Hagamos equipo contra crimen: EPN; define estrategia de seguridad en seis ejes

El Presidente llamó a hacer real y efectiva la coordinación entre poderes y órdenes de gobierno en el combate a la delincuencia

COMPARTIR 
18/12/2012 09:15 Georgina Olson

CIUDAD DE MÉXICO, 18 de diciembre.- El presidente Enrique Peña Nieto presentó ayer su estrategia de seguridad, que incluye entre las principales acciones la creación de una Gendarmería Nacional integrada, en principio, por 10 mil elementos.

Durante la Segunda Sesión Extraordinaria del Consejo Nacional de Seguridad Pública, en Palacio Nacional, el mandatario planteó una real y efectiva coordinación entre los distintos poderes y órdenes de gobierno para trabajar por un México en paz.

“Hagamos equipo”, pidió el Ejecutivo. “Se trata de cumplir, no de competir”.

Como parte de la estrategia, las Fuerzas Armadas continuarán las labores de apoyo a la seguridad ciudadana, mientras concluye el proceso de reestructuración de las policías estatales. Los gobiernos locales deben establecer los plazos para cumplir con esa tarea, expuso Peña.

Planteó su estrategia en seis líneas de acción, que incluyen la modernización de la PGR y la depuración del Instituto Nacional de Migración.

Peña pide hacer  equipo y dar resultados

 “Lo importante es darle paz y tranquilidad a los mexicanos, reduciendo la violencia”, dijo el Presidente al delinear su plan sexenal contra la delincuencia.

La coordinación entre las diferentes dependencias de seguridad, y no una competencia entre ellas, es el ingrediente central de la política de Estado por la seguridad y la justicia, expresó el presidente Enrique Peña Nieto al delinear ayer en Palacio Nacional su plan sexenal de combate al crimen y reducción de la violencia.

Al dar a conocer las seis líneas de acción para abatir la delincuencia y devolver la paz al país, el mandatario sostuvo que el objetivo número uno de su estrategia es recuperar la tranquilidad de las familias mexicanas, por lo que se trabajará de manera particular en la reducción de los indicadores de los delitos de homicidio, secuestro, extorsión.

Para ello, “no habrá improvisación y habrá fechas precisas para evaluar los principales metas. Vamos a planear la política y los cambios institucionales de largo y mediano plazo”, subrayó el mandatario ante gobernadores en funciones y electos, el jefe de Gobierno del Distrito Federal y el gabinete de Seguridad.

Durante la Segunda Sesión Extraordinaria del Consejo Nacional de Seguridad, Peña Nieto dio a conocer que la Secretaría de Gobernación se hará cargo de las funciones de seguridad pública en el país y dio órdenes a su titular, Miguel Ángel Osorio Chong, para que inicie la creación de una Gendarmería Nacional integrada, en un principio, por 10 mil elementos.

“Instruyo al secretario de Gobernación a iniciar los trabajos que permitan, a la brevedad, la creación de la Gendarmería Nacional, que permita tener el control territorial en los municipios con mayor debilidad institucional, así como en instalaciones estratégicas como puertos, aeropuertos y fronteras”, dijo Peña Nieto.

Esta política de Estado surgió de la exigencia de los ciudadanos de contar con un país en paz donde se protejan los derechos humanos. “Para alcanzar este propósito hay que transitar de la Estrategia Nacional de Seguridad Pública a una auténtica Política de Estado, de corresponsabilidad entre poderes y órdenes de gobierno, ajena a intereses de partido”, dijo.

Dio a conocer que como parte de esa estrategia, las Fuerzas Armadas continuarán las labores de apoyo a la seguridad ciudadana, mientras concluye el proceso de reestructuración de las policías estatales, y anunció que los gobiernos locales deben establecer los plazos para cumplir con esa tarea.

Antes de que iniciara la sesión del Consejo Nacional de Seguridad, los gobernadores se reunieron con el mandatario y sobre esta reunión el Presidente comentó: “Celebro el acuerdo de los gobernadores, para crear una comisión que presentará una propuesta consensuada de mando único policial”.

Como parte de la formación de policías profesionales y confiables, dijo el Presidente, se tiene que trabajar en la consolidación de una carrera policial en la que haya un sistema de seguridad social y de reconocimientos.

La nueva política también contempla la creación de 15 unidades de policía dedicadas exclusivamente a atender casos de secuestro y extorsión.

La estrategia también contempla la modernización de la Procuraduría General de la República (PGR), así como el aumento en la capacidad de actuación de los agentes del ministerio público “para hacer de la investigación criminal la piedra angular de la procuración de justicia”.

El plan presidencial establece que la PGR participará en operativos federales “para integrar de mejor manera las averiguaciones previas”.

En el acto, el mandatario instruyó a los titulares de la Procuraduría y de la Secretaría de Gobernación para que se acelere la implementación del nuevo modelo de justicia penal acusatorio.

E instruyó al procurador Jesús Murillo Karam para que se haga “una revisión exhaustiva de la figura de arraigo y presente propuestas para corregir los excesos en su aplicación”.

Las directrices

El Presidente explicó que la primera línea de acción es establecer metas claras para “reducir la violencia y recuperar la paz y la tranquilidad de las familias mexicanas”.

La segunda línea de acción es la prevención del delito. En ese punto el gobierno federal se propone disminuir los factores de riesgo y establecer una política que combata adicciones, rescate espacios públicos y amplíe las escuelas de tiempo completo.

El mandatario recordó que en el Presupuesto de Egresos de 2013, propuso destinar 115 mil 625 millones de pesos a la prevención del delito, así como un Fondo para la Prevención del Delito de 2 mil 500 millones de pesos.

En cuanto a la tercera línea de acción, de protección y respeto a los derechos humanos, contempla la activación de un Programa Nacional de Derechos Humanos, así como la creación de una dependencia que dé seguimiento a la puesta en marcha de la reforma de derechos humanos.

El mandatario anunció que se impulsará un legislación en materia de atención a víctimas, reparación del daño y uso legítimo de la fuerza y que se fortalecerá el marco legal “para atender la desaparición forzada de personas, conforme a los tratados internacionales”.

Además se elaborarán protocolos de acción para que los cuerpos de seguridad del país respeten dichos derechos y se “depurará y reestructurará” el Instituto Nacional de Migración para garantizar la protección de los derechos humanos de los migrantes.

La cuarta línea de acción establece que se fortalecerá la coordinación entre los estados, el Distrito Federal y los municipios, y que se creará un Sistema de Coordinación y Cooperación conducido por Gobernación.

En esa materia, el mandatario instruyó a los titulares de la Segob y de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público a que revisen qué fondos de seguridad están pendientes de ser entregados a las entidades federativas y a diseñar reglas operativas para que hagan que el flujo de recursos en materia de seguridad, sea más eficaz.

La siguiente línea de acción se refiere a la Evaluación y Retroalimentación y establece que la evaluación de las acciones de seguridad “será permanente, con indicadores clave, medibles y transparentes”, aunque el mandatario no especificó cuáles serán esos indicadores.

Hacia al final de su alocución, Peña Nieto hizo un llamado a los presentes: “Se trata de cumplir, no de competir. Y menos ante lo que es el reclamo social más sentido entre los mexicanos.

“Yo estoy seguro que así habrá de ser si caminamos juntos, haciendo equipo entre todos, asumiendo cada quien la tarea que le toque; sin soslayar y, menos, trasladar a otras áreas e instancias las responsabilidades que a cada uno nos habrá de ocupar. Hagamos equipo. Trabajemos por México. Hagamos realidad la transformación de nuestro país en aras de recuperar paz, seguridad y tranquilidad para todos los mexicanos”, concluyó.

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios