparten esa cultura. Otra muy distinta es aliarse disolviéndose culturalmente en un conjunto con tal de obtener el poder, porque de este modo el PAN deja de proponer al elector lo suyo, lo priva de su propia alternativa y lo deja sin opción, sobre todo si se piensa que, en la actualidad, los eventuales aliados son fruto cultural y político del priismo. Una alianza de esta naturaleza deja a los electores ante un callejón sin salida: no importa por quién vote, votará por la cultura política del PRI. Esto no es ‘sacar al PRI de Los Pinos’.

‹‹Si por un lado está la alternativa del PRI que mantiene el viejo nombre aunque ya no es totalmente lo que fue, y por el otro está el PRI con el nombre modificado pero con notas que son las del PRI de ayer o incluso las del PRI relativamente cambiado, el votante habrá de escoger entre el PRI y el PRI, lo que no es elegir libremente, sino someterse a una fatalidad: la victoria electoral de la cultura priista. Lo que significaría la más grande derrota para el PAN: la de su cultura.››

Como mencionaba hace unos instantes, sé que la competencia ha sido fuerte y los ánimos están caldeados. Los medios de comunicación convencionales, y las redes sociales, han dado cuenta de los conflictos internos que sufrimos desde hace años, y estamos perdiendo la preferencia del electorado a pasos agigantados. Sin embargo, quiero proponerles que, en vez de comenzar con los ataques al contrario, las descalificaciones y, en pocas palabras, la guerra de lodo, nos centremos en las cuestiones verdaderamente importantes. Hablemos de ideas, que no de personas. Hablemos del papel de nuestro partido en la sociedad mexicana, de nuestra vocación al bien común, de nuestro papel como oposición y gobernantes. Hablemos de la honestidad perdida y lo que hemos aprendido de nuestro paso por la presidencia. Hablemos del papel de la democracia en nuestra vida diaria, y del México que soñamos. De la transición que no hemos terminado, y de nuestra racionalidad política como instituto. Pero, sobre todo, dejemos de dar el espectáculo lamentable que nos ha quitado la confianza de la ciudadanía.

Así, esperamos tener un diálogo en vez de dos monólogos. Esperamos ideas, en vez de acusaciones. Esperamos que, al terminar, el resultado sea un partido más sólido y enfocado en la ciudadanía. De acuerdo con el sorteo inicial, el primer turno es para el candidato...”.

Esto, evidentemente, es una ficción. El texto entre comillas inglesas, sin embargo, no lo es, y corresponde al artículo ¿Cómo entiendo al PAN?, de Carlos Castillo Peraza, publicado en 1999 a un año de haber renunciado a su militancia. ¿Cuál es el tamaño de los candidatos? ¿Cómo entenderán al PAN Ernesto Cordero y Gustavo Madero? Mañana lo veremos en el debate. Suena escalofriante.

Delirios tremendos

La dichosa aclaración no aclara cuáles y cuántas son esas sus “actividades de labor social” de doña Silvana...

COMPARTIR 
Delirios tremendos

Para vencer a los demonios hay que plantarles cara. Quien calla, otorga... y este informador no acostumbra lo uno ni lo otro.

Como una excepción, distraigo esta tribuna periodística para responder a alusiones personales.

Hace unos días, el señor Mario San Martín, ejecutivo de Comunicación de la Fundación Televisa, censuró mi error de atribuirle el cargo de presidenta de la citada fundación a la señora Silvana Ponzanelli, cuando ella “sólo” ha colaborado con dicho organismo en “actividades de labor social” y a quien por imprecisión llamé Silvia, lo cual es grave... pero no tan grave.

La dichosa aclaración no aclara cuáles y cuántas son esas sus “actividades de labor social” de doña Silvana; sólo consta la mención de la esposa del senador Javier Lozano —de quien está separada— en la página 107 del Informe Anual —2013— de la Fundación Televisa, como gerente de “Desarrollo Institucional”: http://www.fundaciontelevisa.org/wpcontent/uploads/2014/04/informe-anual... ... pero en fin.

Sin embargo, sobran en la carta de San Martín los siguientes dos párrafos de rudeza innecesaria…

“Es lamentable que José Cárdenas, quien trabaja para Telmex-Telcel, se preste a la divulgación de mentiras y contribuya a falsear esta información con la que se pretende confundir a los lectores de Excélsior en relación con la Reforma de Telecomunicaciones...

“Un mínimo rigor periodístico y un compromiso elemental con la transparencia, llevarían al columnista a hacer público el vínculo laboral que tiene con la empresa telefónica citada y que notoriamente influye en sus opiniones...”

No es para tanto.

Sospecho entonces la dolosa intención en esa otra queja hacia mi trabajo publicado, en la cual se insinúan paternidades intelectuales a mis textos... o dependencia laboral para escribir de un modo u otro en este espacio prestado por el diario Excélsior.

Se excede San Martín al exigir transparencia y rigor periodístico para “hacer público” mi vínculo laboral existente con la empresa Telmex-Telcel.

Nada más público que un noticiario transmitido por el canal 52MX del sistema Dish —cinco veces a la semana— a través de UnoTV.

¿No es suficiente?

Por cierto, San Martín, no trabajo “para” Telmex-Telcel. Trabajo “en” una empresa del corporativo América Móvil. De la misma forma como lo hago “en” Grupo Fórmula y “en” este prestigiado diario... y como lo hice —hace muchos años— “en” Televisa: bajo criterios de respeto profesional y personal, absolutos. 

Conste que digo “en”; no “para”.

Ignoro si San Martín alcanzará a comprender la sutil diferencia... o bien si padece delirios tremendos.

De todos modos agradezco a ese señor su carta. Siempre da gusto saber cuánto le importan estas líneas a quienes le han encargado responder por ellos.

POSDATA: ¿De casta le viene al galgo tener el rabo largo?

        Twitter: @JoseCardenas1

            josecardenas.com.mx

Espérame en el cielo, corazón

El retraso a las leyes suplementarias de la reforma constitucional en telecomunicaciones se da por la presión del PAN...

COMPARTIR 
Espérame en  el cielo, corazón

El anuncio de la postergación hasta junio próximo del apresurado aprobar de importantes leyes en materia de telecomunicaciones hubiera podido ser una noticia alentadora si fuese inspirado por la convicción de que la tal legislación requiere un análisis sabio y prudente, y decisiones inteligentes y responsables que pongan en primer plano el bien común. No es así; una vez más somos testigos, en esta avalancha de leyes aprobadas a toda prisa y como producto de presiones, chantajes, componendas y complicidades, de una maniobra política que no tiene nada que ver con la res publica.

El retraso a las leyes suplementarias de la reforma constitucional en telecomunicaciones se da por la presión del PAN que, no de ahora, ha condicionado la discusión y el finiquito de los cambios legales en energéticos y telecomunicaciones a la discusión y resolución de la reforma electoral. Y así se hará, entre otras cosas, por el miniescándalo del senador Javier Lozano al brincarse las trancas de sus propios correligionarios para endosar los intereses del Ejecutivo en el apresurado y teledirigido texto de las leyes llamadas secundarias.

El telón de fondo de este sainete es el permanente interés de los políticos por manejar a su antojo los contenidos de los medios de comunicación. En este caso, se esgrimió como buque insignia la supuesta intención de censurar el uso de la internet. Los políticos nunca han sabido mantener el paso con el progreso tecnológico y, de manera invariable, actúan por el camino de la reacción. Hoy, no se dan cuenta de que lo que pretendían es imposible de lograr, al menos por el momento: no hay que hacer juicios definitivos en ninguna materia, menos la de tecnología. El uso de la internet no se puede regular selectivamente. Se usa o no se usa, y punto. Los intentos del gobierno chino y de algunas dictaduras musulmanas se han topado con ese obstáculo tecnológico. Si Peña Nieto quiere ser equiparado con el venezolano Maduro o el gobierno de China, ya sería decisión suya y de sus asesores, que no suelen ser muy acertados en este campo. Seguirán, no cabe duda, tratando de dominar los contenidos de los medios de comunicación, qué se le va a hacer.

Pero eso no es lo esencial. Lo importante es que los legisladores que hoy tienen en sus manos el futuro mediato de nuestro país, el de la generación que acaba de nacer, están haciendo malabares con las leyes, siguiendo la pauta que rige sus intereses muy inmediatos y, con frecuencia, estrictamente personales, todo lo contrario a la esencia teórica de su cometido como representantes de otros seres.

Por lo pronto, han mandado al país al traspatio de un periodo extraordinario del Congreso, para cuando, en junio, ya se haya instaurado la nueva dirigencia nacional del PAN y las pugnas internas de las tribus del PRD ya hayan encontrado un alivio convenenciero al permanente cisma al que parecen estar condenados.

Se puede soportar este tipo de situaciones de ingobernabilidad cuando los países gozan de estabilidad política y económica; no es el caso de México, del México de hoy. El chamagoso manejo de la crisis michoacana, que puede extenderse o lo está haciendo ya al Estado de México, Guerrero o Oaxaca, es una amenaza creciente en vez de un foco de inquietud en proceso de disminuir su intensidad. Pero eso eventualmente se resolverá. El crecimiento económico del país no se presenta. No se presentará mientras la reforma tributaria siga esquilmando los bolsillos de los mexicanos cautivos en la maraña fiscal, especialmente, los generadores de empleos —los empresarios— y los propiciadores del consumo, la clase media en peligro de extinción.

Las causas profundas de la inoperancia

COMPARTIR 
Las causas profundas  de la inoperancia

El fracaso en la aprobación de las leyes secundarias en telecomunicaciones inició el mismo día de la presentación de la iniciativa, cuando la hasta entonces inédita presidenta provisional del PAN, Cecilia Romero, apareció junto con el líder del sol azteca, Jesús Zambrano, rechazando un propuesta que, literalmente, no habían tenido ni siquiera la posibilidad de leer.

En el caso de Zambrano, el rechazo era anunciado: no es novedad que por una de esas extraordinarias paradojas de nuestra vida política, nuestra izquierda, la partidaria y la que se dice independiente, salvo algunas contadas excepciones, respalda y apoya las posiciones empresariales del grupo más poderoso del país, que encabeza Carlos Slim, uno de los dos hombres más ricos del mundo, quien, de la misma forma en que se vio beneficiado por las resoluciones que en marzo había dado a conocer la nueva Cofetel sobre el tema, ahora se sentía perjudicado por las iniciativas de leyes secundarias. Había, por lo tanto, que bloquearlas.

Dentro del PAN, esa posición la representa Javier Corral, quien es uno de los más fervientes impulsores de la candidatura de Gustavo Madero, pero también de las alianzas con el PRD, incluyendo, por supuesto, la de su hipotética candidatura, dentro de dos años, para Chihuahua. Pero el tema iba mucho más allá: en el PAN existía un acuerdo para sacar adelante las iniciativas tal y como se habían preparado con el Ejecutivo federal. Por eso sorprendió que Romero simplemente rechazara las iniciativas que habían sido aceptadas por la mayoría de los senadores blanquiazules y se uniera a la postura del PRD.

Pero, como se comprobó en ese juego de ciegos que se escenificó en el Congreso en estas dos últimas semanas, la decisión que había tomado Romero tenía una intención política de largo alcance: el acuerdo con el Ejecutivo fue dejado de lado por la corriente maderista en la búsqueda de ganar la presidencia del partido en los comicios internos de mayo próximo, mientras que el respeto a ese mismo acuerdo fue utilizado para golpear a sus adversarios internos, que respaldan la candidatura de Ernesto Cordero, vía Javier Lozano. La idea era mostrar que los corderistas eran los que hacían “el trabajo del gobierno”, respaldando una iniciativa que, en realidad, había sido acordada en origen por la mayoría de los distintos grupos panistas. Y ahí el corderismo quedó atrapado en un dilema del que no pudo salir, porque no tuvo la fuerza para hacerlo y porque tampoco existió una decisión gubernamental de seguir adelante con las iniciativas, aunque hubiera podido obtener los votos necesarios en el Senado y en el Congreso para aprobarlas.

Sin embargo, el cálculo, la decisión de no avanzar, puede ser errada. En primer lugar porque no queda claro que Madero sea el ganador, aunque controla buena parte de la estructura del partido y eso le da una ventaja, pero, además, porque quienes se debilitan con todos estos procesos son el propio gobierno federal y el PRI, que ven cómo se acerca el 2015 y los principales proyectos y reformas que se plasmaron en el terreno constitucional siguen sin convertirse en leyes y, por ende, sin poder generar beneficio alguno para la gente. En el periodo ordinario del Congreso, que termina pasado mañana, se tendrían que haber aprobado leyes secundarias en muchas materias, pero las principales eran, sin duda, telecomunicaciones y la energética, y ambas quedaron canceladas para un periodo extraordinario que comenzaría en junio. La tercera, la político-electoral, entró también en la congeladora porque el PRI dejó abruptamente la mesa de esa negociación cuando el PAN y el PRD, luego de frenar el debate sobre telecomunicaciones, quisieron imponer una veintena de agregados a un acuerdo que ya venían trabajando desde marzo pasado. Pero el tema va más allá: la Reforma Político-Electoral, recordemos, fue una exigencia, sobre todo, de Gustavo Madero, que fue aceptada por el PRI con el compromiso de que ello permitiría sacar adelante las reformas constitucionales y leyes secundarias en los temas estructurales. Y el hecho cierto es que termina el periodo ordinario de sesiones y ninguna de esas reformas tiene aún forma y sustento.

El punto, insistimos, desde la perspectiva de la oposición, es construir sus propios tiempos, que les permitan llegar a acuerdos electorales amplios entre PAN y PRD para competir en el 2015 contra un PRI que ven debilitado, primero, por sus propias inercias; y segundo, porque el gobierno no termina de poder concretar en hechos y leyes los cambios y reformas que él mismo ha impulsado.

Por cierto, el que por fin se esté tratando de dar fin a los abusos de Rojas Cardona en la industria de los casinos tiene relación con toda esta historia. Basta con ver quiénes son, no sólo en Nuevo León sino también en otros estados, los aliados de Rojas Cardona para sacar conclusiones.

Monopolios

COMPARTIR 
Monopolios

En unos días terminará el periodo ordinario del Congreso, y de no ocurrir algún evento de extraordinaria magnitud, uno de los pocos consensos relevantes a los que habrá llegado en este lapso la actual legislatura es a considerar como delito grave la comisión de prácticas monopólicas.

Así, de no mediar algún cambio de última hora en el accidentado proceso legislativo de los últimos días, emergerá una Ley de Competencia Económica que no sólo fijará multas millonarias, sino que también castigará con cárcel a las empresas que incurran en acciones ventajosas como el acaparamiento o el ponerse de acuerdo para fijar precios de compra o venta.

Se trata de penalizar prácticas ventajosas, en las que el pez grande hace acopio de todo su tamaño para comerse al chico, como ocurre por ejemplo con las grandes compañías que regalan refrigeradores a las tienditas con la condición de que sólo se exhiba su producto. De aplicarse a cabalidad, se estaría fomentando una sana competencia entre las empresas para que el consumidor elija la mejor opción y la única variable a considerar sea la calidad del producto ofrecido.

¿Fue éste el espíritu que animó a los legisladores para llegar a acuerdos prácticamente unánimes para poner freno a los monopolios en materia económica? Quisiera pensar que sí, pero el hecho de que este mismo rasero no se aplique a las prácticas políticas me genera razonables dudas.

No son pocas las voces que han acusado que la alternancia en la Presidencia, si bien eliminó el dominio absoluto de un solo instituto político, trajo consigo una partidocracia, en la que PRI, PAN y PRD son los que al final de cuentas se reparten cargos, puestos y posiciones, y las políticas públicas resultan de los arreglos —las más de las veces cupulares— entre estas fuerzas, de acuerdo con su conveniencia.

En estos años no han florecido alternativas a esta suerte de triunvirato, que se ha solidificado en tanto que son los propios partidos los que han puesto las reglas de la competencia y en cada ocasión moldean las reglas de los comicios según les haya ido en el último proceso electoral.

En la más reciente, después de años de resistencia, los partidos representados en el Congreso aprobaron ya la inclusión de la figura de candidatos independientes, que representa una oportunidad para que ciudadanos valiosos que no han hecho carrera política en los partidos ni forman parte de sus estructuras de mando o burocráticas puedan competir por puestos de elección popular, lo que sin duda refrescaría el debate, muchas veces envilecido por intereses creados.

Sin embargo, la reglamentación de esta figura, el detalle fino, forma parte de las leyes electorales que no han terminado de ser procesadas en el periodo ordinario que concluirá en los próximos días, junto con la legislación secundaria en materia de telecomunicaciones que casi con seguridad deberá ser desahogada en un periodo extraordinario.

Es público que este cuello de botella es consecuencia del proceso interno que vive el Partido Acción Nacional para renovar su dirigencia nacional, cuya resolución definirá el sentido final del voto de las bancadas azules. Uno de los riesgos de la partidocracia es que la vida interna de un partido llegue a ser a tal grado definitiva que eche por tierra consensos que ya se tenían por dados.

Lo cierto es que este factor ha pesado tanto que ya el propio gobierno optó por dar preferencia a la agenda panista, que puso por delante la Reforma Electoral con tal de no causar conflictos que entorpezcan las leyes secundarias en materia energética, esas sí prioritarias para el régimen.

Es bueno que los partidos y el gobierno dialoguen para lograr el mayor consenso posible en materias delicadas. De hecho, es el escenario ideal. Sin embargo, no es sano que este diálogo esté forzado por la circunstancia interna de uno de los contendientes que al final obliga al resto a posponer la toma de decisiones que, al menos en el discurso, todos asumen como urgentes. Un ejemplo es lo ocurrido el sábado pasado, cuando la posición de los panistas, que ellos mismos llamaron irreductible, provocó la cancelación de la mesa de negociación para la Reforma Electoral.

Así como los partidos pudieron ponerse de acuerdo para frenar los contubernios de las empresas que desvirtúan la actividad económica, sería saludable que esa misma dinámica la aplicaran para el diseño de un andamiaje institucional que evite a todo un Poder —como el Legislativo— estar atado al proceso interno de un partido. Que genere los mecanismos para que el procesamiento de las reformas de gran calado dependa exclusivamente de los mecanismos parlamentarios y no de las desviaciones que provoca el monopolio de los partidos.

Ha regresado la política de bloqueos y parálisis de nuestro sistema

COMPARTIR 
Ha regresado la política de bloqueos y parálisis de nuestro sistema

Durante años, muchos argumentamos que México no Avanzaba económicamente por la falta de reformas estructurales, reformas que no salían por la existencia de un sistema político fallido que incentivaba más la competencia que la cooperación. No obstante, el año pasado ocurrió una catarata de reformas de gran calado en la Constitución. Esta evidencia les dio la razón a nuestros críticos: sí se había podido llegar a acuerdos y sacar reformas dentro de nuestro sistema político. Tuvieron razón, nos equivocamos, pero al parecer por poco tiempo. Y es que me temo que ha regresado, con fuerza, la política de bloqueos y parálisis característica de nuestro sistema.

Nuestros críticos argumentaron que el problema no estaba en las reglas del juego sino en la pésima habilidad negociadora de los gobiernos panistas de Fox y Calderón.

El nuevo gobierno priista de Peña, en cambio, estaba demostrando que sí sabía negociar.

Se trataba, entonces, de un tema de capacidades.

Además, a diferencia del pasado en que el PRI no quiso cooperar con los gobiernos del PAN, los panistas eran una oposición responsable dispuesta a ayudar. A eso había que sumar que el principal partido de izquierda, el PRD, estaba controlado por un grupo (Los Chuchos) con ganas de negociar para diferenciarse del radicalismo opositor del lopezobradorismo.

En suma, las fallas de nuestro sistema político eran una quimera. Con voluntad y “altura de miras” todo se podía. Pues parece que se achaparró la altura y ha regresado la bajeza de las reglas e intereses que promueven los bloqueos y la parálisis legislativa.

Con toda claridad lo vemos con la reforma en telecomunicaciones.

Con un amplio apoyo del PRI, PAN y PRD, en mayo de 2013 se aprobaron enmiendas a la Constitución para inyectarle más competencia a los sectores de la radiodifusión y telecomunicaciones. Los mismos legisladores se comprometieron a aprobar las leyes reglamentarias para el 9 de diciembre. Incumplieron porque estaban aprobando la Reforma Energética.

Prometieron, entonces, que aprobarían la legislación en telecomunicaciones durante el siguiente periodo ordinario del Congreso (febrero-abril de este año). Pues ya volvieron a incumplir. ¿Por qué? Primero porque la oposición ha condicionado la aprobación de cualquier reforma a que primero salga la reforma político-electoral. No confían en los priistas y por eso condicionan que primero pase lo importante para ellos (las reglas de la competencia por el poder, en particular limitar la intervención de los gobiernos locales en las elecciones) y luego lo importante para el gobierno. A escena entran los gobernadores, cuya mayoría son del PRI, quienes no quieren que les amarren las manos. Un choque de intereses que tiene atorada la reforma político-electoral. Y mientras no salga ésta, al parecer no saldrá ninguna de las económicas.

Mientras tanto, los panistas están en pleno proceso de competencia para renovar a su dirigencia nacional. Los dos candidatos y sus equipos, como ocurre en una elección peleada, se andan peleando hasta con la cubeta. En este ambiente divisivo es imposible negociar nada con ese partido. El gobierno tiene que esperar a que pasen las elecciones del PAN el 18 de  mayo. Si se reelige GustavoMadero, las negociaciones con Peña podrían retomarse rápido. Pero si gana Ernesto Cordero el precio de la negociación crecerá considerablemente, lo cual complicará la aprobación de las reformas secundarias incluyendo la de telecomunicaciones.

Además de este enredo están los grupos de interés afectados por dicha reforma, quienes están usando todas sus armas para ganar una guerra de miles de millones de dólares en la batalla de la legislación secundaria. Empresas poderosísimas (como Televisa, Grupo Salinas y Carso) que están influyendo en el proceso legislativo presionando al gobierno y las oposiciones.

Es evidente que ha regresado la vieja política de bloqueos y parálisis en México.

El fervor de los acuerdos del año pasado fue, al parecer, más excepción que regla. La realidad es que las instituciones de nuestro régimen político siguen torcidas. Lo estamos viendo en la Reforma en Telecomunicaciones que debió estar lista en diciembre, pero que ya se postergó hasta junio. Mientras tanto estamos en el peor de los mundos: nadie está invirtiendo un centavo en este sector por la incertidumbre de tener, por un lado, nuevas reglas constitucionales y, por el otro, viejas leyes secundarias incompatibles con las primeras.

Twitter: @leozuckermann

Diputados piratean a Paz

COMPARTIR 
Diputados piratean a Paz

La Comisión Especial para Conmemorar el Centenario del Natalicio de Octavio Paz presentó la “plataforma de internet” a la que se podrá acceder por computadora o teléfono celular. Todo aquel que la quiera consultar, dijo la diputada Sonia Rincón Chanona, tendrá a su disposición “la obra del Premio Nobel de Literatura”. El señor Jorge Cordero, representante de la empresa que preparó la página, dijo que ésta se realizó aprovechando los recursos digitales “para montar todas las obras completas del escritor”, de tal manera que pidió a los asistentes al acto que se imaginaran “caminando en la calle o viajando en el transporte público y ¿por qué no?, descargar El laberinto de la soledad para leerlo en el teléfono celular”. La página contendrá también 35 escritos “relativos a personalidades relacionadas” con el poeta y cartas de varios escritores. En fin, que en esta fiesta a la que todos asistieron con garfio, pata de palo y parche en el ojo, el broche de oro lo puso un tal Ezequiel Zabalua, de la empresa Zetabe Interactive Agency (así, en inglés), quien, mentirosito, afirmó que todo lo que está en internet “es libre de uso” (sic) y hasta se atrevió a soltar otras falacias, como esa de que por citar “todas las fuentes de hipervínculos”, porque “la plataforma no tiene ningún fin comercial” y por citar “los derechos en el glosario de la página estamos cubiertos en cuanto a derechos de autor”. Pronto se enterarán los señores Cordero y Zabalua de que, independientemente de si hay o no negocio de por medio, es un delito hacer uso de la obra de uno o más autores sin pagar derechos ni contar con autorización por escrito del autor o sus herederos. Igualmente es delito que la Cámara de Diputados difunda textos protegidos por la legislación autoral votada precisamente por diputados y senadores.

Con AMLO decayó la cultura

Cuauhtémoc Cárdenas Batel, asesor cinematográfico de Miguel Mancera, declaró que “a partir de Andrés Manuel López Obrador, la política cultural en la ciudad ha decaído, ha sido regresiva. Se desmantelaron procesos que estaban funcionando y no se sustituyeron por otros”. Para el nieto de don Lázaro, los nombramientos en la Secretaría de Cultura del DF “han sido más por acuerdo político” y se ha procedido a descentralizar la actividad cultural “sin una política que acompañe la descentralización”, de tal modo que se quitó presupuesto a la Secretaría de Cultura (de mil millones que tenía se redujo a la mitad) para entregarlo a las delegaciones, que “lo gastan en cualquier actividad” (para acarreos políticos, fiestas del día de las madres, jardinería y cuanta cosa se le ocurra al respectivo delegado). En otras administraciones se compraron los cines París, Alameda y Latino para exhibir películas mexicanas, pero luego fueron vendidos y el Fideicomiso para la Promoción y Desarrollo del Cine Mexicano “sigue sin funcionar desde 2009, cuando fue creado”, dijo Cárdenas Batel, pues en las administraciones de López Obrador y Ebrard fueron secretario de Cultura personas y personajes sin aptitud para el cargo ni interés en el fomento cultural.

Réquiem por Emmanuel Carballo

Uno de los personajes centrales del grupo de Fernando Benítez, la celebérrima “mafia” de los años cincuenta y sesenta, Emmanuel Carballo, acabó por distanciarse de sus viejos compañeros y puso casa aparte. Dirigió con Alfredo Leal Cortés el suplemento Artes-Letras-Ciencia del diario Ovaciones, trabajó como editor de Empresas Editoriales, la firma de Rafael Giménez Siles, y fue tan atinado que aquellos jóvenes que incluyó en la colección de autobiografías se convirtieron todos, sin excepción, en figuras de las letras mexicanas: Vicente Leñero, Juan Vicente Melo, Sergio Pitol, Tomás Mojarro, Gustavo Sáinz, Juan García Ponce, Salvador Elizondo, Marco Antonio Montes de Oca, José Agustín, Carlos Monsiváis y algún otro que no recuerdo. Después, Carballo fundó Editorial Diógenes y otra vez mostró su gusto y su buen ojo al publicar a Parménides García Saldaña, a Margarita Dalton, a Orlado Ortiz y a varios más. Maestro de esos que prestigian a la UNAM, profesor durante diez años de la Escuela de Escritores de la Sogem, muy ameno conferencista, crítico atinadísimo e implacable, entrevistador agudo y ensayista de polendas, todo eso y más fue Emmanuel Carballo, quien deja otra valiosa lección: hay que hablar claro aunque se pierdan amigos. De ese tamaño era el maestro tapatío.

Omisión de la AMACC

El 27 de mayo, la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas entregará los Arieles en el Palacio de Bellas Artes. Se concede Ariel de Oro al director Arturo Ripstein y al actor Ernesto Gómez Cruz, lo que está muy bien, y se rendirá homenaje al escritor y guionista José Revueltas y a María Félix, pésima actriz pero a fin de cuentas un mito de nuestro cine, al cumplirse cien años del nacimiento de ambos. Cabe preguntar por qué no se incluyó en los homenajes a Efraín Huerta, hombre que en el periodismo se mantuvo estrechamente ligado al cine y su gente, crítico que empleó los seudónimos de Filmito Rueda y Fósforo, entre otros, o que publicó sin firma, sobre todo en El Fígaro, cientos de comentarios sobre lo que veía en la pantalla. Por si algo faltara, El Gran Cocodrilo fue actor en la película A la busca, mediometraje de Alberto Bojórquez en el que Efraín hace el papel de papá de la protagonista. Sencillamente es inadmisible que se le margine de los homenajes. Por fortuna, en la librería Rosario Castellanos del Fondo de Cultura Económica (Tamaulipas y Benjamín Hill), el 5 de junio se inaugurará la exposición Un poeta del alba, con fotografías y objetos personales; el día 9 habrá una sesión de lectura en voz alta de la poesía de Huerta y el 7 y 8 de junio en el Cine Lido se celebrará un ciclo cinematográfico con películas que reseñó el maestrazo de Silao.

Breviario…

Invitado por Raúl Díaz, este miércoles, a las 19 horas, el autor de esta columna conversará con los asistentes a la tertulia chocolatera de la librería El Juglar, de Manuel M. Ponce 233, colonia Guadalupe Inn, a tres cuadras del metro Barranca del Muerto o, para quienes lleguen por Insurgentes, cerca de la parada Olivo del Metrobús. Allá nos vemos.

Consigo basta

La gente segura de sí misma es aquella que no teme decir lo que siente y piensa.

COMPARTIR 
Consigo basta

A veces… la vista engaña mucho más que cualquier otro sentido, no por la realidad que proyecta sino por la interpretación que le damos. Y así… se sigue empeñando el observador en considerar como realidad aquello que no es más que una concepción personal, una somera explicación sobre algo que posiblemente de cara a la realidad no signifique nada…

El empeño es necio… de ahí la razón de su perseverancia y de ahí también las realidades equivocadas que nos hacemos o nos hacen creer. Un gran ejemplo es la descripción que se tiene sobre aquellos que poseen seguridad personal.

Increíble, pero cierto, tener que escuchar que la seguridad personal para muchos tenga que ver con las posesiones, las posturas y  la rigidez. Y es que hay observadores que se dejan impresionar ante una voz y una actitud alzada, y en su breve conocer consideran que aquello es seguridad…

Nada más lejos de la realidad. La seguridad en uno mismo no requiere de ningún artilugio ni de decoraciones exageradas, tampoco requiere de actitudes despóticas,  y mucho menos de rigidez, la rigidez no forma parte de la gente segura de sí misma.

La gente segura de sí misma es aquella que no teme decir lo que siente y piensa, es la gente que acepta las críticas como oportunidades de crecimiento y es también la gente que sabe que sin importar lo que pase… siempre puede contar consigo  para salir adelante. La persona segura de sí misma vive en paz y posiblemente como consecuencia, practique mucho más la flexibilidad que la rigidez, porque aquel que confía en sí mismo no requiere de nada más, que de sí, para conquistar todo aquello que desea… simplemente porque considera que está preparado para hacerlo.

Esa seguridad es también la responsable de que siempre se exprese libremente, ría con facilidad y abrace más seguido, sepa disfrutar, y encuentre lo positivo en todo lo que le rodea… porque si algo tiene la gente segura de sí misma es un desparpajo a destajo, una energía perfectamente administrada y un control personal fuera de lo común… y si hay algo que caracteriza a la gente segura de sí misma es la sencillez… lo simple, lo natural, lo genuino… porque así son y así viven…

Por eso hoy le invito a observar más allá de lo que ve, de lo que piensa que ha visto y de sus opiniones primarias… observe hacia el interior de las cosas, no hacia sus apariencias externas, porque lo que necesita de mucho para existir, poco valor en sí puede contener, nada ni nadie puede proveerle de seguridad personal si en usted está ausente, porque no son las cosas lo que hacen a uno, sino es uno el que hace a las cosas. Es la seguridad con la que uno porta lo que porta, no lo portado, lo portado carece de valor propio eso se lo da uno…

Si bien hay objetos que a uno le hacen sentir mejor, no son más que un breve aliciente, un placer momentáneo, una idea efímera… Por eso siempre es mejor no depender de nada ni nadie fuera de uno mismo para sentirse o pensarse seguro de sí. Porque siempre basta con uno, cuando uno se basta a sí mismo.

Por eso despójese de engaños y adéntrese en esas cosas magníficas que todos tenemos y que por falta de valor evitamos explotar, no tema ser quien es y amar todo lo que representa, no tema nunca decir lo que siente, porque de eso depende que conozca más claramente los sentimientos ajenos, no tema expresar sus opiniones porque son suyas y tiene todo el derecho a discernir, no tema reírse de usted, antes de que los demás lo hagan o lo eviten por miedo y no tema nunca reconocer sus errores y comenzar de nuevo… porque la humildad, la honestidad y la simplicidad siempre hacen que permee mejor el aprendizaje y, deje de observar tanto a su alrededor… obsérvese y mire de frente porque es ahí donde se encuentra y se desarrolla su futuro, su éxito y su seguridad, camine firme, levante el rostro, estire la columna, abra los hombros respire hondo y sonría… esos elementos sí serán sus mejores posesiones… le deseo todo el éxito…

El costo del dinero

Dejen de gastarse su dinero en pintarse tanto el pelo y en botas caras.

COMPARTIR 
El costo del  dinero

Somos capaces de gastarnos dinerales en tonterías como pintarnos el pelo y luego  hacernos tratamientos para recuperarlo porque lo hemos pintado por años. Muchos tiran el dinero cirugías que no necesitan ni carteras que no usan ni zapatos que tienen de sobra y ropa que ya no cabe en el closet, pero cuando se trata de su cuerpo, de su salud, de las verdaderas cosas importantes de la vida, se convierten en los peores tacaños.

Cuidarse, llevar una vida sana y saludable cuesta, no debería, pero mantenernos en buen estado físico ataca directamente a la cartera. Sin embargo, no escatimamos en unas botas de miles de pesos sólo porque son piel italiana (prueben la faux fur, es más justa con los animales y muuucho más barata) o porque son de determinada marca, pero vaya usted a comprar una piña orgánica y se va por la que está llena de pesticidas sólo porque cuesta cinco pesos más.

Los controles médicos “¡ni Dior lo mande! Esos médicos cobran una millonada y ahorita no tengo dinero”, pero si viene el 14 de febrero no hay miramiento en comprar rosas a 200 pesos o pagar restaurantes con cartas infladas.

Por eso es que el mundo está al revés, porque las prioridades de muchos están al revés. Porque nos han enseñado solamente una cara del valor del dinero, la que compra la supuesta tranquilidad y los caprichos que nosotros consideramos que sí valen su costo.

Pasamos toda la vida trabajando como unas mulas para pagar por los próximos 30 años la bendita casa que nos meten en la cabeza que tenemos que tener. Para acceder a la vida que tus padres siempre aspiraron que tú tuvieras gracias a ese trabajo que no te gusta y sólo te da vacaciones dos semanas al año. Vacaciones que a veces no se pueden pagar porque la hipoteca no lo permite.

Ahorramos cada centavo que nos sobra para pagar una vejez a la que no sabemos si vamos a llegar, pero si no se ahorra para ella entonces no se vive tranquilo.

Lo maravilloso del dinero es que dicen que compra la felicidad, y, a menos que la felicidad tenga cara de cartera de Dior o de casa en las Lomas, temo decirles, querid@s Ciril@s de Cirilandia, que conozco mujeres con sus closets de casas en las Lomas llenos de carteras de marca y completamente amargadas por la vida que les tocó vivir o que intercambiaron por unos cuantos pesos.

Asimismo, conozco personas que viven descalzas en sus palapas sin luz eléctrica y que su alma canta en gran sintonía.

Por eso me atrevo a asegurar que no es que le hayamos perdido el sentido al dinero sino que nunca se lo conocimos, porque aunque haya dichos que aseguran que la felicidad tiene signo de pesos, es mentira, la única manera de encontrar la felicidad está dentro de nosotros y una buena manera es encontrándole el verdadero valor al dinero.

No escatimando en tu alimentación, en tu futuro físico, no escatimando en disfrutar los verdaderos placeres de la vida, en crear momentos para los que, créanlo, no se requiere de tanto dinero.

Así que dejen de gastarse su dinero en pintarse tanto el pelo, en botas caras y descomunalmente zapatos  caros. No sueñen con una fortuna para comprarse la casa más grande de todas, cómprense una casa que se ajuste a su presupuesto y conviértala en el mejor lugar de todos.

No se amarren por dinero ni pongan en el dinero la felicidad, porque esa es la receta perfecta para una vida con bolsillos llenos, pero con el alma vacía.

Gracias, Aisha, por la inspiración…

        www.twitter.com/AlasdeOrquidea

        Annie@TaconesyCorbatas.com

        www.taconesycorbatas.com

        www.alasdeorquidea.com

            www.facebook.com/AlasdeOrquidea

Frena PAN a los sin partido

Todos los partidos buscan ver cómo bloquean a los ciudadanos.

COMPARTIR 
Frena PAN a  los sin partido

La actitud del coordinador panista en la Asamblea Legislativa, Federico Döring, de dificultar el acceso de ciudadanos sin partido a cargos de elección popular, ha puesto freno a la reglamentación de las candidaturas independientes en el DF.

Luego de semanas de discusiones, en las que se buscó acercar posiciones sobre los requisitos para que cualquier ciudadano pueda solicitar su registro como candidato a diputado, jefe delegacional o jefe de Gobierno, el panista ha atorado acuerdos.

La posición de Döring en la ALDF es que quien quiera disputarle un espacio a los partidos tenga que juntar, de inicio, cuatro por ciento de las firmas de los empadronados del distrito, delegación o territorio que quiera representar.

Si ya de por sí tres por ciento del que se había hablado inicialmente era altísimo, pues es similar al que tiene que lograr un partido para conservar el registro, cuatro por ciento es prácticamente inalcanzable para los seres terrenales.

La idea original era que los aspirantes reúnan dos por ciento de la lista nominal correspondiente, que sigue siendo alto. La situación la definirá hoy la Comisión de Asuntos Legislativos que encabeza Héctor Hugo Hernández, para que mañana se suba al pleno.

No conforme con obstaculizar al máximo la competencia de los ciudadanos hacia los partidos políticos, Döring está empujando —y ahí sí con el apoyo de los demás— que los sin partido no tengan diputaciones plurinominales.

Lo cierto es que unos más y otros menos, pero todos los partidos buscan ver cómo bloquean a los ciudadanos que les quieren disputar el poder, pues sienten que las curules y sillas delegacionales son sólo para los grillos, no para los civiles.

El año pasado se modificó la Constitución para que los ciudadanos puedan votar y ser votados en las urnas, y se puso como plazo junio próximo para que los congresos locales —en esta caso la ALDF— definiera las reglas.

La idea era facilitarle al ciudadano el acceso, pero si cualquier civil se anima a buscar, por ejemplo el Distrito 21 de Coyoacán, tendría que pedir la firma y copia de la credencial de elector a casi siete mil ciudadanos (tres por ciento) que tendrían que confiar en él para que se registrara; eso sin usar dinero, pues eso sería sólo en campaña.

Con la propuesta del PAN de que sea cuatro por ciento de la lista nominal, esta cifra se elevaría a un poco más de nueve mil.

Eso sin contar que quien quiera ser jefe de Gobierno ciudadano tiene que conseguir al menos el apoyo con firmas y credenciales de la mitad de las delegaciones del Distrito Federal, y que las firmas tienen que ser individuales, no de gremios o agrupaciones.

¿Así o más difícil para los ciudadanos?

CENTAVITOS… Aunque en la semana pasó de noche la iniciativa de Ley del Espacio Público presentada por el diputado Víctor Hugo Lobo en la ALDF, la verdad es que, de aprobarse, la propuesta será una verdadera revolución en la calidad de vida de la ciudad, pues además de reordenar el comercio ambulante, las redes de cableado, los ductos y de  fomentar el uso peatonal de las calles y de liberar todas las esquinas del DF, por ejemplo, será el azote de los funcionarios flojos que generen daño a los ciudadanos. ¿Verdad que cuando quieren los diputados sí se pueden preocupar por los ciudadanos?.. Varios chilangos buscan subirse al barco del IFAI, pues el Senado definirá a los siete nuevos comisionados. Además de parias como Óscar Guerra Ford, quien vegetó nueve años en el Info-DF, llama la atención que Patricia Kurczyn, esposa del exgobernador poblando Mariano Piña Olaya, sea de las favoritas con todo y que en Puebla la recuerdan como quien utilizó el poder público para apoderarse de “Los Lavaderos de Almoloya”, propiedad nombrada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. El expediente 365/prop/lav/90 del Registro Público de la Propiedad de Puebla señala que la investigadora de la UNAM pagó en noviembre de 1990 250 mil pesos por la propiedad, a pesar de los ruegos ciudadanos, e incluso políticos, que les hicieron tanto a ella como a su esposo para evitar ese abuso. Ese tipo de fichitas busca llegar
al IFAI.

Páginas